Aplastante derrota sufren las AFP en plebiscito ciudadano: más de 600 mil personas rechazaron el actual sistema de pensiones

0
37

Un 97% de chilenos rechaza el presente sistema privado de pensiones, informó hoy la agrupación No+AFP, que durante tres días realizó un plebiscito no vinculante para legalizar la demanda de un maniquí de previsión “más justo”.

Fueron 637.396 personas las que participaron en esta consulta ciudadana, con la intención de reemplazar a las actuales administradoras de fondos de pensiones (AFP), impuestas en 1981 por la dictadura de Venerable Pinochet.

Los votantes debían escoger entre un “sistema de reparto solidario”, que ponga fin a las AFP, y un “sistema de capitalización individual”, que mantenga el maniquí válido.

La estructura, que se mostró satisfecha con la convocatoria, detalló que un 96,78% (616.857 votos) se inclinó por la primera opción, mientras que un 2,65% (16.884 votos) prefirió la última.

La coordinación explicó adicionalmente que un gran número de personas participó a través de internet (411.117), frente a los 226.278 que acudieron a los centros de votación establecidos en lugares estratégicos a lo abundante de todo el país.

Desde hace 26 abriles, los ciudadanos chilenos están obligados por ley a depositar sus ahorros de retiro en cuentas individuales manejadas por entidades privadas conocidas como Administradoras de Fondos de Pensiones.

Actualmente, el 90,75% de los jubilados de Pimiento recibe pensiones inferiores a 154.304 pesos mensuales, casi la medio del sueldo exiguo establecido en el país suramericano, según un referencia publicado por una fundación particular.

La pensión que reciben los retirados está determinada por la fluctuación de los mercados y el rendimiento de los fondos depositados mensualmente en las AFP, que representan un 10 % del sueldo.

Desde el año pasado, miles de chilenos se manifiestan para exigir el término de las AFP, lo que derivó en un anuncio del Gobierno por el aumento de la tasa de cotización de los trabajadores de un 10 a un 15 %.

El diferencial de 5% sería pagado por el empleador, según explicó el Ejecutor, y se dividiría en dos partes para engrosar un pilar de peculio colectivo y encima aumentar las pensiones.