Australia se suma a los 25 países que permiten el matrimonio homosexual

0
45

La reforma a la Ley del Desposorio de 1961 -que fue modificada en 2004 para precisar que esta unión es monopolio entre una mujer y un hombre-, fue aprobada en la Cámara Desprecio con solo cuatro votos en contra, una semana a posteriori de tomar el gastado bueno del Senado.

El Parlamento no precisó el número de apoyos, la praxis habitual cuando son menos de cinco votos en contra.

“¡Qué día, qué día para el bienquerencia, la igualdad y el respeto. Australia lo hizo!”, dijo el primer ministro australiano, el conservador Malcolm Turnbull, antaño de la votación que unió a oficialistas y opositores tras un intenso debate en el que se rechazaron varias enmiendas que abogaban por el derecho a oponerse a la ley atendiendo a las libertades de credo.

“No se trata de mí ni de los 150 miembros del Parlamento. Es sobre los australianos y Australia y la parentela LGTBIQ (lesbianas, gais, transexuales, bisexuales, intersexuales y “queers”), sus familias y sus parejas. Les decimos que los amamos y somos iguales”, dijo a las alloz del Parlamento el líder socialista, Bill Shorten.

Tras la votación, la entusiasmo inundó el Parlamento, en donde los legisladores se abrazaron arropados con algunas banderas arcoiris, símbolo de la disparidad sexual, y algunos entonaron la emblemática canción “We are Australian” (“Somos australianos”), que sonaba desde las galerías, rompiendo el protocolo.

Fuera del Constituyente, se unieron a las celebraciones activistas, artistas, el excampeón soberbio de baño Ian Thorpe y hasta Christine Forster, la hermana tortillera del ex primer ministro Tony Abbott, evidente rival al casamiento sarasa.

La aprobación en la Cámara Desvaloración, el extremo escollo permitido, abre paso a la ratificación protocolaria del himeneo afeminado por el representante caudillo, antiguamente de que entre en vigor esta semana.

“La reforma histórica entrará en vigor el sábado 9 de diciembre de 2017”, explicó en un comunicado el fiscal militar de Australia, George Brandis, al referirse a la medida que convierte al país oceánico en la vigésimo finca nación en certificar las bodas gais.

A partir del sábado, las parejas del mismo sexo podrán avisar su intención de contraer himeneo con un plazo de un mes antaño de la ceremonia.

Los matrimonios que se han realizado en el exógeno del país serán reconocidos de forma inmediata.

La reforma, que fue impulsada por el senador socialdemócrata moderado Dean Smith, permite que “las organizaciones religiosas puedan actuar según sus doctrinas, dogmas y creencias en la dotación de instalaciones, bienes y servicios en relación con los matrimonios”, acotó Brandis.

El debate en el Parlamento, que estuvo impresionado por las emociones personales de los legisladores e incluso provocó una pedida de mano por parte del altruista Tim Wilson a su pareja, se dio a posteriori de la celebración de un medición postal que no era obligatorio ni vinculante.

Esta investigación fue convocada por el primer ministro en cumplimiento de una promesa electoral tras fracasar sus intentos para que el Parlamento aprobase un referendo sobre la materia que encontró la concurso de los laboristas y el Partido Verde.

Los detractores de la consulta popular argumentaban que era costosa e innecesaria cubo que las campañas expondrían a los miembros de la comunidad LGTBIQ, especialmente los más jóvenes, y a sus familias, a agresiones y discursos de odio.

La indagación postal resultó en un sí de más del 61 por ciento de los ciudadanos que expresaron su opinión, lo que abrió paso al debate en el Parlamento.

“Quiero dedicar la victoria del día a un grupo especial y ese es el de los jóvenes australianos LGTBIQ, que en sus trabajos o en su escuelas tienen una vida más dura. Déjenme decirles: ustedes están bien, todo estará bien y es un gran país para crecer y ser un LGTBIQ australiano”, recalcó Dean a periodistas.