Bolivia: 3 claves del éxito económico del país que más crece en América del Sur

0
231

Lleva más de una término creciendo a un promedio anual de 5%, que es muy superior al de Estados Unidos y el resto de los países sudamericanos.

A pesar de la crisis del precio de las materias primas, logró librarse y fue cauto en no despilfarrar el capital que le llegó a posteriori de decretar la naturalización de los hidrocarburos en 2006.

Sí, es cierto, ha crecido gracias a los cuantiosos ingresos que le dan las exportaciones de gas natural (que le vende a Brasil y Argentina), corriendo el peligro de fondear su explicación a este petición.

Y aunque ha hecho esfuerzos por diversificar la caudal (con la traspaso de diesel, estaño y soya), queda irresoluto la pregunta de por cuánto tiempo podría sostener su maniquí de exposición.

Le llaman “el milagro económico boliviano”, que despegó en los gobiernos de Evo Morales, una gobierno que -desde un punto de instinto político- ha sido destacada por sus reformas inclusivas, pero duramente criticada por sus tintes autoritarios, casos de corrupción y el origen de una nueva “burguesía aymara”.

Ha crecido más que Estados Unidos y sus vecinos del Cono Sur.

Pero en lo que a la bienes se refiere, expertos internacionales y locales coinciden valorar los resultados de la administración del equipo del mandatario.

El año pasado, Bolivia creció 4,3%, seguido por Paraguay (4,1%) y Perú (4%). La índice sigue con Colombia (2%), Pimiento (1,6%) y Uruguay (1,5%).

El desempeño boliviano fue proporcionado detención si lo comparamos con Estados Unidos, que escasamente creció 1,5% y con Latinoamérica en su conjunto que sufrió una fruncimiento de 0,9%.

¿Cuáles son las 3 claves del crecimiento crematístico?

1.Hidrocarburos

En 2006, cuando Evo Morales decretó la naturalización de los hidrocarburos, se inició una nueva etapa en la patrimonio boliviana.

Esta nueva período incluyó en algunos casos el paso de empresas privadas a manos del Estado y, en otros, la renegociación de contratos con empresas extranjeras que continuaron operando en el país.

Una docena de multinacionales suscribieron nuevos contratos con la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) y -entre otras cosas- se acordó el suscripción de un tributo sobre el valencia de la producción de entre el 50 y el 85%.

En 2006, el gobierno renegoció los contratos de explotación de hidrocarburos con las multinacionales extranjeras.

“Al cambiar la política impositiva, aumentaron considerablemente los ingresos del Estado”, dice Luis Pablo Cuba, docente invitado de la Universidad Anciano de San Simón.

“Pienso que la nacionalización y el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) fueron algunos de los principales elementos que explican el alto crecimiento económico”.

El plataforma de ingresos fiscales fue acompañada de fuertes inversiones públicas y un maniquí de progreso productivo basado en la demanda interna.

2. Reducción

“En los últimos 14 años, el crecimiento económico ha sido impulsado principalmente por el boom de las materias primas, los ingresos por aumento de impuestos, significativas inversiones públicas y alto gasto social”, le dice a BBC Mundo un portavoz del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Durante el boom de las materias primas la pobreza en Bolivia bajó un tercio y las autoridades sabiamente ahorraron una parte de los recursos construyendo un cuantioso colchón financiero”, agrega.

El gas natural es la principal fuente de ingresos de Bolivia.

Un colchón que pasó de US$700 millones a US$20.000 millones, configurando un reducción que le permitió debilitar la caída de precios de las materias primas a partir de 2014.

Y a pesar de que la curva es decreciente, sigue destacando sobre el resto de sus vecinos: Bolivia creció un 5,5% en 2014; un 4,9% en 2015 y un 4,3% en 2016.

Ese liderazgo en el Cono Sur se mantendría este año y el próximo, según las proyecciones del FMI para Bolivia, con un 4,2% y un 4%, respectivamente.

Según las proyecciones del FMI Bolivia crecerá este año un 4,2% y el próximo un 4%.

Un observación de Nicole Laframboise, publicado en el blog del FMI “Diálogo a Fondo”, señala que otro ejecutor importante ha sido la caída en la dolarización (la utilización de dólares en vez de la moneda circunscrito) desde hace más de una período.

“Esto ha ayudado ha mejorar la efectividad de la política monetaria, ha contribuido a la estabilidad del sector financiero y ha permitido que más bolivianos tengan acceso al crédito y a los servicios financieros”, dice Laframboise.

3. Estabilidad

Tanto los expertos del FMI, como analistas locales, coinciden en que la estabilidad social ha contribuido al crecimiento crematístico.

Entre 2001 y 2005 Bolivia tuvo cinco presidentes bajo un clima de suscripción polarización y conflictividad. Al inicio del mandato de Morales asimismo se atravesaron momentos muy complicados, durante el proceso constituyente y con sus adversarios políticos se atrincheraron en la regiones ricas de Bolivia.

Sin incautación, la radicalidad de los primeros abriles fue disminuyendo.

Según datos del FMI, entre 2004 y 2015 la pobreza bajó de un 63% de la población a un 39%.

A eso se suman indicadores de inclusión que favorecen la estabilidad. Por ejemplo, entre 2004 y 2015 la pobreza bajó de un 63% de la población a un 39%.

Por otro flanco, -según cifras del FMI- la distribución del ingreso incluso mejoró en ese período. Bolivia pasó de ser el país más desigual en Sudamérica a situarse en una posición promedio en la región.

Estos logros han presbítero la imagen externa de un país gobernado por un partido compuesto por organizaciones sindicales y centrales agrarias indígenas y campesinas, que han dependencia con el gobierno para asistir a acuerdos y evitar que se generen crisis de magnitud como solía ocurrir en las últimas décadas.

En los últimos abriles ha mejorado la distribución del ingreso.

Los adversarios del gobierno de Morales critican que algunos grupos de presión han sido excesivamente favorecidos con los ingresos fiscales y que en ocasiones los beneficios del crecimiento dieron origen a casos de corrupción que han involucrado a líderes políticos oficialistas.

En todo caso, se le reconoce a Morales que a pesar de su discurso reivindicativo, en el plano crematístico sus políticas han sido lo suficientemente cautas y pragmáticas como para, por ejemplo, traicionar su gas a través de contratos a desprendido plazo en los que se establece una cotización fija, controlar la inflación y persistir reservas fiscales.

Y así, consolidarse como el país que más crece de América del Sur.

Contenido relacionado

Estos son los países de América Latina que más y menos crecerán en 2017
Las 10 economías que crecerán más rápido en el mundo en 2017 (y China no es una de ellas)