Boric se pliega a tesis de Guillier y dice que rechazó informe del Sename porque “solo se mencionaba a Javiera Blanco sin establecer responsabilidades concretas”

0
129

El diputado por Magallanes Gabriel Boric argumentó latamente en su blog personal las razones que lo llevaron a rehusar el martes extremo el documentación de la Comisión Investigadora de la Cámara sobre del Servicio Doméstico de Menores II (Sename), asegurando que no fue objeto de “presiones” de parte del Ejecutor, aunque reconoció el lobby de éste para amurallar a la ex ministra de Imparcialidad y flagrante constituyente del Consejo de Defensa del Estado (CDE), Javiera Blanco.

“Me parece importante dar cuenta de los motivos que me llevaron a rechazarlo, que por cierto, no tienen nada que ver en (mi caso al menos y doy fe que en el resto de la bancada independiente) con presiones del gobierno ni intento de blindaje a Javiera Blanco”, indicó el senador.

Dijo que “si bien el informe realizaba algunas propuestas interesantes, después de estudiarlo y debatirlo con integrantes de la bancada independiente, en particular con René Saffirio quien ha trabajado en este tema de forma seria y sostenida en el tiempo, llegué a la convicción de que no abordaba la problemática de fondo, esto es: una institucionalidad centrada en subvenciones a instituciones colaboradoras sin una evaluación profunda de su actual desempeño que en muchísimos casos ha demostrado serias irregularidades”.

Todavía afirmó que “el informe negaba la posibilidad de reparación a todos quienes han sufrido vulneración de sus derechos humanos por parte del Sename” y que a la vez mostraba “condescendencia con autoridades responsables de la crisis. Solo se mencionaba a Javiera Blanco y sin establecer responsabilidades concretas”.

“Esto desde mi punto de vista es grave puesto que en la práctica con este informe se eludía las responsabilidades políticas, administrativas y eventualmente penales (a determinar por tribunales) de muchos de los responsables de la crisis”, insistió, lamentando al mismo tiempo que sea en este punto donde se centrara todo el debate, “dejando de lado una vez más a los niños y niñas”.

En este punto se plegó a la disertación del candidato presidencial de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, quien dijo esta mañana que “está mal hecho el informe, porque si estás hablando de 1.300 niños que han sido víctimas (…) y resulta que hacen un informe que busca culpar a una persona de todo”.

Boric, adicionalmente, puso vigor en que no fue objeto de presiones, presiones, aunque reconoció que éstas sí existieron de cara a la votación.

“Quiero ser claro y categórico: no recibí ninguna presión ni conversé con nadie del gobierno que tratara de convencerme de blindar a Javiera Blanco, y jamás me prestaría para actos de este tipo. Mi votación se explica por los motivos arriba señalados y por poner por encima de las pequeñeces políticas de última hora lo que considero era correcto ante un informe tibio que no promovía cambios estructurales y evadía responsabilizar a todas las autoridades que correspondía”, recalcó el parlamentario.

Incluso minimizó los mercancía del referencia de ocurrir sido admitido: “El informe votado ayer no era vinculante, sino que sólo eran recomendaciones. Que se haya rechazado no implica que no se pueda avanzar en mejorar la crisis en que hoy está la institución y de hecho en eso hemos estado trabajando silenciosamente y lo seguiremos haciendo, en particular en nuestra región de Magallanes”.

Finalmente dijo que rechazaba “de manera categórica el lobby desplegado por el gobierno para tratar de blindar a la ex ministra Blanco. Como señalé más arriba, jamás me prestaría para eso. Dicho aquello, creo necesario que el debate de un giro desde las pequeñas peleas políticas entre coaliciones hasta el interés superior de nuestros niños más pobres y vulnerados en sus derechos. Ahí es donde debe estar nuestro foco y es allí donde al menos desde nuestra diputación pondremos toda nuestra energía”.

“El informe que votamos ayer constaba de más de 500 páginas que con mi equipo estudiamos a conciencia para decidir nuestro voto, sin embargo, mucha gente se siente con la libertad de insultar y juzgar por nuestra decisión sin haber leído el informe ni menos haber esperado a escuchar nuestros argumentos. Creo que en el debate público se requiere un poco más de reflexión antes de disparar, en particular en redes sociales. Eso nos permitiría mejorar la calidad del debate y poner el foco donde corresponde. Ojalá todos lo pensemos un poco”, concluyó.