Brote de infección respiratoria ligada a la industria pecuaria mantiene en alerta a Osorno

0
71

El 18 de julio pasado llegó el primer caso hasta el Hospital Saco de Osorno, en la Décima Región. Un hombre de 32 abriles, trabajador de la empresa lechera Manuka, ingresó con los mismos síntomas que se repetirían en 36 personas desde entonces: dolores musculares, fiebre, complicaciones gastrointestinales, como vómitos y repulsa, adicionalmente de tos.

Según un reporte del Servicio de Vigor que identificaba un “brote de infección aguda inusitada”, el trabajador  era ordeñador, pero asimismo limpiaba la sala de ordeña, daba forraje a los animales, asistía partos bovinos y hacía el traslado de animales muertos. Vivía en unos de los predios de la lechera con su esposa e hijos (de 8 meses y 10 abriles de existencia). Inició los síntomas el 15 de julio y con 39º de fiebre preguntó dos veces por su estado en Puerto Octay y una clínica de Osorno, hasta que fue derivado tres días posteriormente hasta el Hospital Cojín de dicha ciudad. El diagnosis: pulmonía y una desarrollo que empeoraría. Fue conectado a ventilación mecánica.

Su hermano y su papá igualmente se contagiaron. Su mamá sufrió los síntomas e incluso necesitó incluso ventilación mecánica.

“Ese caso fue muy agresivo”, comenta un médico de la zona, que encima cuenta que en esa primera emergencia asimismo se contagió personal de sanidad del hospital.

Desde entonces, se instaló la preocupación en la zona. Se empezó a conversar de una pulmonía severa cuyo brote comenzó entre trabajadores que manipulan vacas y, aunque con el transcurso de los días los síntomas han comenzado a debilitarse y ser mucho más leves en los siguientes enfermos, la inquietud ronda en Osorno.

Vómitos y dolores en Osorno

Desde que se conoció el primer caso, han surgido 36 más. El Empleo de Lozanía reconoce que se encuentra investigando los casos de infección respiratoria que han afectado principalmente a trabajadores vinculados a la “actividad pecuaria”, a sus familiares y a personal de vigor en la provincia de Osorno, pero recuerda que se trata solo de una población acotada.

Manuka es la cabrería más holgado en el país y Latinoamérica. Posee 43 lecherías distribuidas entre las regiones de Los Lagos y Los Ríos, tiene 670 trabajadores y miles de hectáreas donde realiza pastoreo al céfiro libertado en las zonas en que se ha concentrado el brote, como Osorno, Puerto Octay y Purranque. El 90% de la empresa pertenece a agricultores neozelandeses y a comienzos de septiembre, a través del fondo Drake, Nicolás Ibáñez compró el 10% de la lechera. La compañía se describe como “líder en producción de leche de alta calidad y sustentable”.

Los casos son principalmente hombres (65%), con un rango de existencia que albarca desde 15 a 57 abriles. “La mitad de ellos fueron hospitalizados por neumonía, en varios casos más bien para fines de observación, y el resto se trató en forma ambulatoria. La mayoría ha presentado fiebre alta, dolores musculares y de cabeza, frecuentemente con molestias gastrointestinales que luego evolucionan a síntomas respiratorios”, señalan en la Seremi de Vigor de Osorno.

El tema causó preocupación en el Empleo de Vigor, que estableció una coordinación con el Instituto de Sanidad Pública para determinar qué está causando las afecciones respiratorias entre los trabajadores. Incluso se enviaron muestras para estudios complementarios a un laboratorio internacional. De hecho, desde la Estructura Mundial de la Lozanía confirmaron a El Mostrador que incluso han comenzado a investigar el brote.

La seremi de Vigor se la zona, Eugenia Schnake, comentó que ya se instruyó el reforzamiento de las medidas de control en el ámbito sindical. “Se notificó a las empresas sobre el uso obligatorio de elementos de protección personal adecuados para evitar el contacto de fluidos e informando a los trabajadores sobre la situación. Además, se implementó la toma de muestras en toda la red de atención del Servicio de Salud Osorno”.

La sospecha sobre las vacas

Aunque desde la Seremi señalan que los afectados provienen de más de una empresa dedicada a la producción de calostro –adicionalmente de algunas de sus familias y, en beocio escalera, personal de la vigor–, es en la compañía Manuka donde se concentran los casos.

Manuka es la granja más ilustre en el país y Latinoamérica. Posee 43 lecherías distribuidas entre las regiones de Los Lagos y Los Ríos, tiene 670 trabajadores y miles de hectáreas donde realiza pastoreo al distinción emancipado en las zonas en que se ha concentrado el brote, como Osorno, Puerto Octay y Purranque. El 90% de la empresa pertenece a agricultores neozelandeses y a comienzos de septiembre, a través del fondo Drake, Nicolás Ibáñez compró el 10% de la lechera. La compañía se describe como “líder en producción de leche de alta calidad y sustentable”.

Su producción es de 150 millones de litros anuales y equivalen al 7% del total en el país. La lactosa de Manuka se distribuye en 7 plantas que las procesan, entre las que están Soprole, Colún, Watt’s y Prolesur.

De los 36 casos que ya se contabilizan, 25 pertenecen a trabajadores de Manuka.

El directivo de Personas de dicha firma, Kilian Fuentes, señala que como compañía han prestado toda la colaboración para que el Servicio de Sanidad de Osorno pueda aclarar las dudas acerca de una veintena de casos de pulmonía que, a litigio de la autoridad, “presentan características diferentes a los 27.500 casos de enfermedades respiratorias que registra la provincia, en lo que va del año”.

De los 25 casos que se han registrado en un período de tres meses en la empresa, 16 ya están reintegrados a sus labores, otros 6 se encuentran cerca del término de sus licencias y 3 deberían retornar a sus labores en el interior de una semana. Al interior de la compañía todavía culpan al frío extremo que se ha sentido en la zona. Sin incautación, la pulmonía sigue siendo atípica, según quienes atienden los casos.

“Pero las empresas más importantes no han detenido las faenas y siguen llegando enfermos”, apunta un médico de la zona que ve cómo se siguen sumando casos.