Casa Blanca considera “prematuro” hablar de control de armas tras tiroteo en Las Vegas

0
42

La Casa Blanca consideró que es “prematuro” musitar de fuero para un viejo control de armas tras el tiroteo ocurrido anoche en Las Vegas, y opinó que ese debate puede tenerse más delante, aunque el presidente de EE.UU., Donald Trump, es “un férreo defensor” del derecho a portar armas.

La portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, argumentó en su conferencia de prensa diaria que el día de hoy debe dedicarse al “luto” por las víctimas del veterano tiroteo de la historia de Estados Unidos, que dejó al menos 58 muertos y 515 heridos, y a “consolar a los supervivientes”.

“Habrá un lugar y un momento para un debate político, pero ahora es el momento de unirnos como país”, subrayó Sanders.

“Hay una investigación abierta y todavía está por determinar el motivo (del atacante). Sería prematuro para nosotros hablar sobre políticas cuando no tenemos todos los hechos de lo que ocurrió anoche”, agregó.

Numerosos legisladores demócratas pidieron hoy a los republicanos que dejen de incomunicar las leyes para el control de armas a posteriori del tiroteo de Las Vegas, que se cometió con un armas de fuego muy potente y cuyo atacante tenía al menos nueve rifles más con él.

Trump, que desde la campaña electoral de 2016 se ha afiliado con la postura de la Asociación Doméstico del Rifle (NRA), contraria a un anciano control de armas, no hizo hoy ninguna narración a ese tema durante el discurso sobre el tiroteo que dio desde la Casa Blanca.

Preguntada por cuál es la posición del presidente sobre el control de armas, Sanders respondió que es “un férreo defensor de la Segunda Enmienda” de la Constitución de Estados Unidos, que garantiza el derecho a portar armas y es utilizada como argumento por quienes se oponen a una viejo restricción en ese sentido.

Cuando una periodista le recordó que, tras el tiroteo masivo en Orlando (Florida) en junio de 2016, Trump sí habló inmediatamente de política -al defender su propuesta de un veto migratorio a los musulmanes, Sanders respondió: “hay una diferencia entre ser candidato (presidencial) y ser presidente”.

La portavoz insistió en que el país puede “tener esas conversaciones políticas” sobre el control de armas, pero “hoy no es el día” para ello.

Posteriormente de los tiroteos masivos que vive regularmente Estados Unidos, es popular que los demócratas reclamen un longevo control de armas y los republicanos acusen a ese partido de “politizar” la tragedia con sus exigencias de cambios legislativos.

Sanders siquiera quiso hoy precisar si la Casa Blanca considera el tiroteo en Las Vegas un acto de terrorismo doméstico, al opinar que es “prematuro” utilizar ese término hasta que haya “más información” al respecto.

Trump tiene previsto delirar a Las Vegas este miércoles, y hoy mantuvo un momento de silencio en honor a las víctimas del tiroteo en el huerto sur de la Casa Blanca, acompañado de su esposa Melania y del vicepresidente Mike Pence, adicionalmente de la mujer de éste, Karen.

La portavoz de la Casa Blanca citó al inicio de su conferencia de prensa algunas historias de asistentes al festival de música donde se produjo el tiroteo, y destacó que algunos de ellos “arriesgaron sus propias vidas para salvar a gente que no conocían”.

“El ánimo estadounidense no puede romperse, y nunca se romperá”, dijo Sanders, visiblemente emocionada.