Cataluña celebra un “paro de país” en protesta por la actuación de la policía española durante el referéndum de independencia

0
50

“3-O Huelga general. Salimos a la calle”, se lee en una pintada en una calle de Barcelona.

La tensión entre las autoridades catalanas y el gobierno de Madrid vive este martes un nuevo capítulo con la realización en Cataluña de un “paro general” en protesta por la gala policial durante el referéndum de independencia del domingo.

Efectivos de la policía española y la Agente Civil cargaron contra ciudadanos que querían participar en la votación, que había sido declarada ilegal por el Tribunal Constitucional de España, dejando un saldo de más de 800 heridos.

“Hoy cerramos por dignidad”, se lee en un cartel en un comercio en Barcelona, en apoyo al paro universal.

La huelga de este martes cuenta con el respaldo de los sindicatos regionales, así como con el de los partidos y entidades independentistas.

Calles vacías y escuelas y comercios cerrados

La marcha inició con retenciones y cortes en varias carreteras por manifestaciones.

Prácticamente todas las escuelascatalanas están cerradas este martes delante la desatiendo de alumnos, posteriormente de que el Govern de la Generalitat -el gobierno regional catalán- autorizara a los centros docentes a cerrar si no se presentaban los estudiantes.

Las calles de Barcelona este martes no cuentan con su actividad habitual.

El paro incluso implica el cerradura de otros servicios públicos como la sanidad, omitido para las urgencias. Para el servicio de transportes se establecieron unos servicios mínimos.

El seguimiento de la huelga se hizo especialmente evidente en las persianas bajadas de los locales comerciales de Barcelona. Grupos de manifestantes se organizaron en los barrios para cuchichear con los comerciantes que decidieron no cerrar.

En la comercial calle de Sants, una pequeña panadería rompía la tónica dominante de locales cerrados. Su propietario, Jesús Cerdán, de 40 abriles, trataba de exponer sus razones frente a un rama de manifestantes que le pedían que cerrase “por dignidad”.

“Paralizar nuestra economía -la de Cataluña- es tirar piedras sobre nuestro propio tejado. Hay que parar la suya -la de España- dejando de pagar impuestos”. Jesús regenta el recinto desde hace más de siete abriles.

Jesús Cerdán propietario de una panadería en Barcelona expuso sus razones para no seguir el paro a un colección de manifestantes.

Votó el domingo y afirma con contundencia: “a mí, a independentista no me gana nadie, pero esta no es la forma”. Finalmente, le convencen para que baje un poco la persiana, pese a seguir franco.

Las entidades soberanistas convocaron incluso para este martes una serie de actos bajo el marca “En defensa de los derechos y libertades”.

Se trata de actos frente a los colegios en los que se produjeron las operaciones policiales que dejaron escenas de violencia que dieron la reverso al mundo y fueron condenadas tanto adentro como fuera de Cataluña.

Los cruces entre los gobiernos de Cataluña y Madrid se incrementaron desde la realización del referéndum.

Según las autoridades catalanas, unos 2,3 millones de personas (cerca del 40% de la población con derecho al voto) participaron en la consulta del domingo.

Del total de participantes, el 90% se inclinó por la independencia de Cataluña.

Exposición de independencia

El presidente de la Generalitat (gobierno regional), Carles Puigdemont, pidió el lunes establecer una “mediación internacional” para acometer el conflicto catalán y exigió la “retirada de todos los efectivos policiales” destinados estos días a Cataluña por el Estado para impedir la celebración del referéndum.

El domingo Puigdemont aseguró que “el gobierno español escribió hoy una página vergonzosa de su relación con Cataluña”.

De acuerdo con las denominadas “leyes de desconexión”, aprobadas por la mayoría independentista en el asamblea regional, el Parlament, y suspendidas a posteriori por el Tribunal Constitucional castellano, tras el referéndum, la cámara catalana deberá proclamar la independencia de Cataluña en un plazo de 48 horas.

La pregunta ahora es si se producirá la testimonio particular de independencia, una posibilidad respecto a la que el propio Puigdemont no se ha mostrado concluyente.

La recital de la policía dejó al menos 800 heridos.

Dispositivo

Mientras, el presidente del gobierno castellano, Mariano Rajoy, apeló el lunes a la dispositivo de los partidos constitucionalistas en la defensa del Estado de Derecho frente a las acciones de los independentistas catalanes.

Rajoy se reunió con el líder del contrario Partido Socialista Operario Castellano (PSOE), Pedro Sánchez, y el socialdemócrata Albert Rivera, de Ciudadanos, para analizar la situación delante una posible manifiesto autónomo de independencia.

Sánchez reclamó a Rajoy la tolerancia de una negociación “de forma inmediata” con Puigdemont, al considerar que “el diálogo es más necesario que nunca”.

Mientras, en Bruselas este lunes un portavoz de la Comisión Europea aseguró que confían “en el liderazgo de Mariano Rajoy para gestionar este proceso tan difícil”, aunque se mostraron contrarios a la escenas de violencia por la diligencia policial para frenar el referéndum.

“La Comisión cree que estos son tiempos para la unidad y la estabilidad, no para la división y la fragmentación”, dijo el vocero.

Miles de personas salieron a las calles el domingo para celebrar el resultado del referéndum.

Contenido relacionado

El gobierno de Cataluña proclama la vencimiento del “sí” en el referéndum y anuncia pasos alrededor de la independencia
España: 5 claves para entender la tensión que se vive en Cataluña por el referendo de independencia del 1º de octubre
Video ¿Confundido con el referéndum de Cataluña? BBC Mundo te explica las claves de la disputa entre España y el independentismo catalán por la votación del 1 de octubre