Cinco claves para entender la rebelión DC ante La Moneda

0
238

La advertencia de la Democracia Cristiana al gobierno tras la derrota municipal del oficialismo abrió un nuevo foco de tensión en la Nueva Mayoría. La decisión del partido de congelar su relación política con La Moneda– al suspender su décimo del comité político de los lunes- lleva a uno de los momentos de anciano fricción.

Sin bloqueo, en la tropa admiten que la situación siquiera puede estirarse mucho más. En concreto, buscan una reorientación política del Ejecutor para la recta final de la oficina de Michelle Bachelet, que no pase sólo por el cambio de ministros, como ya ha ocurrido.

Proyección de la Nueva Mayoría

La juntura doméstico convocada para el 29 de enero será esencia para puntualizar la política de alianza a la que suscribirá la DC para el próximo período de gobierno. El futuro de la Nueva Mayoría hace meses genera ruido en la interna del partido, donde aún no existe una postura única.

Y es que cómo seguir –en el interior o fuera de la Nueva Mayoría- no sólo toca la relación con el gobierno, sino igualmente abre la vía para el camino propio y levantar una candidatura presidencial en primera vuelta, una alternativa que empujan algunos sectores internos.

Así, hay quienes plantean la escazes de reimprimir un pedrusco con características más cercanas a lo que fue la Concertación e ir por el centro político, a diferencia de lo que consideran la izquierdización del presente gobierno.

Votación interna

“Con la DC no se juega”. La frase de la presidenta Carolina Goic no sólo notificó a La Moneda del malestar tras la derrota municipal. En el partido hay quienes ven la arremetida de la senadora como una putada esencia para conseguir un nuevo período al mando de la colectividad, cargo que asumió a fines de marzo, luego que el senador Jorge Pizarro dejara la presidencia.

El endurecimiento del tono de Goic se da a un mes de las elecciones territoriales del partido, proceso en el que se escoge a los miembros de la corporación doméstico, y antesala de la dilema doméstico interna, donde Goic desafío a vencer.

En el proceso podría enredar a otras dos figuras que concitan apoyo de sus sectores, como Mariana Aylwin y Yasna Provoste.

Las cuentas por Blanco y Acevedo

“El cambio de gabinete se hizo mal”, comenta un dirigente respecto de la salida de Máximo Pacheco del Ministerio de Energía la semana pasada. En la DC no sólo molestó la salida del ministro socialista, que fue recibida como un reconocimiento de La Moneda a la candidatura de Ricardo Lagos, sino encima se resintió la salida de Rectitud de Javiera Blanco.

Si perfectamente la ahora ex secretaria de Estado no es militante del partido, su cupo en el ministerio representaba a la DC, y contó con el respaldo transversal de la colectividad.

A ello se sumó la salida del Registro Civil de un nombre que sí milita en la tropa, como Luis Acevedo, que dejó su cargo tras los errores en el padrón electoral.

En la DC resienten acontecer sido los únicos en avalar los costos en el cambio de estancia.

La derrota municipal

“Echamos de menos un mea culpa del gobierno tras los resultados municipales”. La ruina del oficialismo el domingo 23 de octubre en las elecciones comunales golpeó cachas a la DC, que redujo fuertemente su presencia municipal.

“Terminamos pagando los costos sólo nosotros”, acusan en la tropa al analizar los resultados que, pese a mantenerlos en el primer área de la Nueva Mayoría, provocaron un retroceso electoral significativo.

En la DC adjudican parte de la pérdida de su representación a la izquierdización del gobierno y la fuga de votos de centro producto de las políticas del Ejecutor. Por ello es que piden con emergencia a La Moneda rectificar el rumbo para los 17 meses que restan de compañía.

Acotar la memorándum

Este martes en el Congreso, Carolina Goic planteó la menester de construir una “agenda muy acotada en el tiempo legislativo que nos queda por delante. No podemos seguir abriendo temas que nos dividen”.

Uno de esos proyectos que tensionan al resto del oficialismo con la DC es el de la despenalización del engendro, que genera rechazo de un amplio sector de la tropa.

Así, la exigencia democratacristiana es que el gobierno logre priorizar una memorándum social y no incluir iniciativas sin consenso.

Fuente:T13.cl