Cómo una mujer en España que cree que fue una “bebé robada” y buscó a su madre biológica terminó sentenciada a prisión

0
132

“Incluso si voy a la cárcel, voy a seguir siendo más libre que los que son prisioneros de sus propias mentiras”.

Eso es lo que dice María Ascenso López, quien fue sentenciada a cinco meses de prisión por difamar a una monja en España.

“No pueden quitar lo que sé en mi mente”, dice la mujer de 55 abriles.

No tiene cómo avalar cerca de US$46.000 por daños a posteriori de que un tribunal dictaminó que había perceptible injustamente a una monja de haberla separado de su madre biológica y entregada a padres adoptivos en 1962.

Si el gobierno no ofrece un perdón, será la primera persona en ser encarcelada por el ruidoso caso de bebés robados en España en la época del gobierno marcial de Francisco Franco.

  • España: ONU indaga por primera vez crímenes del franquismo

Manifestantes han hecho una petición de indulto apoyada por 30.000 firmantes presentada delante el Ocupación de Imparcialidad.

“Tengo una enfermedad de pérdida ósea. No he podido trabajar durante tres años y mis dos hijos están desempleados y no tienen ningún contacto con su padre”, dice entre lágrimas López a la BBC.

Su historia

Según López, su padre adoptivo, una figura de suspensión nivel en el régimen de Franco en Almería que no podía tener hijos, la compró por 250.000 pesetas (unos US$57.000 de la ahora).

La supuesta facilitadora fue una sobrina de su padre, Dolores Baena, una monja que trabaja en un hospital de Sevilla en aquel tiempo.

Su padre tenía 67 abriles y su nueva madre aproximadamente de 60. Dolores se convirtió así en prima de López.

Cuando tenía ocho abriles, recuerda que regresó de la escuela y encontró a varias personas en la habitación de sus padres.

Ahí estaba tendido el cuerpo de su padre, quien sufrió un derrame cerebral y murió.

“Fui a mi habitación a llorar, y un familiar vino a verme y me preguntó por qué estaba llorando por ese hombre que no tenía nada que ver conmigo, que me había comprado cuando era recién nacida”, relata López.

Luego de pedir explicaciones a su madre y otros parientes, López empezó a sospechar que había poco que no estaba correctamente acerca de su prohijamiento.

Eso fue mucho antiguamente de que surgieran los escándalos de bebés que fueron robados de padres pobres o presuntos disidentes del franquismo, casos que se convirtieron en un problema sabido en España.

El enigma de los tres nombres

Un primer conflicto fue que tenía diferentes nombres en varios documentos que se referían a su identidad.

En la primera hoja de la parvulario del hospital de Sevilla, donde estuvo sus primeros días, fue llamamiento Consuelo.

Ascensión López cuando era bebé y cuando niña

A posteriori, su nombre de pequeña fue María Dolores: “Siempre fui Loli en casa”, dice.

Pero su primer documento de identidad la nombró oficialmente como María Subida.

“Sin importar lo que le haya pasado a mi madre, tengo muy claro que mi identidad fue robada“, cree López.

Entonces le pidió a la monja, su prima, que la ayudara a encontrar la verdad.

“Ella me dijo que, por más que lo intentara, nunca encontraría a mis padres biológicos. Cuando tenía 15 años ella me llevó a un orfanato en Almería y me mostró todos los bebés allí y dijo: ‘Si no hubiéramos hecho lo que hicimos por ti, te hubieran dejado sola como estos niños sin familia'”, recuerda López.

Primas a litigio

La investigación de López la llevó a descubrir una hoja de prohijamiento firmada por la hermana Dolores, pero las autoridades de Sevilla no puede encontrar ningún documento de su madre biológica que declare la entrega de su hija.

Ascensión López, cuando niña

Como provocador y presidenta de SOS Bebés Robados Almería, que representa otras posibles víctimas del escándalo de bebés apartados de sus padres desde 1930 hasta la decenio de 1990, López habló de su caso frente a los medios, nombrando a la monja Dolores como la persona que “organizó” su acogida ilegal.

Dolores demandó a su prima por difamación, un querella que ganó en 2015.

Así fue que López fue condenada a satisfacer una multa de €3.000, más otros €40.000, por concepto de daños a la monja y otros perjuicios.

Durante el pleito, la monja Dolores declaró: “No hubo nadie detrás de la adopción; todo fue legal y nadie pagó ningún dinero”.

  • Caso Garzón revive el franquismo

El mediador dijo que María Subida López había fracasado por completo en demostrar que su prohijamiento se había llevado a parte de forma ilegal por su prima y que la había inculpado falsamente.

Dolores no respondió a las solicitudes de la BBC para dar su interpretación.

López admite que pudo ocurrir sido “descuidada” en su redacción al chivarse a la monja, pero se siente defraudada por el sistema reglamentario.

“Fui juzgada como hija, como madre y como mujer. Mi vida entera fue llevada a juicio”, considera.

¿Qué pasó con los bebés robados de España?

Las estimaciones del número de casos de bebés robados en España van desde 30.000 a 300.000.

Casi todos los casos llevados a los tribunales, que ascienden a los miles, no han sido resueltos.

Manoli Pagador

Eduardo Vela, de 82 abriles y tocólogo Madrid, podría ser la primera persona en ir a inteligencia -programado para finales de este año- perceptible de robo de bebés.

López, que cuidó de su madre adoptiva antaño de que muriera en 1990, dice que se ha enfermado y está en la ruina económica tras esta batalla judicial.

Padece una afección ósea rara y un trastorno hereditario de la matanza.

“Se han borrado mis recuerdos. Miro a mi hijo y me pregunto a quién se parece. Miro a mi hija y me pregunto si ella podría tener la misma enfermedad que yo porque se transmite genéticamente”, dice López a la BBC.

“Me pregunto qué ocurrió y cómo acabé aquí”.

Cronología del escándalo

  • 2008: el árbitro de instrucción Baltasar Garzón afirma que 30.000 niños fueron robados de familias consideradas políticamente adversarias por el régimen de Franco tras la conflicto civil (1936-1939).
  • Surgen miles de posibles víctimas y se forman nuevas asociaciones que exigen rectitud y ayuda para la búsqueda de familiares perdidos, un estimado de 200.000 casos.
  • Cerca de 2.000 casos de presuntos niños robados han sido reportados, pero los fiscales han cerrado la mayoría de las investigaciones.
  • En 2013, María Gómez Valbuena, una monja de 87 abriles acusada de dos cargos de secuestro y falsificación de documentos, muere antiguamente de ir a pleito.
  • En mayo de 2017 el eurodiputado anglosajón Jade Kirton-Darling anuncia que la Iglesia católica de España y el Ocupación de Sanidad se han comprometido a desplegar sus archivos para ayudar a los posibles afectados por el robo de niños en los hospitales del país.