Contraloría detecta pagos irregulares en repartición de Carabineros

0
272

La Contraloría Común de la República detectó una serie de pagos irregulares en la Zona de Seguridad Privada de Carabineros (Zosepcar).

Una auditoría realizada por la institución uniformada estableció irregularidades en el uso de fortuna públicos por un total de $129.601.940, lo que podría revestir caracteres de delito en la repartición de la que dependen el OS-10 y el OS-11, consigna hoy La Tercera.

De acuerdo a un oficio reservado enviado al Servicio Manifiesto, la Zosepcar emitió cheques desde dos cuentas corrientes de BancoEstado. Una llamamiento “Carabineros de Chile Control de Armas y Explosivos” y otra: “Dirección de Seguridad Privada Control de Armas y Explosivos”.

Los cheques fueron enviados a Provisión e Intendencia de Carabineros bajo conceptos de “reembolso de gastos y remesas de recursos por la suma total de $110.134.823”.

Al ser “requeridas al BancoEstado copias de los cheques de estas cuentas corrientes, se comprobó que no fueron girados a nombre de las aludidas direcciones de Carabineros, ni tampoco cobrados por las mismas, sino que, en definitiva, fueron emitidos a nombre de Mario Figueroa, quien también los cobró; particular que no pertenece a la institución y tampoco prestó servicios a ésta”, detalla el temprano.

Asimismo, Contraloría detectó que se duplicó el cuota por concepto de arriendo de automóviles: “La Zosepcar registró en el Sigfe pagos por servicios de arriendo de vehículos al proveedor Autorentas del Pacífico por $18.381.116”.

Suscripción que se realizó a María Virginia Rojas, pareja de Figueroa.

“Los documentos de pago fueron firmados en forma conjunta por el entonces jefe del Departamento de Finanzas de la Zosepcar, Javier González, y por el ex encargado del Área de Gestión de Tesorería, dependiente de ese departamento, Sergio Bracamonte”, agrega.

En tanto, el 1 de abril de 2015, “la Zosepcar emitió un cheque por 1.086.001 a nombre de Sergio Bracamonte, operación que fue registrada en la cuenta ‘Anticipo a Proveedores’, cuyos conceptos no dicen relación con la calidad del beneficiario, quien en esa época era funcionario activo de la institución y no un proveedor como lo indica la referida cuenta”.