Cosas terribles sobre la cesárea que ninguna mujer se atreve a decir

0
106

Por desgracia para la humanidad enjuiciar a las personas se ha vuelto poco muy regular en la sociedad sin importar a que religión pertenezcas o de que clase social provengas y lo más triste es que no se respeta ni siquiera a las mujeres embarazadas o a las mujeres que ya son madres, fallar se ha convertido en parte de la vida de las personas sin importar la historia de aquellos que señalan, sus motivos para tales acciones o por todo lo que han tenido que acontecer y es que fallar  es mucho más posible que ponerse en los zapatos del otro.

En definitiva, juzgarnos entre mujeres es lo peor  que podemos hacer, sobre todo si criticamos a una madre por acontecer tenido a su bebé a través de cesárea y no por parto natural, ni siquiera sabemos las razones de por qué tuvo que ser así, solamente las sentenciamos y hacemos notar mal con comentarios que ni siquiera van al caso, por cesárea o parto natural, las mujeres son muy valiosas y valientes por el simple hecho de dar vida a otro ser.

Y aunque la mayoría está de acuerdo en que la maternidad es una experiencia única e inigualable, lo mejor que le pueda producirse a una mujer en la vida, pocos saben por todo lo que pasa una mujer precisamente en ese momento en el que se convierte en madre, los factores que la llevaron a tener que someterse a una cesárea para poder traer a su hijo al mundo. Es por eso que en esta ocasión, hablaremos de las 4 cosas más terribles sobre las cesáreas que ninguna mujer confiesa:

1. El miedo entre la vida y la homicidio

Muchos piensan que una cesárea es lo más dócil del mundo y que cualquier mujer puede acontecer por ella sin ningún problema, hombres y mujeres lo ven como cualquier cosa, sin incautación, la intervención quirúrgica a la que deben someterse muchas mujeres, así como cualquier otra, pone en peligro su vida, es como un muestrario de azar, la probabilidad es 50 y 50 y muchas mujeres han perdido la vida al dar a luz y ser sometidas a una cirugía de esta índole.

Una vez que el bebé nace, el peligro para la madre aun no pasa pues podría sufrir una hemorragia que podría terminar con su vida. Encima, es necesario esperar a que la anestésico pase para que los médicos puedan determinar que se encuentra fuera de peligro.

Ahora imagínate adentro del quirófano con las manos amarradas, las piernas inmóviles, sin nadie de tu clan presente y sin poder quitarte de la mente que tu vida y la de tu bebé están en maniobra, definitivamente sólo una tabardo es capaz de lograrlo.

2. Sí sufren dolor

 

El hecho de que no tengan que pujar no lo hace menos desagradable o doloroso, una mujer que debe someterse a una cesárea, todavía siente miedo e incomodidades. Encima, asimismo sufre de contracciones, las mismas que sufre una mujer que ha de dar a luz de forma natural, así que ellas asimismo saben lo que es ¨parir¨ y al dolor que sienten antaño y durante el parto, súmale el de la recuperación. Así que estas madres asimismo son dignas de respeto y estupefacción.

3. Pueden advertir los movimientos durante la cesárea 

Poco que hace la experiencia mucho más desagradable y es que a pesar de ser anestesiadas, continúan conscientes y pueden distinguir cada movimiento que hace el médico, desde la incisión en su piel, aunque claro no sienten dolor, hasta los jalones y el cómo sacan de su vientre a su bebé. Pocas lo platican pues esta resulta ser una experiencia traumática para la mayoría.

4. La recuperación es muy dolorosa

Las madres que han tenido a sus hijos por cesárea saben que la recuperación para mínimo es rápida y placentera, al contrario, requiere de muchos cuidados, de mucha paciencia, ellas saben la gran impotencia que da el no poder cuidar de su bebé desde el primer momento, bañarlo, valer cada vez que llora para cargarlo con facilidad en sus brazos, atenderlos sin reparar dolor o incomodidad alguna, pero pese a todo, su acto sexual infinito las hace sonreír y reconocer por poder tener a su bebé sano y a menos. Estas mujeres simplemente son maravillosas.

Sin importar las críticas de los demás cada mujer debe de estar orgullosa de tener a su hijo vivo y saludable sin dejar que las críticas negativas afecten su vida y la del bebé.

Mujer, recuerda que no importa la forma a la que recurriste para tener a tu bebé, elegiste lo que era mejor para los dos y eso te hace aún más fuerte y valiosa, diste vida a un ser y eso es maravilloso, hiciste todo lo que estuvo en tus manos para que él llegará a este mundo acertadamente, sólo por eso te mereces todo nuestro respeto y examen, siéntete satisfecha y acertado, nones dejes que los comentarios negativos borren tu sonrisa y siéntete orgullosa de esa marca que llevas en tu vientre, misma que demuestra tu inmensa gloria al dar vida a otro ser. ¡Sólo tú conoces tu historia y sabes porque tuvo que ser así, así que date un musculoso aplauso por lo fuerte que fuiste!

Difunde estas poderosas palabras en honor a todas las mamis, no importa como tuvieron a su bebé, lo importante es que fueron lo suficientemente valientes como para dar vida a otro ser y sólo por eso merecen todo nuestro inspección.

¿Cómo nació tu hijo?

Fuente: Bebesymas,Vuntu, enfemenino

La entrada Cosas terribles sobre la cesárea que ninguna mujer se atreve a asegurar se publicó primero en Porque no se me ocurrió antiguamente.