Delegación chilena viaja a Buenos Aires para conmemorar atentado en la AMIA

0
139

Como cada año en Buenos Aires, a las 09:53 am en punto, se escuchó una sirena para rememorar el atentado terrorista que en 1994 hizo explotar la sede de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Uno a uno se leyeron los nombres de las 85 personas asesinadas en este atentado, que incluso dejó a más de 300 heridos.

Una de las víctimas fatales fue Susana Wolinski, encargada de la Bolsa de Trabajo en esa institución, quien vivió muchos abriles en Pimiento, donde su marido, Querube Kreiman, ejerció como rabino. Encima, entre los muertos se encontraba un chileno, el electricista Carlos Avendaño.

La consigna del acto, “AMIA: 23 años de impunidad en la historia de todos”, rebate a que tras muchos abriles de investigación la equidad argentina determinó que el gobierno iraní planificó el atentado y que el clase terrorista islámico Hezbollah lo ejecutó, sin incautación, aún no se ha antagónico, ni procesado a los responsables.

Los oradores principales del acto fueron Luis Czyzewski, padre de Paola Czyzewski, asesinada en el atentado, y el presidente de la AMIA, Agustín Zbar, quien exigió a la neutralidad que reabra el caso por los historial que apuntan al apoyo logístico prestado por los argentinos a los iraníes en la perpetración el atentado y igualmente al gobierno que redoble la presión sobre Irán para que entregue a los responsables del decano atentado cometido en la historia de Argentina. “El terrorismo dejó una herida sangrante que se llama impunidad”, enfatizó Zbar.

En tanto, a las 12.30, en la Plaza de Mayo, la Asociación 18J de sobrevivientes, familiares y amigos de víctimas realizó una concentración por los “23 años sin justicia”.

La comitiva chilena estuvo compuesta por los diputados, Gabriel Silber, Daniel Farcas, y el Director Ejecutor de la Comunidad Faba de Pimiento, Marcelo Isaacson.

La delegación entregó una nota de solidaridad a la grupo del fiscal Alberto Nisman: a su ex esposa, Sandra Riachuelo Salgado, hijas Iara y Kala y a su madre, Sara Garfunkel, quienes agradecieron el aspaviento y reiteraron el llamado a la rectitud.

Daniel Farcas, en tanto, catalogó el atentado como “el más desastroso en Latinoamérica”, precedido por el ataque a la Embajada de Israel en Buenos Aires (1991) y seguido por el homicidio del Fiscal Alberto Nisman, que investigaba los hechos.

“Nadie en su sano juicio podría pensar que se suicidó un día antes de presentar pruebas sobre la autoría del atentado. Hay que relevar también el hecho que, fue desde Chile que se organizó y se financió este atentado terrorista, por lo cual es imprescindible esclarecer los hechos con el apoyo de nuestro país. En esta línea, se sabe que Irán está operando en Latinoamérica, ingresando mayoritariamente por Venezuela, con la anuencia del régimen dictatorial de Nicolás Maduro, poniendo nuevamente en riesgo a nuestro continente”, puntualizó

Por su parte, los diputados Farcas y Silber participaron del Noveno Choque de Parlamentarios Latinoamericanos contra el Terrorismo. Ocasión en la cual se confirmó a la nueva directiva de la Asociación de Parlamentarios Judíos de Latinoamérica, en la que Silber fue preferido como vicepresidente.

En lo referente a la investigación, cerca de destacar que hace una semana se descubrió que uno de los perfiles genéticos extraídos de los restos humanos encontrados en la Amia a posteriori del atentado no corresponde a ninguna de las 85 víctimas fatales conocidas y, según los fiscales de la causa, podría corresponder al atacante suicida. En esa semirrecta, apuntan al ciudadano libanés Ibrahim Hussein Berro, supuesto miembro del Hezbollah, quien se habría inmolado para perpetrar el atentado.

Caso Nisman

En medio de esta conmemoración, se dieron a conocer nuevas diligencias sobre el Caso Nisman. El fiscal del Caso Amia fue contrario muerto, producto de un disparo en la individuo, horas antiguamente de una presentación en la Cámara de Diputados, el lunes 19 de enero de 2015. En esa exposición, entregaría más referencias sobre su denuncia de la colaboración de autoridades argentinas en el atentado contra el edificio de la AMIA. Acoplado, antiguamente de vencer, Alberto Nisman había procesado a Cristina Fernández de liderar un “plan criminal”, que habría resguardado la impunidad frente a la rectitud argentina de los ciudadanos de origen iraní que organizaron el atentado de la sede de la AMIA, en julio 1994. Adicionalmente, el fiscal, había solicitado el procesamiento del contemporáneo presidente trasandino, Mauricio Macri (entonces superior de gobierno de la ciudad de Buenos Aires), como encubridor del atentado.

Adicionalmente, en estos días, se anunció que el gobierno argentino pedirá a Estados Unidos que entregue mails del fiscal Nisman, que habrían pasado por servidores norteamericanos y asimismo sobre el movimiento de sus cuentas bancarias en ese país.

Finalmente, a corto plazo, deberían conocerse detalles sobre nuevas pericias realizadas por Gendarmería, que probarían que Nisman fue asesinado.