Detectan otras descargas de aguas servidas al lago Llanquihue

0
62

En medio de las acusaciones que pesan en contra de la sanitaria Essal, cuestionada por las descargas de aguas servidas al Pantano Llanquihue en el sector de la costanera de Puerto Varas donde se ha observado presencia de excrementos humanos, la empresa presentó un plan a las autoridades para enredar la emergencia.

En la sesión de la Mesa Técnica, que contó con la presencia del Superintendente de Servicios Sanitarios, Ronaldo Bruna, y representantes de todos los servicios públicos involucrados, adicionalmente de los alcaldes de Puerto Varas, Ramón Bahamonde, y de Llanquihue, Víctor Angulo, Essal explicó que su propuesta está formada por tres planes de corto, mediano y prolongado plazo.

Según consigna El Mercurio, estos tienen relación con “la detección y desconexión de ductos que llevan irregularmente aguas lluvias al alcantarillado y mejorar la capacidad de conducción y la ampliación de la planta de tratamiento”.

En ese sentido, la compañía comprometió una inversión de $7.500 millones para el balsa Llanquihue y otros $2.500 millones para un plan similar en Panguipulli.

Adicionalmente, la sanitaria informó que desde marzo ha detectado cerca de 200 clientes con conexión ilegal de aguas tempestad al alcantarillado.

Uno de esos casos es el de la Clínica Alemana (ex Hospital San José de Puerto Varas), declaró el corregidor Bahamonde.

“Se dijo en la reunión que ellos aportan más del 30% de toda el agua servida de Puerto Varas que llega a la planta de Essal”, añadió.

La clínica costal el agua de una perspectiva que está interiormente de su propiedad y es drenada permanentemente a través del alcantarillado, acota el temprano.

Otras descargas al pantano son hechas por la planta de tratamiento de Puerto Octay y un hotel de Frutillar. “Yo presenté los antecedentes, con un estudio que confirma que es agua servida”, declaró el concejal de esa comuna, Javier Arismendi.