E-sports: cuando los videojuegos se transforman en tu profesión

0
77

La espejo comienza a posarse sobre San Carlos de Apoquindo. El equipo recinto, la Universidad Católica, sale a la cancha para enemistar a la Universidad de Pimiento en un nuevo clásico universitario. Ambas escuadras salen con sus mejores hombres. El balón está al medio de la cancha y el árbitro da inicio al partido.

A los dos minutos del combate, Santiago Silva es derribado en el radio por Gonzalo Jara. El manifiesto presente grita. El mismo “Tanque” patea el penal y lo clava en un ángulo. 1 a 0. El DT de los locales pone pausa, cambia la formación y pone 7 defensas. El DT rival deja su control en el suelo y le dice a su rival que no se ponga “ratón”.

La multitud en la sala se ríe. La oficina donde transcurre el partido efectivamente está en San Carlos de Apoquindo, pero el partido no se juega en la cancha. El partido se juega en un televisor, bajo el amparo de un Playstation 4 y el FIFA 18.

Este es el aberración de los e-sports, o competiciones de videojuegos, las que se han convertido en eventos de gran popularidad. Uno de los participantes es Camilo Lara, chileno que es la gran figura del FIFA en el país. “Olimaclan”, como es conocido en el mundo gamer, ha viajado al extranjero y ha conseguido importantes resultados, como un segundo emplazamiento en el FUT Championship 2017, el mundial del popular conjunto de fútbol. Hoy es el flamante fichaje de Universidad Católica para su división e-sports.

El club universitario se colgó de lo que están haciendo muchos clubes extranjeros, como Paris Saint-Germain, Fenerbahce, Schalke 04, o, más cerca, Flamengo y Corinthians de Brasil. Los equipos ven en los videojuegos de fútbol – PES y FIFA – como una forma de acercarse a los jóvenes y posibles futuros hinchas. Y tienen buenos resultados: la final del extremo mundial del pasatiempo congregó a más de 30 millones de fanáticos online. Más que cualquier otro evento deportivo importante este año, como el mediático Mayweather vs McGregor (aproximadamente 4 millones de personas).

Ese prosperidad lo tiene claro Juan Tagle, presidente de Cruzados, quien señaló a La Tercera durante la presentación de Lara que “siempre estamos tratando de sumarnos a las nuevas tendencias mundiales. La popularidad de los videojuegos es una realidad. Se transmiten los partidos, hay programas de televisión, entre otros. Con esta iniciativa queremos llegar a ese mundo gamer y ojalá sumar nuevos hinchas para nuestro club”. Esa misma idea la tienen otros clubes chilenos, como Colo Colo, Unión Española y Everton, quien, unido a la ANFP planean editar un torneo paralelo al oficial. “Olimaclan” se siente parte fundamental de ese proceso.

La atrevimiento de fichar por los “Cruzados” fue practicable, y así lo explica: “Con ellos ya veníamos en conversaciones hace tiempo, entonces prioricé a la Católica porque fueron los que más interés pusieron. Además, es el equipo que me gusta”, cuenta sonriendo por su presente momento.

Pero sus inicios no fueron fáciles. Muchos dudaron de que los e-sports tuvieran algún futuro positivo. Por eso no tenía apoyo de nadie, ni siquiera de sus padres. “Al principio igual es complicado, porque cuando comencé igual era niño, entonces mis padres estaban preocupados de que terminara el colegio, que me fuera bien”, rememora.

Un hecho cambió la opinión de sus progenitores: su éxito en el extranjero: “Cuando se dieron cuenta de que me gustaba lo que hacía y me iba bien, comenzaron a apoyarme al 100%. Obviamente obligándome a cumplir lo mínimo que tenía que hacer debido a mi edad en ese entonces: tenía que estudiar y que me fuera bien en el colegio y que, por lo menos, sacara mi carrera profesional. Logré todo eso, así que por eso siempre me han dado todo su apoyo”.

Lara, quien actualmente tiene 26 abriles, estudió técnico en conectividad de redes. Pero no se dedica a eso, sino que íntegramente a los e-sports, los que lleva practicando desde el 2003. “Esa fue la primera idea que tuve porque cuando viajé a Estados Unidos vi por primera vez cómo era la situación en otros países. Pero la verdad es que en ese año no existía mucho apoyo, más encima se hacía un único torneo al año así que era complicado. Pero ahora, por lo menos en el FIFA, que es el recreo en el que participo yo, igual EA Sports (compañía propietaria del pernio) está invirtiendo en la número”.

Su fichaje por la Universidad Católica es su primera experiencia oficial representando a una marca o empresa, antaño siempre lo hacía como independiente. “Sería la primera vez. Antes sólo me apoyaban mis padres y mi familia, y también me financiaba con lo que ganaba en los torneos. Pero en ese entonces tampoco estaba dedicado a jugar. De verdad como desde enero que comencé a moverme para poder profesionalizarme”, puntualizó.

Hoy Lara se siente un referente para muchos niños que han comenzado a pensar en dedicarse a los videojuegos profesionalmente. Pero cuando comenzó, tenía algunos ídolos: “Veía lo que hacían Zero y Kane BlueRiver”.

LOS PIONEROS

En el mundo de los e-sports hay distintas categorías, como explica Gonzalo Lara, patriarca de carrera de Diseño de Videojuegos de la Universidad del Pacífico: “Están los juegos propiamente estratégicos, como League of Legends, donde juegas en equipo, o los juegos en donde juegas solo, como los juegos de fútbol o los de pelea”.

Precisamente en los juegos de pelea están dos de los principales referentes chilenos en el ámbito de los juegos competitivos: Gonzalo “Zero” Barrios y Nicolás “Kane BlueRiver” González. Los dos se dedican a los juegos de pelea, pero en distintos títulos: mientras el primero se dedica a Super Smash Bros, donde es agradecido como el mejor en el mundo, el segundo se dedica al Marvel VS Capcom, solaz donde fue coronado como campeón en la pasada tiraje de EVO, un evento de e-sports exclusivo de peleas.

Cuando González ganó el título en ese torneo, le intentaron suceder una bandera de Pimiento para celebrar. Sin secuestro, se negó a recibirla. El torpe aporte crematístico que ha recibido es factótum para tomar esa atrevimiento: “Acá no existe el apoyo, este campo está super poco desarrollado acá. No hay mentalidad ni de compañías para auspicios, que apoyan solo los juegos con más números, a pesar de que ahí los resultados dejan mucho que desear a nivel internacional, ni de los mismos jugadores, que en su gran mayoría no tienen la mentalidad ni el profesionalismo para emprender algo así. Yo tengo representación nula con Chile, siempre lo he dejado en claro, no juego representando a ningún territorio o grupo, menos aún en el caso de acá no solo no he recibido apoyo, si no que me hacen las cosas más difíciles”.

Al igual que Lara, “Kane Blueriver” todavía comenzó en el mundo de los e-sports cuando pequeño, pero, a diferencia del doble en fútbol, González fue más de suerte: “Es algo que siempre quise hacer, así que la decisión fue fácil tomarla en cuanto se dio la oportunidad, pero la oportunidad cayó exclusivamente por suerte, ya que un grupo de gente decidió armar un torneo que daba como premio el pasaje al mundial de juegos de pelea, que yo por mi cuenta definitivamente no podría conseguir. Habiendo ganado ese torneo, no fue difícil decidir lanzarse con todo ante semejante oportunidad”.

A diferencia de Lara, quien se asentó en Pimiento para dedicarse a su carrera en los e-sports, González solamente quiere partir del país. “Acá no puedo desarrollarme, y si no me he ido a EE.UU. o Japón es porque no se me ha hexaedro la oportunidad mínimo más, porque la única forma de irme de forma legítima es que una casa deportiva extenso me tome y me gestione una visa de atleta e-sports, pero un ludópata de juegos de pelea de Latinoamérica al parecer no es marketeable para ellos, incluso ya habiendo mostrado resultados, porque la cuadro de juegos de peleas es perfectamente diferente de cualquier otra secuencia de e-sports”, señala.

DESPUÉS DE LOS E-SPORTS… ¿QUÉ?

Al igual que en los deportes reales, los jugadores de e-sports igualmente tienen vencimiento de retiro. Así, por ejemplo, los jugadores de League of Legends se jubilan a los 27 abriles, porque “la concentración es clave en estos juegos. Mientras más joven, más concentrado”, cuenta Calabró. Mientras que los jugadores de FIFA se retiran a los 35 abriles, muy similar a un futbolista existente.

Lara tiene claro que posteriormente de que cuelgue los botines virtuales, quiere seguir unido al mundo de los juegos competitivos: “Cuando termine, quiero dedicarme a comentar y a fomentar el crecimiento de los e-sports en Chile. Que nos miren con otros ojos, al igual que como miran a la selección chilena”.

Visión similar a la que tiene González: “Asumo que mis habilidades, disciplina y conocimientos tienen valor en el sentido de que es algo que falta mucho acá en tema de profesionalización, y son habilidades transversales, no importando el juego en el que uno espere profesionalizarse, así que quizás para entonces si están más desarrolladas las cosas, trabajar en asesoría en el rubro, comentando o de coach”.