EE.UU. expulsa a 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington

0
38

Estados Unidos ordenó este martes la salida de 15 funcionarios de la embajada cubana en Washington, en respuesta a los supuestos “ataques” acústicos que han sufrido al menos 22 diplomáticos estadounidenses en Cuba, y que han llevado al Área de Estado a compendiar su personal en la isla caribeña.

“El Área de Estado ha informado al Gobierno de Cuba de que ha organizado la salida de 15 de los funcionarios de su embajada en Washington”, dijo el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson, en un comunicado.

La reducción afecta a casi dos tercios del personal de la embajada de Cuba en Washington, según medios estadounidenses; aunque el Sección de Estado no ha querido confirmar el porcentaje de funcionarios cubanos afectados.

“La osadía se ha tomado conveniente al fracaso de Cuba a la hora de dar pasos adecuados para proteger a nuestros diplomáticos de acuerdo con sus obligaciones bajo la Convención de Viena. Esta orden asegurará la equidad en nuestras respectivas operaciones diplomáticas”, explicó Tillerson.

El Área de Estado ha proporcionado al embajador cubano en Washington, José Ramón Cabañas, “una lista” con los nombres de los 15 funcionarios que deben salir del país en un plazo de siete días, según explicó a los periodistas un diplomático estadounidense, que pidió el anonimato.

“Este paso no significa un cambio de política o una determinación de responsabilidad por los ataques al personal del Gobierno estadounidense en Cuba“, subrayó el citado funcionario.

Tillerson, por su parte, aseguró que Estados Unidos “mantiene sus relaciones diplomáticas con Cuba y seguirá cooperando” con las autoridades cubanas “en la investigación sobre los ataques” a los diplomáticos estadounidenses.

El viernes pasado, el Sección de Estado ordenó la retirada de la mayoría de su personal en Cuba, es proponer, de aquellos funcionarios considerados “no esenciales” y sus familiares, por considerar que no podía “garantizar su seguridad” en la isla.

EE.UU. elevó hoy a 22 la sigla de funcionarios estadounidenses que han experimentado síntomas como “problemas en el oído y pérdida de audición, mareos, dolores de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir” adecuado a los incidentes.

El Sección de Estado no ha llegado a confirmar que los ataques se produjeran con un dispositivo “acústico”, como han aguzado algunos medios de comunicación, y sigue investigando los sucesos, que comenzaron a registrarse a finales de 2016 y cuyo postrer episodio confirmado tuvo espacio este agosto pasado.

El Gobierno cubano ha torpe toda relación con los ataques, que está investigando, y ha tachado de “precipitada” la valentía de Washington de retirar a sus diplomáticos y aconsejar a todos los estadounidenses que no viajen a la isla.