EL MOSTRADOR se consolida como el medio digital preferido para informarse por los chilenos

0
55

El 1 de marzo de 2000 nació al ciberespacio El Mostrador, primer medio exclusivamente digital de Pimiento, en una época donde Internet y la tecnología irrumpían –paso a paso– en nuestro país. A más de 17 abriles del suceso, el crecimiento de este diario ha sido vertiginoso, de pionero como nativo digital a, actualmente, medio online preferido a la hora de informarse por millones de chilenos.

Los resultados de este estudio, realizado por Netquest –empresa internacional dedicada a las encuestas en dirección–, arrojaron que nuestra audiencia se compone de 47% de mujeres y 53% de hombres, de los cuales un 47% corresponde a lectores menores de 39 abriles.

Asimismo, se evidenció que los usuarios nos prefieren por sobre otros medios tradicionales, demostrando que 2 de cada 3 usuarios prefieren informarse a través de El Mostrador, por sobre Emol/El Mercurio  y La Tercera. Y 9 de cada 10 personas lo leen regularmente.

Por tratarse de un medio online, la presencia en redes sociales es fundamental. Adentro de los canales de llegada, nuestros lectores ingresan importantemente vía Facebook (47%) y Twitter (27%). Aunque muchos todavía lo hacen de forma directa a www.elmostrador.cl o a www.elmostradormercados.cl o www.culturayciudad.cl o www.biquini.cl o www.e-pistolas.org

El Mostrador, como una forma de segmentar y ordenar su contenido editorial, se compone principalmente de las siguientes secciones o áreas temáticas: País, Mercados, Civilización+Ciudad, Biquini, Memorándum País 2030, Blogs y Opinión, Epístolas y Multimedia. De quienes nos leen a diario, la tendencia muestra una preferencia por la hogaño, para mantenerse informado sobre lo que pasa en la sociedad chilena y principales sucesos mundiales.

Héctor Cossio, editor periodístico del diario, explica que las audiencias premian a El Mostrador con su preferencia no solo porque tiene una visión crítica y fiscalizadora del poder, sino todavía muy clara, reconociendo su influencia en la política, en los mercados, en la civilización, en la ojeada de mercaderías. “Lo que hacemos en El Mostrador es proponer a nuestros lectores una vistazo, un punto de audiencia de la efectividad. Las parte están en todos lados, los medios hace muchos abriles que perdieron el monopolio de la información, por eso es que nuestra diferencia descansa en cómo presentamos esa efectividad para que el leedor lanzamiento sus conclusiones”, señala.

Tatiana Oliveros, coordinadora de Civilización+Ciudad, señala: “Lo que ofrece El Mostrador se aparta del tratamiento clásico de otros medios, que privilegian, por un flanco, el consumo light bajo el pretexto erróneo de que a la familia no le interesan estos temas, y mantienen, por otro, la diferencia entre incorporación y la desprecio civilización, que son conceptos que ya no responden a las claves del siglo XXI. Asumiendo esa diferencia, intentamos presentar los temas con acento en la diversificación, en la ciencia y la multiculturalidad”.

Por su parte, la sección Tanga se ha posicionado en la audiencia femenina de la mano del aumento de la preocupación de las personas por los temas de categoría. Lo que examen esta sección es originar veterano décimo, visibilidad e inclusión de las mujeres. “Lo que hacemos es crear debate y reflexión en cuanto a estos temas de género, algunos que están invisibilizados por los medios tradicionales, pero que las mujeres conocemos bien de cerca. Solo un ejemplo: el acoso callejero o los femicidios no son solo un suceso policial, son acciones que no se detienen solamente con leyes sino con educación. Y así hay muchas otras áreas sobre las que tenemos que replantearnos como sociedad para construir un país más justo e inclusivo”, comenta Loreto Santibáñez, periodista coordinadora de la sección Biquini.

Héctor Cossio, editor periodístico del diario, explica que las audiencias premian a El Mostrador con su preferencia no solo porque tiene una visión crítica y fiscalizadora del poder, sino todavía muy clara, reconociendo su influencia en la política, en los mercados, en la civilización y en la inspección de naturaleza.

“Lo que hacemos en El Mostrador es proponer a nuestros lectores una examen, un punto de sagacidad de la efectividad. Las noticiero están en todos lados, los medios hace muchos abriles que perdieron el monopolio de la información, por eso es que nuestra diferencia descansa en cómo presentamos esa sinceridad para que el leyente tiro sus conclusiones”, señala.

En esa tarea –detalla Cossio– El Mostrador averiguación interpretar las lógicas de nuestro siglo y tratar de sacudirse de las que imperaron en el siglo XX, todavía muy presentes en casi todos los ámbitos de la vida pública. “Por esa razón es que el diario este año dio a luz una nueva sección, Memorándum 2030, que indagación posicionar los grandes temas ausentes del siglo pasado, pero prioritarios para una democracia del siglo XXI: inclusión, tecnología, sustentabilidad, entre otros”.

En el mismo sentido apunta Iván Weissman, subdirector y editor de El Mostrador Mercados, quien explica que esta forma fresca de mirar la patrimonio nació como una desafío a la transparencia y en 5 abriles la desafío ha sido ganadora. “Las más de 300 mil personas que mensualmente nos visitan son refrendo de ello. La información es poder y poder es plata. Ese es el mundo que El Mostrador Mercados quiere transparentar bajo la simple premisa de que una industria financiera y de negocios más transparente lo hará mejor, en beneficio de todos, fortaleciéndose la institucionalidad de la república”.