El Vaticano prohíbe las ostias sin gluten y el vino de “dudosa autenticidad” para las misas

0
131

El pan conocido como hostia utilizado para celebrar la Eucaristía durante las misas católicas romanas no debe estar franco de gluten.

Sin bloqueo, puede ser hecho de organismos genéticamente modificados, según la más fresco instrucción emanada desde el Vaticano.

En una carta a los obispos de todo el planeta, el cardenal Robert Sarah dijo que las ostias pueden tener bajo contenido de gluten, sin secuestro aclaró que deben tener suficiente proteína de trigo para que no necesiten mayores aditivos.

  • Fiestas con los monjes e hinchas del fútbol: 5 cosas que te sorprenderán sobre las monjas del siglo XXI
  • La regla de los dos testigos: la controvertida norma por la que acusan a los Testigos de Jehová de encubrir casos de abusos sexuales de menores

Las nuevas reglas son necesarias porque ahora existen hostias que se venden en supermercados y en internet, dijo el cardenal.

Sarah asimismo añadió que las ostias deberán ser “distinguidas por su integridad” y que añadir fruta o azúcar es un “grave abuso”.

Los católicos sostienen que el pan y el caldo servidos en la Eucaristía se convierten en el cuerpo y la matanza de Cristo a través de un proceso conocido como transubstanciación.

¿Y el caldo?

Por otro flanco, el caldo utilizado debe ser “natural, del fruto de la uva, puro e incorrupto, no mezclado con otras sustancias“, dijo el cardenal Sarah, quien es miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos.

“Está totalmente prohibido utilizar caldo de dudosa autenticidad o procedencia”, añadió

  • Cómo Martín Lutero no revolucionó solo la religión, sino que creó la música de protesta
  • Cuáles son los 3 “secretos proféticos” de los niños que “vieron” a la Desconocido de Fátima y a quienes el Papa acaba de canonizar

Para las personas que no pueden tolerar el caldo, el uso de mustum, o un néctar de uva espeso no fermentado, se considera “materia válida” para el sacramento.

El dictamen fue emitido a petición del Papa Francisco, según señala el comunicado.

Hay rodeando de 1.200 millones de católicos en todo el mundo.