El viraje hacia el Frente Amplio del PC y la pérdida de poder de Guillermo Teillier

0
41

Son tiempos movidos para el Partido Comunista, los resultados obtenidos en la primera dorso presidencial dejaron magullado a su núcleo más duro, representado por el sector de Guillermo Teillier. La diputada, Karol Cariola y el secretario caudillo del PC, Juan Andrés Lagos, salieron de la primera diámetro del comando de Alejandro Guillier, pero esto no significó la salida del comunismo, aunque sí el fortalecimiento del camarilla “más social” del PC. El rol principal, en el equipo territorial, fue asumido por la diputada Camila Vallejo, la ex rectora Roxana Pey y el corregidor Daniel Jadue, un corro de dirigentes que no son estrictamente de la célula de Teillier.

Una de las principales razones de poseer incluido a estos dirigentes reside en el hecho de que los nombres de Vallejo, Pey y Jadue son más que agradables para el frenteamplismo, “hay más cercanías que con el sector de Teillier”, aseguran desde el FA. Cerca de rememorar que prácticamente toda la dirigencia estudiantil frenteamplista se cuadró con el apoyo a Roxana Pey, cuando fue sacada de su cargo en la Universidad de Aysén. Y la diputada Camila Vallejo siempre ha sido olfato “con mejores ojos” desde este sector, “más cercana al movimiento social y más abierta al cambio y al diálogo”, aseguran desde el FA.

Por otra parte, el corregidor Daniel Jadue todavía es admisiblemente gastado por este sector, es más, muchos dirigentes del FA lo recuerdan con cariño y han saludado transversalmente sus iniciativas a nivel municipal, por eso llamó mucho la atención su crítica al Frente Amplio, semanas antiguamente de primera revés, impase que fue “más que superado”. Tanto así, que es el mismo corregidor quien ha sostenido distintos encuentros bilaterales con dirigentes del frenteamplismo. Sin ir más allá, se juntó la tarde del miércoles con el diputado de Revolución Democrática, Jorge Brito. El objetivo sería tender puentes, en función de su rol en el trabajo territorial en segunda revés, pero asimismo con un punto de pinta “más a largo plazo”.

El corregidor Jadue explica que este diálogo -en el situación de la segunda vuelta- es transversal, incluyendo al votante de la Democracia Cristiana. Respecto al Frente Amplio, aclara que “permanentemente estamos en conversaciones con ellos, porque entendemos que tenemos muchas más convergencias que divergencias”, las que estarían centradas en el tiempo y celeridad de las reformas, pero no su horizonte. “Yo no tengo ninguna duda de que con el Frente Amplio, y sus organizaciones que, incluso, van más allá del conglomerado, con el Partido Comunista, la Nueva mayoría y sectores de la Democracia Cristiana, tenemos una convergencia esencial”, explica.

Tendiendo puentes

Esta conexión con el mundo de izquierda, proviene desde antiguamente del rotación alrededor de la conformación de la Nueva Mayoría, que dio el Partido Comunista hace más de cinco abriles. El PC adscribe a este esquema con el fin de empeorar las contradicciones con el núcleo más concertacionista, y con el fin de ayudar a desplegar un ciclo de reformas que cimenten cambios estructurales en el país.

Según el corregidor, Daniel Jadue, los horizontes de la Nueva Mayoría, incluyendo a la DC, el Frente Amplio y las fuerzas de izquierda más allá del FA, tienen un mismo fin. “Cuando uno pregunta si queremos tener un país más solidario, estructuralmente, que Chile sea solidario institucionalmente o las convergencias que tenemos respecto a la redistribución de la riqueza o del combate a las desigualdades sociales, eso congrega a un amplio sector hacia la izquierda, pero que claramente no está cercano a ver como “bueno” que ganara el candidato de la derecha”, asegura el corregidor.

No hay que olvidar el rol que jugaron en el movimiento estudiantil de 2011. La vocería de los actuales diputados, Camila Vallejo y Giorgio Jackson fueron determinantes para la revolución estudiantil, reconocen desde el PC, aunque agregan que el fortalecimiento de las fuerzas del denominado “Sin Fech”, entre ellos la entonces unificada Izquierda Autónoma, marcó una división posterior al interior del Movimiento Estudiantil. “Actualmente esos lazos se están reencontrando”, aseguran desde el PC. Prueba de eso sería el despliegue que realizaron las Juventudes Comunistas, con parte de la Confech, el pasado lunes. En el frontis de la Casa Central de la PUC, y en la universidad de Pimiento, desplegaron un tela que rezaba “todos contra Piñera”.

Jugarreta que fue perspicacia como “una clara señal” en distinción del candidato Guillier, a días que el frenteamplismo diera a conocer su cuestionada posición delante segunda dorso. Dirección del FA que fue abiertamente criticada por la Nueva Mayoría, no así por las dirigencias comunistas. La diputada Camila Vallejo, saludó la resolución del FA, al igual que Karol Cariola, en el programa Tolerancia Cero, lo que fue aceptablemente recibido por la dirigencia de la nueva fuerza.

A pesar de que este despliegue, en conjunto con dirigentes Confech, comandados por el ahora ex presidente de la Fech, Daniel Andrade (UNE), no fue manido con mucha alegría por las dirigencias que comandarán la Confederación de Estudiantes durante el 2018. Aseguran que fue una clara “señal de apoyo a Guillier”, pero entienden la independencia de la estructura estudiantil de las definiciones del FA.

Todavía durante la semana pasada, en la Confitería Torres, bajo el Palacio de La Moneda, se concretó una reunión entre integrantes del comando de Alejandro Guillier y representantes de la estructura “Marca tu Voto”, para tender puentes entre el colección a confianza de escribir una nueva Constitución Política a partir de una Asamblea Constituyente y los representantes del candidato que enfrentará a Sebastián Piñera.

Al lucha, organizado por la ex presidenta del Colegio de Periodistas y candidata a diputada del PC Javiera Olivares, asistieron en representación del comando, el senador electo PS, Álvaro Elizalde, el abogado constitucionalista Fernando Atria, encima de Olivares. En representación de Marca Tu Voto, concurrió la actriz Fernanda García, Manuel Lobos, militante de Revolución Democrática y el abogado Luis Mariano Rendón, entre otros.

Es en el ámbito de esta reunión que el guillierismo sacó a relucir una de sus principales apuestas, el nuevo proceso para el cambio constitucional que comprometió el candidato oficialista. Entre los puntos de acuerdo estuvo reafirmar la voluntad de establecer un mecanismo específico para  pelear los contenidos de  una nueva Constitución, que incluya la décimo de organizaciones ciudadanas de forma proporcional, lo que se describió como una Asamblea Constituyente en la experiencia.

Otro despliegue del PC durante la semana pasada, que incluyó a miembros del FA, fue la entrega de una carta frente a el Director Doméstico del Servicio Electoral exigiendo que el costo de las encuestas CEP y Adimark se incorporen como compra de campaña de Sebastián Piñera. Hasta el Servel acudieron el Presidente de las Juventudes Comunistas, Camilo Sánchez, unido con la Secretaria Genérico de Izquierda Libertaria y diputada del Frente Amplio, Gael Yeomans.

Es más, en el comunicado oficial de la actividad, que envió el Partido Comunista, se hizo hincapié en que el hecho “se configura como un nuevo hito de acercamiento entre fuerzas del FA y la NM de cara a la segunda vuelta; junto con la declaración de más de 130 antiguos y actuales dirigentes estudiantiles de ambas fuerzas llamando a derrotar a Sebastián Piñera en segunda vuelta”.

Una desafío del PC que salió trasquilada durante la semana pasada fue la reunión con el Movimiento No+AFP, enfrentamiento que había sido solicitado por la bancada de RD durante la semana pasada, una cita que habría sido propiciada por Javiera Parada.

Su principal dirigente Luis Mesina, consignó tras el diálogo que “así como él -Alejandro Guillier- no puede asegurar que pondrá fin a las AFP nosotros no garantizamos el voto”. Agregó, que “Guillier usa una frase que es muy rimbombante que significa acabar con el monopolio de las AFP. Pero eso no significa en lo absoluto cambiar la esencial fundamental sobre la que opera este sistema”.

El viraje a la izquierda

Según el corregidor, Daniel Jadue, los horizontes de la Nueva Mayoría, incluyendo a la DC, el Frente Amplio y las fuerzas de izquierda más allá del FA, tienen un mismo fin. “Cuando uno pregunta si queremos tener un país más solidario, estructuralmente, que Chile sea solidario institucionalmente o las convergencias que tenemos respecto a la redistribución de la riqueza o del combate a las desigualdades sociales, eso congrega a un amplio sector hacia la izquierda, pero que claramente no está cercano a ver como “bueno” que ganara el candidato de la derecha”, asegura el corregidor.

Encima asegura que la alianza entre el Frente Amplio y los sectores más progresistas de la Nueva Mayoría, van a despuntar a trabajar “desde marzo, cuando Alejandro Guillier tome las riendas de nuestro país y cuando, para sacar nuestro programa tengamos que mirar a los compañeros del Frente Amplio y dialogar con ellos para lograr sus votos”, descartando de plano cualquier acercamiento con la derecha, para obtener las mayorías. “No creo que vayamos a ir a buscar votos a los mismos sectores que han tratado destruir nuestro proyecto, destruir a las personas que lo encabezan, y por lo tanto, los compañeros del Frente Amplio son nuestros aliados naturales”.

Uno de los puntos que ha impresionado tanto el resultado del Frente Amplio, como esta serie de acercamientos es la posibilidad de readecuar la brújula del Partido Comunista, sin dejar la parecer de la creación de la Nueva mayoría. Muchos ven en la posición de la DC, sobretodo del sector más conservador y hasta en las palabras de Mariana Aylwin, una especie de “tarea cumplida”, lo que podría posibilitar su viraje más “hacia la izquierda”, o hacer de estos puentes transitorios unos puentes más fuertes entre estos sectores.

Una memoria que podría entrar a tener excusa en el Frente Amplio, aunque el mismo corregidor Jadue destaca que “si la Nueva mayoría no hubiera hecho algunos de los cambios que hizo, gracias a esta política de alianza, el Frente Amplio no estaría gozando de aquello que tanto soñamos los comunistas, que durante veinte años apostamos”.