ElADNde: LG G6 y la reivindicación de los surcoreanos

0
43

Luego de un G5 que dejó a varios disconformes, tras la decisión de no remitir a todos los mercados el mismo maniquí (diversificando en sus prestaciones a nivel de hardware), la confianza en LG estaba en un punto más proporcionadamente crítico. Las dudas cerca de su próximo tope de escala no eran antojadizas gracias a lo precursor, pero la compañía surcoreana aprende de los errores tras entregar un dispositivo como el G6 que por precio y características es una alternativa más que recomendada.

Diseño premium en todo sentido

Como suele ocurrir con los topes de gamas de las compañías, el cuidado en el aspecto visual no se ha dejado de flanco en este equipo, puesto que claridad poderosamente la atención gracias a sus bordes inferiores y superiores sobrado delgados y un cuerpo metálico elegante. Lo antecedente hace que se aproveche de atiborrado una de las cualidades del teléfono, que es su pantalla.

Este apartado permite obtener un panel de 5.7 pulgadas IPS LCD y con una resolución de 1440×2880 (QHD o 2K), perfecta para quienes disfruten de los contenidos multimedia. Vale mencionar que LG utiliza una relación de aspecto que denomina “FullVision”, pero que en rigor replica a 18:9, obteniendo más espacio.

A lo mencionado, se suma también el ser compatible con Dolby Vision y HDR10, lo que hace al G6 un deleite a la hora de utilizar aplicaciones como Netflix, al mejorar ostensiblemente la calidad de imagen y los colores.

En cuanto al peso y manipulación, el peso de 163 gramos lo hace reparar ágil, además de que su extrema delgadez. De paso, opinar que su diseño bordeado a nivel contiguo en los vidrios permite un cómodo agarre, por lo que en ese sentido LG hizo un excelente trabajo a nivel visual.

Rendimiento de primer nivel

Si ya en cuanto a diseño el G6 se lleva varios aplausos, es en este ítem en donde demuestra todo su potencial y el porqué es un dispositivo más que aceptable para cualquiera que esté en indagación de un terminal que ofrezca un desempeño a toda prueba. El procesador es un Snapdragon 821, el mismo que utilizan otros equipos como el Pixel, y la verdad es que la elección ha parecido acertada, pues la fluidez con la que se desenvuelve se ha trillado en pocos teléfonos. A lo antecedente, se suman 4 GB de RAM que impiden cualquier posibilidad de cuelgues, incluso al momento de usar la pantalla dividida y con proporciones simetradas.

Por otro flanco, vale mencionar que LG utiliza una capa de personalización UX 6.0 con una notada presencia de bloarware que puede incomodar a los más puristas, pero que no afecta al rendimiento en lo definitivo. Además, este “problema” se puede resolver utilizando algún otro launcher.

Con respecto a la respuesta y seguridad, vale hacer un envergadura. Si perfectamente cuenta con un sensor de huella digital, este también sirve como el botón de encendido. Puede parecer una tontera, pero a veces confunde, sobretodo para un heredero común y corriente que ha estado habituado a disponer de un apartado específicamente para esta tarea.

En cuanto a la batería, sostener que se pudo optar por poco más robusto. Los 3.300 mAh permiten un uso habitual habitual y poco despreocupado durante el día, pero para los máx exigentes puede favor uno que otro problema. En militar, superaremos las 16 horas con diversas aplicaciones (sobre todo las más comunes), además prácticamente nueve horas de pantalla. En recapitulación, puede ser un aspecto aceptable, pero en el que se queda poco corto. Por contraparte, contamos con carga rápida, por lo que en poco se puede olvidar lo precursor.

Por otro costado, el G6 corre sobre Android Nougat 7.0, que lamentablemente si correctamente funciona excelente en el teléfono, hace estar acullá de la vanguardia en cuanto a sistemas operativos, pensando que ya estamos en estos momentos con Oreo.

Cámara que asombra

Y pasamos a quizás el plato cachas de este equipo, puesto que con anterioridad es un teléfono ideal para los viajeros, gracias a algunas opciones con las que dispone. Gracias a su segundo vidrio gran angular permite resultados excelentes, permitiendo un decano espacio preciso para paisajes que nos llamen la atención.

Con respecto a lo técnico, tenemos dos cámaras principales doble flash LED de 13 MP, teniendo una una tolerancia f/1,8 y ángulo de 71º con estabilización óptica; mientras que el segundo presume de una obertura f/2,4 y un gran angular de 125º. En tanto, su exterior es de cinco MP y f/2,2 y ángulo de 100º.

En cuanto al video, tenemos la opción de capturar en 4K a 30 cuadros por segundo, lo que no es una novedad pues hay varios teléfonos en la competencia que presumen de la misma cualidades.

Por otra parte, la posibilidad del espacio extra en su pantalla hace que LG use una panorámica de 18:9, obteniendo más funciones como Guide Shot, Snap shot, Grid shot y Match shot. Todas útiles para quienes deseen corretear con sus fotografías.

No obstante, algunos detalles quedan descubiertos a pesar de las variadas ventajas del equipo. El LG G6 sufre con las imágenes en gran angular de confusión, pues presentan ruido y el brillo puede ser saturador, además de que el enfoque automático cuesta en ocasiones que logre hacer aceptablemente su trabajo.

La reivindicación de LG

Los sinsabores que dejó la compañía surcoreana el año pasado no fueron casuales. Varias decisiones a nivel de mercado provocaron que a la región llegara un teléfono con un potencial enorme a medias, además de varias características que no cuajaron (¿cualquiera recuerda los famosos LG Friends?).

Sin confiscación, con el G6 la empresa se redimió en total, gracias a un teléfono que no tiene mínimo que envidiarle a las marcas más llamativas, con un smartphone robusto, ideal para los amantes de la fotografía y del desempeño a nivel multimedia.

Puede parecer, a la rápida, que es un equipo tope de abanico que es más de lo mismo, pero en la presente, pocas opciones hay como este en cuanto a precio y calidad. Fácilmente lo podemos advertir por cerca de $400.000 en diversos mercados o con alguna promoción de parte de la compañía, por lo que si estás pensando en una alternativa relativamente económica y con un tremendo desempeño, no hay duda de que el G6 es una posibilidad que tomaría.

De hecho, solo para tomar de narración, es que varios equipos gradación media-alta del mercado lo superan en precio y no se acercan ni por asomo a este teléfono. Un buen trabajo de parte de los surcoreanos y que parecen que por fin van por el camino correcto tras lo raro que fue el G5.