En algo somos campeones: ranking revela que chilenos somos los más endeudados de Latinoamérica

0
53

Es cierto que para que crezca la crematística de un país se requiere -entre varios factores- que las personas consuman y que se endeuden comprando casas, automóviles o pidiendo créditos de consumo.

Pero claro, la situación se torna peligrosa cuando el sector financiero tiene pocas regulaciones; corre el cuartos practicable; la gentío se endeuda demasiado; y luego no tiene cómo encargarse los compromisos.

Si a eso le sumamos políticas económicas que no anticipan los riesgos potenciales, el marco se complica.

En los últimos abriles, el endeudamiento de los consumidores en América Latina ha aumentado rápidamente, desde un 15% en 2013 a un 20% en 2016, según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ahora proporcionadamente, la situación varía muchísimo: Pimiento lidera el ranking de las personas más endeudadas en relación al PIB con un 42% y Argentina está en el extremo oportunidad con un 4%.

A posteriori de Pimiento (41%), vienen Panamá (38%), Costa Rica (35%), Brasil 27%, Colombia (25%).

Luego completan la tabla Bolivia (19%), México (15%), Uruguay (10%), Paraguay (7%) y Argentina (4%).

¿Es bueno o es malo que los consumidores tengan mucha deuda?

Depende, dicen los expertos. En el caso de Venezuela -que ocupa el circunstancia 11 (con un 1,6%)-, es pesimista.

Eso porque un nivel tan bajo, palabra de que las personas tienen muy poco capital para deteriorar y, por lo tanto, para endeudarse.

Tarjeta

Es asegurar, hay poco trabajo, poco circulante, poca deuda. No es buen representación. En un contexto de llano crisis política y económica -con una inflación proyectada de 650% para este año y de 2.350% para el próximo- el marco es desfavorable.

En el otro extremo, aparecen los consumidores chilenos como los “más endeudados”, poco que en principio podría ser preocupante, pero que hasta ahora no lo es

El Sotabanco Central y analistas locales consideran que esa deuda -cuyo anciano componente son los créditos hipotecarios- es, por decirlo de algún modo, una “deuda sana”.

Da una señal de que la pertenencias se está reactivando, que la parentela tiene poder adquisitivo y entrada al crédito.

MallUn suspensión nivel de deuda puede ser positivo o cenizo según la estabilidad económica de un país, las regulaciones y el nivel de solvencia de los deudores.

Entonces, el nivel de endeudamiento de las familias en cada país puede ser bueno o malo, dependiendo del nivel de peligro que pueda tener esa deuda.

Y ahí es donde entran en engranaje factores como la estabilidad de las instituciones, la política fiscal y monetaria, la regulación de los bancos.

Básicamente es entender si la concurrencia endeudada podrá o no podrá abonar. Y en eso reside el ejecutor saludable o tóxico del endeudamiento.

Las economías en peligro

Al poner el panorama regional bajo una perspectiva completo, los expertos del organismo internacional consideran que las economías emergentes no están tan expuestas a los riesgos del parada endeudamiento.

De hecho es al revés, les preocupa lo que está pasando con las economías avanzadas, donde la deuda subió del 52% en 2008 al 63% el año pasado.