Ernesto Águila acusa errores en la estrategia de Sánchez y dice que “Mayol podría dar una sorpresa”

0
148

En entrevista con El Mostrador, el analista y militante socialista, Ernesto Listo, analiza los distintos escenarios posibles de las primarias legales, argumentando que, para el ex Presidente Sebastián Piñera, “una votación de Ossandón sobre el 30% introduce una incertidumbre en relación a si es sumable el voto de éste para su campaña, porque la disputa ha sido muy dura”.

En relación al Frente Amplio, Agudo plantea que la décimo electoral es una “incógnita” y que, cuando tengamos ese noticia, podremos conocer si “estamos frente a un fenómeno político capaz de competir de igual a igual en la primera vuelta con la Nueva Mayoría y con la derecha, es decir, si ha dejado de ser un movimiento juvenil universitario, de capas medias acomodadas”.

-¿Cuánto cree que va a incidir el autor fútbol en la votación de las primarias?

-Sí, definitivamente va a mermar la décimo a no ser que se adopten medidas especiales, porque efectivamente por lo menos entre las 2 y las 4 de la tarde, dependiendo del resultado, va a activo un flujo de votación muy último, lo cual puede tener incidencia en el universo electoral que yo creo que es una de las variables críticas de este proceso de primarias: entender qué moviliza la derecha y, sobre todo, qué moviliza el Frente Amplio.

Igualmente  puede ser esta una buena coartada para explicar una desaparecido concurrencia, que quizás todavía se hubiese producido sin partido. Pero bueno, consideremos que en esas 8 horas que se contemplan para las votaciones, por lo menos 3 horas pueden ser de una mengua ostensible. Y un eventual triunfo de pimiento todavía es muy difícil que cualquiera vaya a elegir, entonces tenemos una votación que va a ser básicamente entre las 8 de la mañana y la 1 del día.

-¿Está de acuerdo con Aldo Schiappacasse? ¿Se debería cambiar la momento de las primarias?

-Yo no sé si legalmente se puede hacer, pero yo extendería la votación hasta las 8 de la tenebrosidad. Al final, esto introduce poco extra que no estaba contemplado y que puede afectar porque yo creo que la opción de ahora hay que fijarse no solo en el obvio campeón de cada uno de los dos pactos, sino más admisiblemente en los porcentajes que cada uno obtengan. Y lo otro, es súper importante el universo electoral que son capaces de movilizar, A mí me parece que es obvio el triunfo de Piñera pero todavía me creo que es crucial conocer la votación que obtiene Ossandón, porque lo que ha ocurrido, sobre todo posteriormente del postrer debate, que significó una ruptura profunda, es que será muy difícil traspasar el voto a sus respectivos electorados, y eso puede tener incidencias en lo que es el apoyo en la primera reverso.

-¿Por cuánto tiene que aventajar Piñera para catalogar su triunfo de “contundente”?

-La vara la puso Bachelet, en la primaria del 2013, cuando obtuvo más del 70%, y Velasco obtuvo cerca de un 14% y Orrego un 9%…  Verdaderamente la diferencia fue de una contundencia que dejó pocas dudas o hizo poco relevante lo que fueron en ese caso las otras votaciones, y yo creo que lo único que le sirve a Piñera es un triunfo muy amplio, convincente, que por lo tanto, en esa gran holgura del triunfo, le permita hacerse del electorado de Ossandón, pero cualquier votación de Ossandón sobre el 30% introduce una incertidumbre en relación a si es sumable todo su voto para Piñera, porque la disputa ha sido muy dura.

-El electorado probable de las primarias no se ha medido rigurosamente. ¿Se puede asegurar con certeza que Piñera va a cobrar con facilidad?

-Tienes razón, no se ha medida, y encima el electorado de Ossandon no es estrictamente de derecha: él está apostando fuertemente a un voto popular en la zona sur de Santiago y a una desestimación de la décimo, de modo que su desafío es obtener derrotar a Piñera en la Región Metropolitana y resistir en las regiones… Pero yo creo que será, más acertadamente, de una derrota estrecha, que entre más estrecha sea, más incierto es el resultado de Piñera en primera dorso.

-Con respecto a la inhibición, ¿en qué porcentaje estaríamos hablando de una “abstención aguda”?

-Yo creo que la derecha tiene que tener como referente la selección del 2013, que movilizó cerca de 800 mil votantes y incluso el hecho de que se propusieron un millón de votantes. En teoría, no deberían tener problemas, pero yo creo que cualquier sigla bajo 800 mil, teniendo presente que es una alternativa relativamente competitiva, sería un mal resultado, un revés, que podrá ser un poco disimulado por el tema del fútbol, pero te insisto: de menos  800 mil implica que el electorado de derecha está desmovilizado, en parte por el foro que protagonizaron los tres candidatos.

-En el Frente Amplio, parece que el número más importante es el nivel de décimo…

-Yo creo que lo del Frente Amplio es particularmente una clavo, pero sí, el universo de décimo es muy importante, porque existe todavía una duda extendida de si estamos frente a un aberración político capaz de competir de igual a igual en la primera revés con la Nueva Mayoría -con lo que queda de ella- y con la derecha; si está en condiciones, si está positivamente compitiendo en primera dorso, si ha dejado de ser un movimiento alegre universitario, de capas medias acomodadas… Es afirmar, si es un movimiento que está calando en territorios de sectores más populares, de trabajadores, y es un aberración mas pluriclasista, y eso se puede evaluar viendo qué tanto moviliza.

Yo creo que menos de 200 mil ya comienza a ser una señal de que estamos frente a un movimiento que todavía no logra sazonar ni expandirse socialmente, y por lo tanto no va a estar dando la pelea en la primera reverso.

-¿Qué porcentaje necesita Beatriz Sánchez para imponer su esquema con comodidad?

-Primero, quiero señalar que la primaria sirvió para observar que existen a lo menos 2 proyectos y donde la diferencia fundamental es que Mayol se posicionó en un discurso más tradicional de izquierda, más clásico, apelando a esa civilización, contra Sánchez que finalmente ve que el Frente Amplio puede ir desde la derecha independiente hasta sectores de la izquierda más dura, pero que básicamente se mueve en un eje ciudadano de elite -y en la disputa que ahí existe que es lo que podríamos chillar el eje tradicional de izquierda-derecha-. Veremos si el Frente Amplio es un frente de izquierda que se abre a la ciudadanía o es un frente ciudadano que trata de defender ciertas ideas más de izquierda-

Esas dos argumento yo creo que se van a contar y bueno yo ahí tengo la duda de si el triunfo de Sánchez está completamente asegurado: va a acatar mucho de los votantes, porque el votante de Mayol es más militante y disciplinado, que puede venir de varios naufragios de la izquierda, o sea Mayol podría dar una sorpresa porque es el gran vencedor en el tema de la exposición pública que significó las primarias.

En el caso de Sánchez, inclusive ganando, yo creo que la primarias demostraron ciertas debilidades de ella como líder y que va a tener que resolver de aquí a la primera revés si es la elegida. No es lo mismo hacer preguntas agudas que ser capaz de replicar agudamente a esas preguntas. Aunque maneja un discurso más perfectamente de orden genérico, no se ve sólida a la hora de ir aterrizando esos principios generales. Entonces, yo creo que esas debilidades quedaron al descubierto a través del proceso de primarias y eso ha fortalecido lo de Mayol.

-Es opinar, hay cierto fracción de incertidumbre, pero es Sánchez quien probablemente gane…

-Todo indica que Sánchez debería obtener un triunfo ese día, pero si Mayol da una sorpresa, significaría en definitiva que el Frente Amplio cambiaria de hegemonía; eso es un cambio drástico, en la forma de construir y concebir la coalición… habría un viraje copernicano, un cambio de hegemonía al interior del Frente Amplio; y un triunfo amplio de Sánchez consolidaría a Revolución Democrática…

-¿Cuál es el resultado más conveniente para la Nueva Mayoría?

-El Frente Amplio y la derecha están compitiendo consigo mismos y corren el peligro de que puedan sufrir un retroceso, lo que significa que la Nueva Mayoría sin competir podría ser triunfadora, paradojalmente por no estar ahí… ¿Y por qué podría ser triunfadora? Si el universo de votación es muy bajo, aparecería muy deslegitimado y poco competitivo el Frente Amplio, por una parte, y debilitada la derecha por otra, por lo tanto una mengua en el universo electoral favorecería las apuestas en el interior de la Nueva Mayoría.

Por otra parte, creo que un avance de Ossandón genera un conflicto en la derecha que los puede perjudicar en términos de imagen pública. Si Ossandón obtiene una buena votación va a seguir con este discurso de destrucción de Piñera, que ha sido muy superior a lo que han tratado de hacer otros sectores. En el caso del Frente Amplio, es más competitiva electoralmente Beatriz Sánchez que Mayol, de hecho yo creo que su error fue que hizo una campaña como si estuviera en primera reverso y no hizo una campaña como si fuera una primaria, donde participan los más convencidos.

El discurso de ella, de pedantería en su persona, en lo emotivo, en un discurso muy amplio en que todos caben, eso es un discurso que uno esperaría más aceptablemente para la primera reverso, pero yo creo que eso la distanció de una izquierda más tradicional; eso lo captó Mayol, y yo creo que si la votación es desprecio, si el universo es más bajo, le favorece a Mayol.