Estudio refleja que sesgo territorial de las encuestas top favorece indirectamente a Chile Vamos

0
130

En los últimos abriles se instaló un robusto cuestionamiento a la actual capacidad predictiva de las encuestas políticas con fines electorales. En el caso de las elecciones presidenciales de 2013, la averiguación más prestigiosa que hace el Centro de Estudios Públicos (CEP), pronosticó que Michelle Bachelet ganaba cómodamente en la primera revés con un abultado 58% de los votos. Pero el resultado fue ampliamente inferior con un 46,7% para la contemporáneo mandataria y un 25,3% para la candidata Evelyn Matthei.

En rebusca de respuestas de cara a un próximo círculo electoral, los investigadores de la Universidad de Talca, Mario Herrera y Mauricio Morales, confeccionaron un estudio aguado como “Cobertura territorial de las encuestas en Chile ¿existe algún tipo de sesgo? Los casos de Cadem, Adimark y CEP”.

Como primera conclusión, los autores consignan que en el caso de las presidenciales de 2013, la diferencia de pronóstico entre la investigación CEP y la de Ipsos que le otorgaba entre un 35% y un 37% a Bachelet era de abultados 25 puntos. Pero sin incautación, al sacar un promedio entre 12 encuestas realizadas en ese período la diferencia entre el resultado final es de menos de un punto (-0,13%)

En ese contexto, la respuesta a márgenes tan amplios puede estar en lo que calcularon como un posible sesgo territorial. Cerca de mencionar que la averiguación Cadem cubre 73 comunas que representan el 70,9% de la población doméstico. En el caso de la averiguación Adimark, cubre un total de 95 comunas, representando un 78% de la población Chilena. Por su parte, la averiguación del CEP es la que tiene anciano cobertura con 137 comunas, las que aspiran a representar al 100% de la población.

“Se advierte que en las tres encuestas la cobertura territorial no está relacionada con el porcentaje de votos que obtuvo Matthei. Dicho en otras palabras, las comunas incluidas y excluidas de los muestreos no tienen un sesgo que esté determinado por la fuerza de la candidatura de centro-derecha. En cambio, en el caso de Bachelet hay diferencias muy relevantes”, afirma el estudio.

De esta guisa en la sondeo CEP se advierte que el promedio de votación de Bachelet en las comunas cubiertas por la indagación es del 44.7%, mientras que en las comunas excluidas del muestreo la número se eleva a 53.5%. Sucede poco similar en las encuestas Adimark y Cadem. El estudio determina que “seguramente” esto se produce porque Bachelet logró un mejor desempeño en las zonas rurales y en comunas urbanas pequeñas, áreas que no alcanzan a ser cubiertas por las encuestadoras.

En el caso de Adimark, Bachelet obtiene un 56,5% de los votos en las comunas excluidas por la investigación y un 43,8% en las localidades que fueron incluidas. Para Evelyn Matthei el resultado fue más parejo con una diferencia mínima de 23,6% y 25% respectivamente.

Mientras que tomando la averiguación Cadem, Bachelet registró un 54,6% en las localidades excluidas en la indagación, contra un 43,4% en los sitios que si fueron incluidos.

Candidaturas sub representadas

Un entrenamiento similar hicieron los investigadores respecto de las elecciones municipales de 2016. Nuevamente, se advierte que en las comunas cubiertas y no cubiertas en los muestreos del Cep, Adimark y Cadem, la coalición Pimiento Vamos obtiene resultados muy similares. Lo contrario pasa con el liga oficialista: sistemáticamente logra mejores resultados en las comunas excluidas del muestreo en comparación con las comunas incluidas.

De esta guisa en la investigación CEP se advierte que el promedio de votación de Bachelet en las comunas cubiertas por la sondeo es del 44.7%, mientras que en las comunas excluidas del muestreo la guarismo se eleva a 53.5%. Sucede poco similar en las encuestas Adimark y Cadem. El estudio determina que “seguramente” esto se produce porque Bachelet logró un mejor desempeño en las zonas rurales y en comunas urbanas pequeñas, áreas que no alcanzan a ser cubiertas por las encuestadoras.

Un caso diferente es el del Frente Amplio. En rigor, se produce lo opuesto. El pacto logra mejores resultados en las comunas incluidas que en las comunas excluidas por cada muestreo. “Dado que es en la encuesta CEP donde la brecha se acorta más en comparación con Adimark y Cadem, entonces eso podría explicar por qué Beatriz Sánchez aparece con una adhesión inferior en comparación con las mediciones de Adimark y Cadem”, afirma la investigación.

Uno de los autores, Mauricio Morales, explica que “La Nueva Mayoría tiene mayor volumen de apoyo en las comunas que no son cubiertas por las encuestas, en comparación con las que sí están cubiertas. Chile Vamos tiene casi idéntico apoyo en ambos tipos de comunas”, dice Morales, que detalla a las comunas incluidas como aquellas que tienen más de 50 mil habitantes, necesarias para que cada sondeo pueda aspirar a una representación doméstico lo más fidedigna posible.

En sinceridad la medición es correcta. Pero en el descomposición comparativo claro que indirectamente Pimiento Vamos se ve beneficiada pues las candidaturas de centro izquierda aparecen subrepresentadas”, enfatiza, detallando especialmente el caso del Frente Amplio que aparece más musculoso en las comunas más “sofisticadas” por eso, “Cadem le da más votación a Beatriz Sánchez que el CEP o Adimark”, dice Morales, quien agrega adicionalmente que las comunas rurales no incluidas, son lugares donde se registra decano décimo electoral.

Consultadas las tres encuestadoras, optaron por no entregar una opinión.