FBI investiga al yerno de Trump por sus nexos con el Kremlin

0
410

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) ha puesto el foco en Jared Kushner, yerno y asesor del presidente de EE.UU., Donald Trump, en su investigación por los presuntos nexos entre la campaña del magnate y el Kremlin, según informaron hoy medios estadounidenses.

Kushner, cónyuge de Ivanka Trump, se reunió durante la campaña y el periodo de transición con el embajador ruso en Washington, Serguei Kislyak, y con el banquero Serguei Gorkov, mentor delegado del lado doméstico ruso Vnesheconombank y titulado de la agrupación de los servicios secretos rusos.

De acuerdo con las fuentes anónimas citadas por el diario The Washington Post, Kushner “está siendo investigado por el grado y naturaleza de sus interacciones con los rusos”.

Según NBC News, los investigadores del FBI creen que Kushner “tiene información significativa para su pesquisa”, lo que no significa que lo consideren sospechoso de un crimen.

El Post ya informó la semana pasada de que un detención funcionario de la Casa Blanca cercano a Trump estaba en el foco del FBI, aunque no citó a Kushner en ese momento.

Una abogado de Kushner, Jamie Gorelick, dijo al diario citadino que su cliente “ya se ofreció voluntariamente a compartir con el Congreso lo que sabe sobre esas reuniones” y que “hará lo mismo si lo contactan en relación con cualquier otra investigación”.

Gorelick hizo así narración al acuerdo al que llegó Kushner para aseverar “voluntariamente” sobre sus contactos con los rusos delante el Comité de Inteligencia del Senado, que investiga los presuntos intentos de Moscú de influir en las elecciones presidenciales de noviembre pasado.

La Casa Blanca ha calificado de rutinarias las reuniones que Kushner mantuvo con Kislyak y Gorkov durante el periodo de transición, aunque el yerno de Trump todavía se reunió con el embajador ruso en abril de 2016, durante la campaña electoral.

Kislyak mantuvo asimismo numerosos contactos con el militar retirado Michael Flynn, que todavía está en el foco de la investigación del FBI y quien llegó a la Casa Blanca como asesor de seguridad doméstico, aunque dimitió tras pocas semanas en el cargo.