Fiscalía indaga relación entre incendios forestales y cuarentena del SAG a bosques afectados por grave plaga de avispas

0
141

El fiscal Mauricio Richards, quien indaga los devastadores incendios forestales registrados el verano posterior en el sur del país, está investigando la relación que podrían tener los siniestros con un decreto que un mes antiguamente había dictado el Servicio Agrícola y Granjero y que declaraba en cuarentena los bosques de pino que terminaron convertidos en ceniza, ya que se encontraban practivamente inutilizables conveniente a que estaban afectados por una plaga de avispas taladradoras.

Los informes dan cuenta que las empresas forestales no tenían seguro para los daños ocasionados por los insectos, pero sí frente a la eventualidad que se vieran afectados por el fuego. Esto hizo aparecer las suspicacias que desde un inicio han sostenido la exposición del persecutor penal respecto de la posible premeditación detrás de los incendios.

La cuarentena del SAG la había dictado el director regional del Servicio Agrícola y Vaquero de O´Higgins, Juan Sotomayor Cabrera,en toda la Sexta Región.En el documento, fechado el 26 de diciembre de 2016, la autoridad del SAG, todavía ampliaba la zona de restricción y control fitosanitario a la billete de Alcones en la comuna de Marchigue.

Para el Tarea Conocido no parece casual que un mes posteriormente y precisamente en esa zona, se declarara un incendio que arrasó con 20 mil hectáreas.

La avispa taladrora, cuyo nombre comprobado es sirex noctilio, apareció sin previo aviso pero se extendió rápidamente por la Sexta, Séptima y Octava regiones entre agosto y octubre de 2016.

Este pequeño insecto se caracteriza por dejar las maderas inutilizables. Su presencia había estado controlada por décadas, pero el explosivo y descontrolado aumento de plantaciones forestales en la zona centro sur de Pimiento activó con fuerza su presencia, lo que obligó al SAG a establecer zonas de emergencia, y decretos de emergencia que todavía ordenaban quemas contrtoladas en predios infectados en O’Higgins, ELMaule y el Bío Bío entre julio y diciembre de 2016.

Conveniente a la agravación de la plaga el propio SAG entregó información a los afectados sobre los planes de actividad de control y mitigación creados por la Corporación Doméstico Forestal (Conaf), que a su vez elaboró un referencia técnico donde propone como medidas para desavenir a la avispa “raleos” y “tala” en caso de último impacto, hasta la “Incineración, picado y eliminación” en los casos más graves.

En la Sexta Región el SAG había detectado la presencia de la Avispa Taladradora y decretado cuarentena en Lolol y Marchigue, zonas donde se concentra el 75% de toda la producción forestal de la región. El 40% de dichos predios predios forestales fueron afectados por incendios, donde adicionalmente el fuego cruzó a comunas como Pumanque, Peralillo, Paredones y hasta Santa Cruz, todas unidas por cerros plantados con bosques y circunscritos en unos 60 kilómetros a la redonda.

En el Maule la presencia de la plaga fue acreditada en prácticamente toda la región. En febrero de 2017, más de 60 mil hectáreas fueron consumidas por las llamas, siendo Constitución, Santa Olga, Hualañé, Vichuquén y Licantén las más afectadas, coincidentemente las zonas con anciano presencia de predios forestales y incluso la plaga de la avispa.

El decorado se repite calcado en la Octava Región. El plano del SAG incluso hablaba de zonas con extrema pesadez en la presencia de la plaga en lugares como Cabrero y los Ángeles. Al comparar el carta por el paso del fuego la coincidencia es muy reincorporación. La asiento más afectada por las llamas fue Florida, preciso en medio de la zona infectada por la avispa.

La plaga sigue estando presente, y las autoridades están preocupadas oportuno a que, pese a la magnitud de los incendios, no fue erradicada totalmente.