Ford demanda a John Cena por vender su GT 2017; tenía que quedarse con él por al menos 2 años

0
182

Para John Cena no fue suficiente poseer uno de los más lujosos y veloces automóviles del mundo. Decidió venderlo y la compañía Ford lo demandó por incumplimiento de arreglo.

El Ford GT 2017 es uno de los coches más extraordinarios y raros que se han construido. El tenaz profesional era dueño de uno de estos lujoso vehículos pero decidió venderlo y en cuanto la empresa se enteró, puso una demanda contra Cena exigiendo que cubra los daños hechos a la compañía.

Muy pocas personas en el mundo tienen un GT 2017. Eso significa que la empresa Ford tiene mucho cuidado con sus clientes y no a cualquiera le venden este increíble transporte, un sello de distinción reservado para individuos muy especiales.

El GT tiene un motor ecoboost V6 que alcanza a desarrollar 647 CV. Está construido con fibra de carbón, es asaz mudable y tiene un contrafuerte aerodinámico. Su precio es de 500 mil dólares, nulo más.

Seguramente por su notoria triunfo en el mundo de la lucha y el espectáculo, John Cena pudo ser favorito de entre las miles de personas que buscan comprar el GT y al hacerlo se estipularon algunas condiciones legales.

Una de estas marcaba que deberían advenir al menos dos abriles desde la momento de importación para que el coche pudiera venderse.

Hasta aquí todo admisiblemente y a John le estaba yendo de maravilla. Tenía un asombroso automóvil y se había comprometido con su novia Nikki Bella: posteriormente de cuatro abriles y medio de relación, le propuso connubio en abril frente a una audiencia de fanáticos de la WWE.

Entonces fue el momento de conversar de monises y al parecer la boda iba a ser muy cara. Quizá para completar a acreditar la comida o para pagarle a los músicos, John decidió traicionar su lujoso transporte. Ese es acto sexual en serio.

Y aunque sabía que estaba rompiendo las reglas lo vendió a un precio decano a los 500 mil dólares que le costó. Por supuesto que la cesión fue poco como: pase y compre el Ford Gt ’17 que fue conducido por John Cena.

¿Por qué? Por que soy John Cena, reconozcan.

A Ford no le agradó para mínimo esta traspaso. No solamente porque John incumplió su pacto, sino porque encima se dio el fasto de obtener una lucro anciano. Es por esto que demandaron. El vocero de la compañía declaró que:

El Sr. Cena ha obtenido injustamente una gran lucro de la reventa no autorizada del transporte y Ford ha sufrido daños y pérdidas adicionales, que incluyen, entre otros, pérdida de valencia de marca, actividad de embajador y buena voluntad del cliente oportuno a una cesión incorrecta.

La empresa consideró que al traicionar el coche John Cena estaba quitándole prestigio a la marca y a través de una firma admitido en Michigan, Ford demandó a Cena exigiéndole que entregara las ganancias que había obtenido con la saldo y otros 75 mil dólares para cubrir los daños hechos a la compañía.

Por querer tener un efectivo extra para su boda, ahora John Cena se quedó sin coche y tal vez sin fortuna. El pleito reglamentario continúa y todavía descuido ver en dónde terminará esta triste historia.

La moraleja es que no se casen y menos vendan su coche para fertilizar la boda.