[FOTOS] El 21 de mayo en Iquique: culto y devoción colectiva

0
382

Los iquiqueños del siglo XX , autodenominados antiguos, dividen el mes de mayo en un “antes y un después del 21”, transmitido que ese día es la frontera temporal del mes, todo ello oportuno a que los sucesos bélicos de Iquique y Punta Gruesa, han significado una conmemoración que ha impresionado a sucesivas generaciones de la ciudad.

Iquique es una ciudad cosmopolita de amplias inmigraciones que hoy con la presencia de peruanos, bolivianos, colombianos y haitianos, está reconfigurando su culturalidad, pero es una paradoja que esa culturalidad almacén, es cambiada a partir de 1883 con la arribada de los chilenos y hoy los propios chilenos ven como cambia nuevamente.

Desde 1880 que el 21 de mayo se recuerda en Iquique, en esa época el boletín chileno “Veinteiuno de Mayo” señala que se harán salvas de cañón y desfiles de la paramento nave. Luego, antiguamente de terminar la erradicación de 1879 que el culto a Prat comenzaba a emerger en la ciudad. La conmemoración se hace intensa con el llamado proceso de chilenización que comienza ya en este período y continua de otra forma hasta hoy, cubo que se asiste a una socialización de la ciudadanía chilena que es constante en el tiempo y que involucra a los inmigrantes. De hecho, muchos niños peruanos y bolivianos desfilan frente a Prat y los Héroes de Iquique con la singularidad que lo hacen vestidos de marineros.

Los efectivos mecanismos de reproducción cultural que postula P. Bourdieu (1974) se hacen visibles en Iquique y el norte de Pimiento. No es extraño que Arica vibre el 7 de junio, Antofagasta lo haga el 14 de febrero y Calama el 23 de marzo; todas son fechas de batallas y ocupaciones de la pugna de 1879. Por lo cual, el norte de Pimiento no se manguita en un 18 de septiembre de 1810 o en un 12 de febrero de 1818, sino con la Cruzada del Pacífico.

La lucha vuelve a surgir en estas fechas, el combate naval de Iquique y Punta Gruesa, son recreados en una continuidad en los niños que luego al ser jóvenes, deben efectuar en un carnaval del estado y éste, es el desfile, se rinde culto al estado a través de un santo, como muy perfectamente acertó Williams Sater (2004). El dispositivo de chilenidad es tan asertivo que se crean bandas de cruzada en los colegios, llamadas bandas escolares y hasta de forman bandas de ex alumnos que quieren continuar con la dinámica del cuerpo en desfile y marcialidad que comienza desde la educación parvularia y continua hasta la adultez y esa es la veneración pública del santo cívico-militar que es Prat.

Todo el mes de mayo, sacralizado por decreto de la Reunión Marcial desde 1974 con el Mes del Mar, viene a legitimar una tradición instalada en Iquique que tuvo su punto culmine en la ciudad en 1979, a los 100 abriles de la gesta y que trajo a la dictadura marcial en pleno con todas su escuelas matrices en un 21 de mayo único en militarización del puerto.

La bahía de Iquique en su sector norte, conocida como El Colorado, guardia a 44 metros el precio de la vieja corbeta “Esmeralda” que es visitada en una romería acuática de todos los iquiqueños que detiene el tiempo a las 12:10, hora de hundimiento del buque que se asemeja al entierro de un fallecido. Todos  los que asisten se remecen frente a la aparición de la asesinato a la fuerte marinería. Antaño de eso, las tropas han desfilado e Iquique está en las calles viviendo una fiesta de consumo y pasatiempo, poliedro que se venden gorras y pañoletas navales con la particularidad que se hacen diferenciadas de oficiales de clan de mar, lo cual induce a pensar en una diferenciación social al momento de vestir al impulsivo de marinero.

Los escolares desfilaban los días 20 de mayo, más el calendario cambió la ritualidad y ésta sumó a Suspensión Hospicio que integró a los nuevos nortinos llegados de la zona centro y sur a la ritualidad naval, tal como se hizo cerca de 1880, 1890, 1900 y durante todo el siglo XX y XXI a los que quisieron cambiar su horizonte sindical diverso en un Iquique salitrero, pesquero, comercial de Zona Franca y minero.

Los desfiles se han multiplicado y existen desfiles por congregación municipal, hay desfile de los escolares de la caminata nocturna, desfiles de jardines infantiles y párvulos que han superado al gran desfile escolar de los colegios de Iquique. Este se hace dividido en escalones a la sazón sociales, porque desfilan los colegios municipales, luego los particulares subvencionados y los particulares pagados, al parecer el desfiles tiene matices basados en la matrícula y el copago.

Luego del 21 y la fiesta de consumo que crea la nueva paradoja de que muchos comerciantes son peruanos termina el mes que se hace corto, el posteriormente del 21, lleva al fin de mes inmediato y el capitán Prat, vuelve a descansar en sus monumentos, aunque en todos los iquiqueños está presente, porque en toda la ciudad está su nombre en la concilio municipal, plazas, colegios, universidad y en la cotidianidad que nos hizo querer el nombre de Arturo Prat y de hacerlo Iquiqueño.Para muchos no nació en Ninhue, sino que su vida es un día 21 y eso es Iquique.