Fue criada por sus abuelos. Pero lo que encuentran en su cuarto 20 años después es desgarrador

0
214
loading...
loading...

El desistimiento de un padre o madre es uno de los sentimientos más difíciles de afrontar y que muy pocas personas superan. 

Lamentablemente Katy pasó por el gran dolor del negligencia de su padre y se crió con su mamá y sus abuelos. Nunca le faltó mínimo y siempre estuvo rodeada de mucho acto sexual, su yayo, fue como su figura paterna y aunque siempre estuvo para ella, en su corazón siempre hubo muchas dudas y palabras para su progenitor.

Todo quedó al descubierto en una ocasión cuando la madre de Katy hacía la mudanza y al higienizar la habitación de su hija, se encontró con una carta que ella había escrito para su progenitor en donde dejaba al descubierto todo lo que sentía y pensaba. Por lo común, Katy nunca lo mencionaba, pero era claro que por un tiempo lo había necesario, esperado e incluso odiado, hasta que finalmente lo perdonó y se ¨olvidó¨ de él. La madre no pudo evitar las lágrimas y a sabiendas de que muchas pequeñas han pasado por la misma situación que su hija, quiso compartir dicha carta en la web.

En el sobre de dicha carta podía leerse lo ulterior:

No sabes cuánto he preguntado por ti, más ahora que estoy creciendo y que veo en mis amigos con una mamá y un papá, y yo, yo sólo tengo a mamá. Me interpelo cada indeterminación por qué me habrás negligente y por qué no me habrás amado, por qué no tuviste el coraje y la valentía de hacerte responsable de mí, por qué tuviste que huir y me dejaste cargando a mí con aquella frase que tengo que repetir: ¨no tengo papá¨. 

No puedes imaginarte siquiera cómo se siente. No puedes imaginarte cuántas veces te he requerido y cuántas veces te he odiado, pero he aprendido que con odiarte no gano nulo, por eso te he hecho esta carta.


Para el hombre al que debí pulsar ¨papá¨:

Sinceramente sé muy poco de ti. No he querido apurar a mamá con preguntas sin sentido, sin sentido porque nulo cambia el entender mucho, poco o cero de ti. Adicionalmente, eso sería restarle importancia a mamá y dártela un poco a ti y creo que, sinceramente ella la merece netamente. Ha sabido sufrir muy proporcionadamente los dos papeles, te sorprendería lo grandiosa que es, aunque sé que lo sabes de sobra.

Tal vez pienses que quiero reclamarte poco, que quiero decirte que te odio y que eres el peor padre que pudo haberme tocado, pero no, no es así. Ni siquiera diré que deberías estar avergonzado por tu descuido de simpatía cerca de mí. Quiero decirte que te he perdonado, lo he hecho de corazón.

Perdono tu partida que al final de cuentas logró que yo me convirtiera en una persona más robusto, más independiente, más perseverante y por supuesto, más fuerte. Te perdono porque con toda sinceridad puedo decirte que, aunque sentí necesitarte, nunca me hiciste desatiendo.

Hubo cualquiera por separado de mamá que supo satisfacer perfectamente tu ocupación: el anciano. Él asistió conmigo a cada celebración y siempre con orgullo dije que él era mi segunda mejor opción, la mejor que me hubiese podido dar Jehová. Él ya era padre, así que no le fue complicado enseñarme y educarme, lo ha hecho sobrado perfectamente.

¡Sabes! Es un gran hombre, tiene un corazón enorme, tan enorme que quia me habló mal de ti. Aunque pensándolo correctamente, tal vez nunca me habló ni aceptablemente ni mal de ti porque tu no quisiste ser parte de nuestras vidas, entonces ¿qué caso tendría? ¿Qué caso tendría dialogar de cualquiera que eligió estar carente? ¡ningún caso!

Él me enseñó a ser una persona agradecida, bondadosa, a conocer compartir lo poco que tengo con los demás. Me enseñó a pelear por mis sueños, a nunca rendirme, a levantarme a posteriori de cada caída y a no dejar de sonreír nones. Me enseñó a ser esforzado y poco frágil, a no sufrir por cosas insignificantes y retener y apreciar mi valencia. A nunca sentirme ni menos ni más. Simplemente ser yo y no dejar de creer nones en mis ideales.

Papá, tal vez no merezcas que te llame así, pero no soy yo quien lo ha de determinar sino la vida misma, ¡te perdono! Si, el haberme empujado muy allá de ti porque eso me hizo encontrar nuevos caminos. Personas maravillosas que me hacen apreciar positivamente amada y que han hecho que no te extrañe ni te necesite. Un ejemplo es la abuela, quien me ha enseñado a ser una persona que respeta y que es digna de confianza. Ella me enseñó el valencia de la devoción, la fidelidad con destino a conmigo misma y cerca de la gentío que aprecio. A ser fiel, sobre todo si se trata de mis sentimientos. A platicar siempre con la verdad y de frente, pues la mentira es lo peor que pueda existir. Ella fue quien me reprendió y por quien aprendí lo que significaba un castigo, y no sabes cuánto se lo agradezco pues soy una mujer persona, una que no hiere a los demás y que se preocupa por el bienestar de aquellos que la rodean.

Te perdono por todo, porque sé que gracias a ello yo soy quien soy, una persona grandiosa que se esfuerza cada día por ser cierto mejor. He conseguido muchos éxitos y con ello he podido determinar que no me has hecho tanta error en sinceridad. Me has poliedro darme cuenta el tipo de hombre que quiero, no solamente para mi sino incluso como padre de los hijos que espero tener algún día y los cuales tengo la certeza de que no te llamarán ¨antepasado¨.

Te perdono papá, lo hago porque tu defección y aquel dolor que me hiciste advertir en algún momento terminó haciendo de mi algún invencible. Porque gracias a ti es que he aprendido a perdonar, ¡he aprendido a perdonarte!

Y es que no arruinaste mi vida con tu partida, mi vida continuó, siguió su curso, aparecieron personas maravillosas que me enseñaron lo atún de estar. No puedo opinar que mi vida ha sido mala solo porque no has estado en ella, al contrario, he sido sumamente atinado. Así que puedes estar tranquilo, continúa con tu vida en paz y en ningún momento llegues a atormentarte por mí, porque yo te he perdonado.

Verdaderamente espero que tu vida haya donado un construcción total y que seas tan atinado, pleno y dichoso como lo soy yo. Te perdono por ser el hombre que me engendró, pero no me crió y mucho menos me quiso.

Cuidadosamente: tu hija.

Seguramente muchos se han identificado con las palabras de Katy, es por esa razón que su madre decidió compartirlas para ayudar a todas esas personas que han pasado por esta situación, hagamos conseguir esta carta a miles de personas, solo tienes que compartirla con los demás.

¨Padre no es el que engendra sino el que cría¨, ¿estás de acuerdo con esa frase? Danos tu opinión al respecto.

Fuente consultada: likemag

La entrada Fue criada por sus abuelos. Pero lo que encuentran en su cuarto 20 abriles posteriormente es desgarrador se publicó primero en Porque no se me ocurrió antiguamente.

loading...