Gobierno argentino se abre a posibilidad de extraditar a Galvarino Apablaza, autor intelectual del asesinato de Jaime Guzmán

0
53

El ex frentista Galvarino Apablaza, requerido por la ecuanimidad chilena por su calidad de autor intelectual del homicidio en 1991 del senador y fundador de la UDI Jaime Guzmán, fue despojado de su calidad de refugiado político por parte del gobierno de Argentina, un beneficio que le fue otorgado en 2010 durante el gobierno de la ex presidenta Cristina Fernández y que impedía que se diera luz verde al pedido de extradición en su contra.

Según informó el diario trasandino Clarín, todavía no existe una interpretación oficial de las razones que tuvo la establecimiento del mandatario Mauricio Macri para adoptar la medida, aunque el maturino -en su traducción online– especula que se trata de un “gesto político” al candidato presidencial de Pimiento Vamos, Sebastián Piñera, a pocas semanas de la segunda dorso electoral.

Lo antecedente, sostiene el artículo, pese a que los tribunales han mantenido el pedido de extradición durante los gobiernos de Ricardo Lagos y Michelle Bachelet.

El diario, cuya bisectriz editorial es abiertamente antikirchnerista, plantea que aunque Apablaza se convirtió en refugiado político por
audacia de las Comisiones Nacionales para Refugiados del Mercosur (Conare), integradas por los ministerios de Relaciones Exteriores, Rectitud e Interior de Argentina, con la décimo incluso del Suspensión Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, habría sido “la presión del gobierno de Cristina Kirchner la que permitió que Apablaza pudiera quedarse en el país desde 2011”.

Clarín agrega que esa valentía no implica que se tenga que ir de forma inmediata, “porque por empezar tiene el derecho de apelar”, y agrega que “Apablaza vive aquí con su familia. Su mujer es la periodista Paula Chain, que trabaja en la Presidencia de la Nación”.

El presidente de la Corte Suprema, Hugo Dolmestch, aseguró a en marzo de 2016 que el objetivo de perdurar la extradición de Galvarino Apablaza tenía como fin que el ex frentista respondiera por su responsabilidad frente al crimen de Guzmán.

“Yo insisto en que se mantenga la extradición, porque es necesaria (…) lo importante es que él responda de su responsabilidad criminal”, dijo.

Y agregó que “uno de las causales o de los motivos más importantes de la extradición es que se defienda también a las personas de juicios injustos o que se les atribuyan delitos que no corresponden y por eso en todos los convenios se dice que cuando las extradiciones se traten de problemas políticos o religiosos no se conceden… pero aquí se concedió, aquí lo que paró esto fue la declaración de refugiado. No está calificado de que esto sea un delito político y lo vayan a procesar por motivos políticos”.