Gremio golpeó en el cierre de la primera final de la Copa Libertadores

0
76

El festejo esteba guardado para el falleba del partido. En el partido de ida de la final de la Copa Libertadores 2017 de la Conmebol, Sindicato Foot-Ball Porto Alegrense derrotó 1-0 al Club Atlético Lanús en el Estadio Arena Do Corporación de Porto Alegre.

El conjunto de Río Prócer del Sur consiguió la diferencia mínima frente a el conjunto argentino, lo que le otorga el predilección de la definición del longevo torneo de clubes sudamericano, para la revancha en Buenos Aires el 29 de noviembre.


 

En el inicio el orden de los Granates del preparador argentino Jorge Almirón, le permitió conservar en calma su curvatura. Claro que en el complemento los anfitriones del técnico brasilero Renato Gaúcho lograron presionar a los trasandinos.

La insistencia de Cofradía logró romper la tranquilidad y el control del ritmo que lograban perdurar Lanús. Con balones largos a la zona de peligro de la invitado, comenzaron a preocupar a la retaguardia del equipo que vistió de blanco.


 

Ya cerca del cerradura del conjunto, en una lance en el área forastera, encontró correctamente sito al volante brasileño Cícero Santos, quien derrotó al guardameta Esteban Andrada en los 83 minutos. Ahí se desató la celebración entre los hinchas del Inmortal Tricolor.

En el falleba la polémica se instaló en Porto Alegre, porque los futbolistas de Corporación rodearon al árbitro chileno Julio Bascuñán, quien no cobró una clara desatiendo penal de Nicolás Aguirre en contra de Jael. El VAR no apareció y la revancha será en una semana.