Ignacio Lastra y sus experiencias extremas en Brasil: nadó con pirañas y cocodrilos

0
208

Aunque ya están de regreso en Pimiento, Ignacio Losa y Julia Fernández pasaron 11 días en Brasil. Pero no fue un alucinación de lujos y comodidades, pues la pareja visitó a la clan de la maniquí que vive en Mato Grosso, un pantanal al interior del país.

Para salir a su destino desde el aeropuerto, arrendaron una camioneta Wolkswagen Amarok, que a pesar de su tamaño no logró atravesar ilesa el interior de la selva de tierra. “Al pasar un hoyo fue tanto el impacto que se quebraron los espejos retrovisores laterales. Por eso, toda la gente de la zona se moviliza a caballo”, contó Laja a Las Últimas Parte.

Otro problema fueron los insectos. “La primera noche quedé con 37 picadas de mosquito. Pensé que allá podría comprar un repelente, pero no había nada. La familia de Julia, como está acostumbrada, no usa. Ya al final estaba entero picado, pero ni me rascaba”, agregó el ex de Silvina Varas.

Adicionalmente, el maniquí no quiso dejar suceder una peculiaridad del alucinación: “Después de un recorrido a caballo, Julia se tiró al agua en la Bahía Martinha y me dijo que la acompañara, que hay pirañas y cocodrilos, pero que no hacen nada. Me costó meterme, pero lo hice igual”.

La brasileña explicó al diario que los peces carnívoros solo se acercan cuando hay crimen: “Mi abuelo, que tenía que llevar como 100 cabezas de ganado de un lado a otro, mataba a la vaca más vieja para que las pirañas se distrajeran y así poder cruzar el río”.

Ya avanzadas sus aventuras, Ignacio reconoce que “le perdí el miedo a todo. A mí me gusta mucho el campo, así que llegó un minuto en que estaba en mi salsa. Como que me adapté a la naturaleza del sitio, porque fue un sueño estar ahí”.

La pareja aseguró que tiene planes de retornar. “De todas formas en septiembre”, dice él. “Pero esta vez llevaré repelente”, finaliza con risas.