Ira en Israel luego de resolución que pide poner fin a asentamientos judíos en territorio palestino

202

Sin la tradicional examen de Estados Unidos, el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas aprobó este viernes una resolución que urge a poner fin a los asentamientos de Israel en los territorios palestinos.

El documento fue suficiente con 14 votos a gracia y una renuncia, la de la EE.UU., país que siempre se había opuesto a las resoluciones en contra de Israel, su amigo en Medio Oriente.

La resolución había sido redactada por Egipto pero paralizada este jueves luego de que el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu solicitó la intervención de Donald Trump, el presidente electo de EE.UU, quien pidió a los representantes egipcios que la retiraran.

Sin incautación, este viernes la propuesta fue planteada de nuevo por Malasia, Nueva Zelanda, Senegal y Venezuela de forma conjunta, países que no son miembros permanentes del Consejo.

El tema de los asentamientos judíos en territorios palestinos es una de las disputas más polémicas entre los israelíes y los palestinos, pues éstos últimos los ven como un obstáculo para la paz.

A través de un comunicado, Netanyahu dijo que su gobierno no acatará la resolución que calificó como “vergonzosa” y criticó el papel de EE.UU. y al presidente Barack Obama.

“El gobierno de Obama no solo no protege a Israel contra esta emboscada en la ONU, sino que conspira con ella entre bastidores”, dijo.

“Israel espera trabajar con el presidente electo Trump y con todos nuestros amigos en el Congreso, republicanos y demócratas por igual, para negar los efectos nocivos de esta absurda resolución”.

Un portavoz del presidente de la Autoridad Doméstico Palestina, Mahmud Abbas, calificó la resolución como “un gran golpe a la política israelí”.

“Violación de la ley”

Cerca de 500.000 judíos viven en 140 asentamientos construidos desde la ocupación de Cisjordania y el este de Jerusalén desde 1967.

Según la resolución, los asentamientos “constituyen una flagrante violación de la ley internacional y un gran obstáculo para conseguir una solución de dos estados, así como una paz, justa, duradera y completa”.

Pero Israel defiende su derecho de manejar el comarca y rechaza que sea ilegal.

El fin de los asentamientos judíos en territorios de Palestina ha sido una de las exigencias de las autoridades palestinas para hacer la paz con Israel.

La embajadora de EE.UU. frente a la ONU, Samantha Power, dijo que la resolución refleja los “hechos sobre el terreno” de que el crecimiento de los asentamientos había estado acelerando.

“El problema de los asentamientos se ha tornado tan malo que eso amenaza a una la solución de dos estados”, dijo.

Criticó el apoyo de Netanyahu a la expansión de asentamientos diciendo: “No se puede al mismo tiempo defender la expansión de los asentamientos y abogar por una solución de dos estados que pondría fin al conflicto”.

Sin incautación, Power dijo que EE.UU. no iba a elegir a auspicio de la resolución porque la propuesta era de un enfoque “demasiado estrecho”.

Añadió que incluso si se desmantelaran todos los asentamientos, ambas partes aún tendrían que registrar “verdades incómodas” y tomar “decisiones difíciles” para alcanzar la paz.

Separadamente de Israel y EE.UU., los otros 14 miembros del Consejo de Seguridad votaron a gracia de la resolución.

“Vergonzosa”

A posteriori de la votación, el embajador de Israel delante la ONU, Danny Danon, dijo: “Era de esperar que el mayor aliado de Israel actuara de acuerdo con los valores que compartimos y que hubiera vetado esta resolución vergonzosa”.

“No tengo dudas de que la nueva administración estadounidense y el nuevo secretario general de la ONU inaugurarán una nueva era en términos de la relación de la ONU con Israel”, añadió.

Poco antiguamente de la votación, un detención funcionario israelí, citado por la agencia de informativo Associated Press, acusó al gobierno de Estados Unidos de “cocinar con los palestinos una resolución extrema contra Israel a espaldas de Israel”.

El funcionario, que no fue identificado, agregó: “Este es un abandono a Israel que rompe décadas de política estadounidense de proteger a Israel en la ONU y socava las perspectivas de trabajar con el próximo gobierno”.

 


Fuente:T13.cl