Javier Etcheberry acusa a la NM de padecer cobardía intelectual y de “caer en su propia trampa”

0
429

El ex PPD, Javier Etcheberry, es joyero en su diagnosis político: “el gobierno es malo, la Nueva Mayoría También”, asegura.

El histórico hombre de la Concertación (quien todavía se siente parte de ella) hizo un repaso de algunos errores que, a su sumario, se cometieron a lo espléndido de los abriles. “Nunca pensé que Peñailillo y Arenas iban a terminar de ministros en los cargos que terminaron, pensé que estarían en la campaña y después tendrían cargos menores”, precisó.

¿La razón? “Porque no tenían ni la experiencia ni la capacidad, y así lo demostraron. Fue otra cosa cuando llegaron Jorge Burgos y Rodrigo Valdés. Y el problema no fue solo la Presidenta y los ministros que nombró, sino también los partidos políticos: esto de la retroexcavadora de (Jaime) Quintana fue una locura”, consigna La Tercera.

Explica, encima, que el estado de la Nueva Mayoría es muy malo porque “no sólo hay peleas internas, sino que nadie sabe qué quieren hacer. Entonces, escogen a un abanderado que tiene la gracia de no decir mucho qué va a hacer y que -creo yo- tampoco sabe mucho qué va a hacer”, añadiendo que, de ninguna guisa, va a elegir por el senador por Antofagasta.

Con respecto a las cuestionadas inversiones del PS, acusó que hay una cierta “cobardía intelectual, en general con todo el tema del lucro”, agregando que “faltan valentía, rigor intelectual y hoy están cazados con sus palabras. A mí me parece natural que si el PS tiene excedentes, los coloque en el mercado de capitales para tener rentabilidad. Cualquier persona cuando tiene algo de dinero, lo pone en algún lugar donde le dé rentabilidad”.

“El punto es que estaban cazados con que todo lucro es malo, y se agrega que una es la empresa del yerno de Pinochet y empiezan todos a asustarse y deslindar responsabilidades. Creo que hay cobardía, pero cobardía intelectual, y terminan en su propia trampa. Creo que todas estas personas cuando tienen un poquito de plata la ponen en algún lugar que les dé intereses, ¿y es malo eso?”, concluye.