Jorge ‘Pirincho’ Navarrete ante eventual pacto entre Guillier y la DC para la segunda vuelta: “No lo veo trabajando en esa dirección, lo veo trabajando muy poco”

0
70

“Hay que mirar con calma lo que podría ocurrir con la DC después de esta elección”. Así, Jorge Navarrete Poblete percibe como sombrío y desolador el panorama que podría recaer en la legión luego de las elecciones presidenciales, especialmente si se considera que su candidata, Carolina Goic, no ha conseguido un repunte significativo en las encuestas.

Pero eso no es todo. Incluso están las presiones para originar diálogo con Alejandro Guillier, quien hasta ahora es la carta más competitiva del oficialismo. No obstante, según Navarrete, “cualquier acercamiento o acuerdo previo debilita más todavía la posición de Goic, pues se presume que es ella la que deberá endosar el apoyo a Guillier y no al revés. La perplejidad del 19 de noviembre no sólo será el momento de conocer quienes pasarán a segunda revés, sino que asimismo marcará en final de la Nueva Mayoría, al menos tal cual la conocemos hoy

-¿Cómo ve la eventual relación entre la DC y Alejandro Guillier, de cara a una igualmente eventual segunda dorso presidencial?

-La dificultad para contestar esa pregunta es que no hay una sola Democracia Cristiana. Los militantes más activos, donde incluyo igualmente a los funcionarios públicos, estarán de seguro con Guillier en la segunda dorso. Los votantes tradicionales de la DC, más moderados y conservadores quizás, probablemente inclinen cerca de Piñera su preferencia en el balotaje. Y en los dirigentes y otros personeros con veterano visibilidad pública, de seguro habrá un quiebre precisamente premeditadamente de los apoyos y la política de alianzas a posteriori de la incertidumbre del 19 de noviembre.

-Hay sectores en la DC, encabezados por Martínez, Aylwin e Ignacio Walker, que nunca han comulgado con la candidatura de Guillier. Walker, de hecho, lo ha tildado de demagogo. ¿Se han ablandado la postura de este sector, delante el mal desempeño de Goic en las encuestas?

-No lo creo. Lo hubieran hecho si Guillier tuviera alguna posibilidad de percibir la alternativa, como efectivamente ocurrió con Bachelet hace 4 abriles detrás, donde las diferencias que de guisa tan exuberante hoy se presentan, fueron ayer relegadas a un segundo plano en la perspectiva de recuperar el poder. Pero de cara a una muy segura derrota electoral, a estas gloria no hay mucho que revisar o de que lamentar con Guillier.

-Matías Walker dijo que no hay falta que dialogar con Guillier antaño de la alternativa. ¿No deberían ponerse a trabajar desde ya, pensando en un “todos contra Piñera”?

-Suponiendo, cuestión que no creo, que todos los militantes de la Cuerpo suscribirán un “todos contra Piñera”, cualquier acercamiento o acuerdo previo debilita más todavía la posición de Goic, pues se presume que es ella la que deberá endosar el apoyo a Guillier y no al revés. La incertidumbre del 19 de noviembre no sólo será el momento de conocer quienes pasarán a segunda reverso, sino que todavía marcará en final de la Nueva Mayoría, al menos tal cual la conocemos hoy.

-¿Quién en la DC mira con mejores luceros la candidatura de Guillier y cómo, de acuerdo a la correlación de fuerzas al interior de la cuerpo, se puede esperar que las personas que apoyan al senador tengan voto y fuerza al interior del partido y logren un apoyo para él en segunda dorso?

-Los sectores proclives a apoyar a Guillier en una segunda reverso son todos aquellos que dicen representar una posición más progresista y que se han mantenido más cerca del gobierno y la coalición. Son adicionalmente mayoría en el interior de la DC y eso significa que institucionalmente dicho partido debería manifestar formalmente su apoyo al senador radical en la segunda dorso. Cosa distinta, es que los votantes de Goic secunden esa moción. Siquiera podrá evitarse que varios dirigentes -incluyo miembros del Congreso- se resten del proceso o de forma explícita manifiesten su desacato frente a esa osadía. Ese quiebre podrá darse de forma brusca y colectiva; o, lo más probable, el desangramiento será premioso e individual.

-Diputados PS le pidieron a Guillier acercarse a la DC con miras a segunda dorso. ¿Hay desesperación al interior de la Nueva Mayoría por cuadrarlos a todos con el senador?

-Mientras la DC siga siendo el partido más noble la Nueva Mayoría, obviamente tiene poco que sostener o influir en el resultado de dicho proceso. Más que conversar hoy con Goic, a Guillier le debería interesar amarrar a los candidatos al parlamento de la DC que resulten electos y así comprometerlos en la campaña presidencial cuando ellos ya no tengan a su candidata. Con todo, no veo a Guillier trabajando en esa dirección. De hecho, en términos generales, lo veo trabajando muy poco.

-¿Qué debería hacer Goic si sale derrotada ampliamente en primera dorso? ¿Con qué adoquinado queda para negociar con Guillier?

-Va a necesitar de dos cosas: el resultado y porcentaje que ella personalmente obtenga en la votación presidencial y el desempeño que los candidatos de la DC tengan en la comicios parlamentaria. Ninguna de ambas se ve muy auspiciosa. Por lo demás, y a esas jefatura, ¿qué habría de querer negociar Goic con Guillier, y al revés? Lo que seguramente ocurrirá es que a posteriori de esta dilema Goic deberá dejar la presidencia de la DC, o lo que quede de ella.

-¿Con qué talante llega la DC a la primera reverso? ¿Es amargo?

-Hay muchas divisiones, rencores y una desesperanza generalizada. El resultado golpeará con fuerza. Para un partido político cuyo rol fue tan relevante en estas décadas y que hoy todavía es mayoría en el oficialismo, el terminar cuartos en la comicios presidencial, no alcanzando los dos dígitos en el porcentaje de votos, sumado el paupérrimo resultado que la grupo obtendrá en la disyuntiva a diputados, será ausencia menos que un desastre total. De hecho, hay que mirar con calma lo que podría ocurrir con la DC a posteriori de esta comicios.

-Considerando los proyectos de país de Guillier y Goic, ¿qué factibilidad tiene un entendimiento entre los dos, de cara a una eventual segunda dorso?

-Contrario a lo que a ratos se trata de mostrar, abundan las convergencias programáticas y las diferencias son una excepción. De esa forma, uno podría racionalmente esperar un entendimiento para segunda reverso. Pero en política, lo más objetivo es lo subjetivo. La propia osadía de no concurrir a una primaria por parte de la DC y hoy marcar una muy acentuada diferencia con el gobierno y el resto de los partidos de la coalición, es sólo un préstamo de que será muy difícil seguir conviviendo en la misma casa.

-¿Guillier sabe, a plenitud, que necesita de Goic para derrotar a Piñera? ¿Ha hecho lo suficiente para acercarse a la senadora?

-Lo que Guillier sabe a plenitud, y asimismo probablemente muchos de nosotros, es que menos medie un acontecimiento muy extraordinario, no hay ya forma de evitar que Piñera sea nuevamente Presidente. Cuando eso ocurre, las miradas e intereses comienzan a situarse en un marco que llevará a estos partidos a la examen y la discusión discurre por cómo blindar, reorganizar y derechamente refundar lo que ahí quedará. Si ha de preocuparnos poco, empecemos mejor a mirar la dilema del 2021.