Justicia congela millonario aporte de Laureate a U. de Las Américas

164

Por Esteban González

En marzo de este año, la Comisión Doméstico de Confirmación (CNA) certificó por los siguientes tres abriles a la Universidad de las Américas (UDLA) del clan estadounidense Laureate. Con ello, la casa de estudios dejó antes lo sucedido a fines del 2013, cuando la CNA rechazó su certificación.

El episodio la dejó sin poder cobrar nuevos alumnos con becas y créditos estatales durante los abriles 2014 y 2015. Adicionalmente, marcó el inicio de una investigación jurídico y administrativa por supuesto provecho en su contra, las que luego se extendieron a las universidades Andrés Bello y de Viñedo del Mar, todas controladas por el categoría Laureate.

La no confirmación del 2013 impactó financieramente a la UDLA. Entre 2013 y 2014 perdió 4 mil alumnos y sus ingresos se redujeron un 18%, pasando de $ 71 mil millones a $ 59 mil millones, según muestran los estados financieros de la institución.

En este marco, la universidad firmó un acuerdo con su compensador. Según los informes presentados este 2016 por la UDLA frente a la CNA, a los que T13 tuvo acercamiento, en diciembre de 2014 la casa de estudios suscribió un convenio con Fleet Street Investments S.a.r.l., una sociedad de Laureate con sede en Luxemburgo (ver documento).

El objetivo: hacer una donación de US $ 10 millones ($ 6.700 millones) para un programa de becas que buscaba atraer a los alumnos que ya no podrían usar el Crédito con Aval del Estado (CAE) en la UDLA. Pero a casi dos abriles de la firma del convenio, los impuestos que debería o no satisfacer la donación tienen enfrentada a la universidad con la imparcialidad. Esto, luego de que un tribunal civil decidiera no permitir la operación argumentando que se trata de un aporte de hacienda y que la UDLA debe tributar por ello.

Hasta hoy, ningún dólar de ese donativo ha llegado a la casa de estudios.

La donación de Laureate es esencia para la UDLA. A pesar de que aún no recibe el patrimonio, la casa de estudios incluyó US $ 9 de los US $ 10 millones comprometidos como parte de sus ingresos del año 2014. Con ello, este año enfrentó un nuevo proceso de credencial con resultados financieros positivos y un resto de $190 millones.

Todo ello quedó plasmado en el noticia que la CNA le encomendó realizar a la consultora EXMO Asesores, como parte de la revisión de la sustentabilidad financiera de la institución (ver documento).

La consultora evaluó a la UDLA en un nivel “medio”, es opinar “que la institución no posee por ella misma una estructura financiera, indicadores operacionales positivos y posición competitiva de mercado que le permita sustentar el proyecto educativo a futuro”.

En el relación de credencial de marzo pasado, la CNA alertó lo futuro: “Respecto de la situación financiera, si bien se soporta como una organización en marcha, se observa que la situación de ingresos operacionales es crítica y que el margen operacional y su correlato en déficit de flujo operacional también lo son”.

Para admitir el moneda, la universidad debe contar con el gastado bueno de la honestidad, en un proceso que se conoce como “insinuación” y que la UDLA inició en enero de 2014 frente a el 28° Tribunal Civil de Santiago.

En la causa, el tribunal consultó al Servicio de Impuestos Internos (SII) su parecer. En marzo de 2016 la Dirección de Grandes Contribuyentes del SII informó que a su litigio la internación a Pimiento de los US$10 millones no debería respaldar impuestos “en tanto esté destinada a la difusión de la instrucción y el adelanto de la ciencia en el país” (ver documento).

Tras ello, los abogados de la UDLA pidieron al tribunal que se pronunciara formalmente. Pero el 11 de junio pasado, la jueza Paulina Valenzuela cerró la puerta a que el parné sea traspasado como una donación sin enriquecer impuestos.

La magistrada determinó que “sin perjuicio de la denominación que efectúa el peticionario de ‘donación’, lo cierto es que en la especie, se trata de realizar un aporte de capital proveniente del extranjero” (ver documento). Luego la universidad debía encariñarse a las normas que regulan la internación de capitales extranjeros en Pimiento, pagando los impuestos respectivos.

El 22 de junio pasado, la UDLA apeló a la valentía del 28° Judicatura civil de Santiago, memorial que se vió esta mañana en la Novena Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago.

Tras los alegatos la causa quedó “en acuerdo”, y se dilación que en el interior de la próxima semana se conozca la sentencia, la que definirá el futuro de la millonaria donación.

T13 contactó al radio de Prensa de la UDLA, pero hasta la publicación de este noticia no obtuvo una interpretación de su parte.

Fuente:T13.cl