Justicia española ordena cerrar centros de votación del referéndum en Cataluña

0
119

El Tribunal Superior de Equidad de Cataluña (TSJC) tomó hoy el control de las actuaciones para evitar el referéndum ilegal del 1 de octubre, hasta ahora promovidas por la Fiscalía, y ordenó a la Policía que falleba los centros de votación e impida que se prepare la consulta en ellos.

A cuatro días de la término fijada por el Gobierno catalán para celebrar el referéndum, la magistrada del TSJC Mercedes Armas ordenó a la Policía catalana, conocida como Mossos d’Esquadra; la Policía Doméstico y la Vigilancia Civil que, de forma conjunta, impidan que se abran los locales designados para la consulta secesionista y requisen el material electoral que encuentren en los mismos.

La enjuiciador solicitó incluso a la Fiscalía que cese en sus “diligencias, actuaciones e instrucciones” sobre el referéndum ilegal, ya que será ella quien asuma las próximas directrices, tras semanas en que las que el Servicio Notorio ha llevado la iniciativa.

No obstante, la magistrada avaló la osadía de la Fiscalía de ordenar la custodia de los locales designados como puntos de votación y de que sea un cargo del Tarea castellano de Interior quien coordine el eficaz policial contra la consulta.

En una de sus últimas instrucciones, la Fiscalía ordenó a las policías locales asegurar que el material electoral propiedad del Estado que guardan los ayuntamientos catalanes, fundamentalmente urnas, sean utilizados para el referéndum.

La Fiscalía dispuso igualmente que la Custodia Civil y la Policía Doméstico, yuxtapuesto a las policía locales, apoyaran si fuera necesario a los Mossos d’Esquadra, posteriormente de que la policía catalana expresara sus reticencias a la orden de precintar los locales del referéndum antiguamente del próximo sábado.

El cabecilla operante de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, se comprometió hoy a cumplir con las órdenes de la Fiscalía, aunque alegó que se ajustarían a los principios de “oportunidad, proporcionalidad y congruencia”, delante el peligro de alteraciones en el orden conocido.

Grupos independentistas han pedido a sus activistas que se concentren en las escuelas para permitir que sean utilizadas el día 1 e impedir que las fuerzas de seguridad las clausuren.

En este contexto se enmarca la advertencia del director de los Mossos, delante el temor de que una intervención policial frente a un especie de concentrados pueda degenerar en desórdenes.

Por otro costado la Audiencia Doméstico anunció incluso que investigará los disturbios ocurridos el 20 y 21 de septiembre en Barcelona, fundamentalmente el hostigamiento a agentes de la Guarda Civil durante una operación policial contra el referéndum ilegal del 1 de Octubre.

La seguridad y el orden conocido asimismo estuvo presente en la sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados, donde el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, aseguró que el refuerzo de policías y guardias civiles en Cataluña se mantendrá “mientras sea necesario”.

Otros grupos, como los socialistas (PSOE) y los liberales (Ciudadanos) hicieron llamamientos al Ejecutor catalán para que retire su pretensión de una consulta y recupere el diálogo con el Gobierno castellano.

Igualmente llamó al diálogo y a una opción basada en el respeto a las leyes, la Conferencia Obispal Española (CEE), posteriormente de que más de 300 sacerdotes y diáconos catalanes firmaran un manifiesto de apoyo a la independencia y, luego, otros 400 religiosos pidieran la mediación del papa Francisco a privanza de la consulta.

Desde las filas secesionistas, el presidente catalán Carles Puigdemont, convocó para este jueves la emplazamiento Asociación de Seguridad de Cataluña, un organismo que agrupa a los responsables en ese ámbito tanto de carácter estatal como regional.

La convocatoria es otra muestra de la distancia entre el Gobierno castellano y el autonómico, porque la reunión debe hacerse por iniciativa de ambas partes y Puigdemont ha optado por hacerlo de modo parcial.