La doble concesión de TV que vulneró la legalidad en el Gobierno de Piñera y se consolidó con Bachelet

0
220

La ley 18.838 que regula el Consejo Doméstico de Televisión y las concesiones de señal abierta, establece claramente que no podrá entregarse otra concesión “a la persona jurídica que sea titular de una concesión VHF o que controle o administre a otra concesionaria de servicio de radiodifusión televisiva de libre recepción VHF, en la misma zona de servicios del país”. Esta antigua regla se mantuvo igual al modificarse esta ley para permitir la implementación de la televisión digital en Pimiento.

Eso es en el papel. Pero en los hechos parece que no es así cuando se tiene a la aspecto el caso de las estaciones Telecanal (canal 2 en Santiago) y La Red (canal 4 en Santiago).

Ambas señales están estrechamente vinculadas al patrón de origen mexicano (Remigio) Donosura González, conocido en toda Latinoamérica como “El Fantasma”, por sus prácticamente nulas apariciones en los medios. González controla 45 canales de televisión en 16 países de Centro y Sudamérica, encima de México. A ellos se suman 68 estaciones de radiodifusión en 12 países, un diario en Ecuador, 65 salas de cine y un equipo de fútbol, el Comunicaciones de la ligazón guatemalteca. Todas estas posiciones forman el colección Albavisión. Adulterado así en honor a la esposa de El Trasgo, Alba Lorenzana, quien se encuentra implicada en una causa de financiamiento político irregular en Guatemala. El escándalo terminó con la renuncia del Presidente Otto Pérez Molina en 2015.

El señor de los Panama Papers

En Pimiento aparentemente todo funciona jurídicamente en regla. En un documentación de 2014 la Fiscalía Doméstico Económica, premeditadamente del intento de asociación entre el canal La Red y las radios de Iberoamericana del conjunto Prisa, el organismo estableció que el canal es una sociedad anónima cerrada “controlada indirectamente” por Remigio Cielo González y afirma que no tiene “participación directa e indirecta en otro medio de comunicación en Chile”.

En propósito, La Red funciona bajo la sociedad denominada Compañía Chilena de Televisión S.A. Pero interiormente de ella un entramado societario da forma a Mundial Holding Properties Corporation, que es la principal capitalista y en la que figuran Remigio Pedazo de pan González, su esposa Alba y su hija Morelia.

Completo Holding Properties Corporation tiene domicilio en las Islas Vírgenes Británicas, y está en el relación de los clientes de la oficina Mossack Fonseca, el buró que abrió la información conocida como los Panama Papers, a partir de la cual se revelaron cientos de sociedades constituidas por personas de parada patrimonio y líderes políticos en paraísos fiscales, para eludir impuestos y fiscalización.

Integral Holding Properties Corporation, la matriz con la que González controla La Red, fue constituida el 10 de marzo de 2010 a través de otro intermediario, la oficina de abogados con sede en Uruguay, Atlantic Tower. La misma data y la misma oficina en la que se constituyó Wayland Services Group Limited, otra sociedad con domicilio en las Islas Vírgenes Británicas, que es la firma controladora de Telecanal. En este caso, como titular no aparece Remigio Encanto González, sino otro mexicano: Guillermo Cañedo White. Para posesiones jurídicos, en Pimiento la firma quedó como Wyland Services Group, sin el detalle de “Limited”, que es como figura en los registros de los Panama Papers.

Según los archivos de Mossack Fonseca citados por la revista mexicana Proceso -integrante del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación- Cañedo y González son socios en Wayland Services Group, y “el Fantasma” integra el directorio.

La relación de negocios entre Guillermo Cañedo y Remigio Garbo González, dueño de La Red desde 1998, está documentada al menos desde 2007, meses posteriormente de que dejara su cargo como director de finanzas en Televisa, dueña del club América de México, del cual Cañedo fue presidente. Como vicepresidente de la Concacaf, el nombre de Cañedo igualmente aparece en el escándalo de corrupción de la FIFA.

Cañedo ayudó a González a materializar su presencia mediática en Argentina, donde compró el 80% del Canal 9 en 2007 y en el que “El fantasma” figuraba en el primer directorio unido a dos argentinos y el propio Cañedo.

En la prensa argentina que reportó la operación, se consigna la “sospecha” que existe en Pimiento respecto de la propiedad que todavía tiene en Telecanal. Esa sospecha siempre ha estado instalada, pero el Consejo Doméstico de Televisión (CNTV) carencia concreto ha hecho al respecto. Y la Subsecretaría de Telecomunicaciones (Subtel), sin veterano cuestionamientos, le ha capacitado dos señales de televisión para que hagan su migración a TV digital, lo que le permitirá prolongar e incrementar su inédita y enorme concentración de espectro radioeléctrico.

Recordemos que la modificación a la ley 18.838 sobre televisión abierta comprometió la asignación de una señal de 6 mhz para cada concesionario de televisión abierta analógica, con el objeto que migren a TV digital; es asegurar, por derecho propio, sin tener que postular ni concursar para que se les otorgue (como sí lo tienen que hacer los que aspiran a ser nuevos en el negocio televisivo digital).

Otra prueba del vínculo comercial muy cercano entre Cañedo y González, es el hecho de que el clase Albavisión registra su domicilio en Miami, específicamente en 2600 Southwest 3rdAvenue PH-B, Miami, Florida 33129. La misma dirección que entrega Cañedo para otra sociedad con sede en Miami, Shf Research Institute Corp.

Un secreto a voces

En este contexto, el abogado Luis Cuello, conocido por patrocinar el requerimiento que terminó con la expulsión de Agustín Edwards del Colegio de Periodistas y otro para conocer las actas del directorio de TVN que podían mostrar el conflicto de interés del ex director Cristián Leay con el caso SQM, escudriñamiento ahora hacer luz respecto a los rumores sobre que el mexicano Angel González –por sí o por terceras personas- tendría dos concesiones de TV abierta en Pimiento: las utilizadas por el Canal 2 y canal 4.

En diciembre de 2016 Cuello pidió a través del Consejo Para la Transparencia (CPLT) la información sobre los cambios en la propiedad y los directorios de los canales privados entre 2010 y 2016. El CNTV sólo entregó los datos correspondientes al año pasado. A la Fiscalía Doméstico Económica asimismo pidió los informes a partir de los traspasos de propiedad en los concesionarios de las respectivas señales. Ambas instituciones entregaron información parcial, por lo que el abogado apeló y el CPLT aceptó los bienes ordenando entregar la información completa.

La información

En el camino, Cuello se ha formado la convicción de que, en la destreza, Remigio Querubín González controla las dos mencionadas concesiones de televisión abierta.

“Hay elementos de facto, que permiten acreditar fehacientemente, que estamos en presencia de un mismo grupo empresarial y esos elementos de facto, tienen que ver con, por ejemplo, estas dos empresas, Wayland Services y Global Holding, están constituidas e intermediadas por una misma oficina, el mismo estudio jurídico, junto con otras empresas offshore, que pertenecen a integrantes de la red, del entorno de Remigio González”, afirma.

El abogado detalla encima que “a partir de los antecedentes que hemos recopilado de fuentes abiertas, fuentes públicas, voy a presentar un requerimiento al CNTV con el objeto de que revise la legalidad de la concesión de Telecanal y la caducidad de ella, toda vez que como digo ha sido obtenida ilegalmente”.

Ambas señales están estrechamente vinculadas al patrón de origen mexicano (Remigio) Atractivo González, conocido en toda Latinoamérica como “El Fantasma”, por sus prácticamente nulas apariciones en los medios. González controla 45 canales de televisión en 16 países de centro y Sudamérica, encima de México. A ellos se suman 68 estaciones de radiodifusión en 12 países, un diario en Ecuador, 65 salas de cine y un equipo de fútbol, el Comunicaciones de la aleación guatemalteca. Todas estas posiciones forman el orden Albavisión. Adulterado así en honor a la esposa de El Aparición, Alba Lorenzana, quien se encuentra implicada en una causa de financiamiento político irregular en Guatemala. El escándalo terminó con la renuncia del Presidente Otto Pérez Molina en 2015.

De acuerdo a estos referencias, la responsabilidad del CNTV radica en que al momento de autorizar el traspaso de la concesión a Telecanal -desde la Compañía Chilena de Telecomunicaciones (Radiodifusión Cooperativa, que operó el antiguo canal Rock & Pop)- debió existir viejo rigurosidad al momento de rastrear a los propietarios, atendida la prohibición admitido para que exista un compensador popular para dos o más canales de TV. “La regla en materia de televisión siempre ha sido que se admite una concesión por zona de servicio, en este caso efectivamente esta operación (de revisión de antecedentes- se realizó durante la presidencia del señor Herman Chadwick. Creo que pudo haber existido mayor celo, desde el punto de vista del CNTV en esa época, como también de la Fiscalía Nacional Económica, toda vez que la forma de operar del grupo Albavisión y de Ángel González, son conocidas respecto del uso de testaferros”.

El abogado exhibe un documento que complica aún más las cosas. Entre la información obtenida por Ley de Transparencia se observa que desde 2011 a 2013 el mexicano Juan Salvador González Estrada fue, anejo a dos chilenos, representante admitido de Canal Dos S.A., la sociedad que materializa el control de Wayland sobre Telecanal. Este hecho contraviene la ley que prohíbe a extranjeros ser representantes legales de los medios en los que puedan participar.

González Estrada todavía aparece registrando otra sociedad, Footschooltv America, LLC, con la misma dirección de Albavisión, la firma que controla La Red. El mexicano incluso registró ese domicilio cuando participó como director y luego como representante constitucional de Telecanal.

Al respecto fue consultado el abogado Herman Chadwick Piñera, primo hermano del ex Presidente Sebastián Piñera (es el hermano decano del hombre robusto de su campaña, Andrés Chadwick) y asegura que por el tiempo que ha pasado no recuerda todos los detalles pero que “los antecedentes pasan por un equipo jurídico y luego se debaten abiertamente y en este caso estaba todo en regla”, asegura.

Para el abogado Cuello estos datos sólo aumentan la peligro en el proceso de traspaso de la concesión. La ciudadanía chilena de los representantes legales de concesionarios de televisión es un requisito de derecho ajustado, cuyo incumplimiento acarrea la caducidad de la concesión. Esa castigo debió ser requerida por el CNTV. Es especialmente tranquilo que se haya pasado por parada, afirma.

Otro de los medios que agrava la situación y contradice a Chadwick, proviene del propio CNTV. Un texto publicado por la institución titulado “Concentración de Medios en la Industria Televisiva Chilena” señala en sus gráficos respectivos que Albavisión tiene 2 señales de Tv.

Estas dos señales, ahora que está en proceso de concreción la denominada TV digital, le permitirá al corro controlado por González contar con la enorme cantidad de 12 mhz del espectro radioeléctrico, lo que puede traducirse en una entrada concentración mediática, al permitir intervenir -en esas dos señales- más de 6 canales de televisión (se asignan 6 mhz para cada señal de TV, y en esos 6 mhz pueden funcionar, con la tecnología digital adecuado, dos canales HD y uno SD, encima del canal One sec para celulares).

Contactados para esta nota, tanto en La Red como en Telecanal declinaron hacer comentarios. Pero al interior de La Red, reconocen que son “canales primos hermanos” pero que operan con independencia, igual que respecto de los otros actores de la industria, como prueba de ello recuerdan que La Red vende películas a Telecanal, al igual que a Mega y Canal 13. La cesión de películas para televisión ha sido el negocio histórico de Remigio Pedazo de pan González desde los abriles 80, el medio con el que se transformó de un hábil contador a magnate de medios en Latinoamérica.

Puestos al tanto de estos informes en el Consejo Doméstico de Televisión, se remitieron a entregar un oficio del 7 de julio de 2016 en que se detalla que Telecanal es propiedad de Wayland Services Group. Mientras que en la Subtel recuerdan que sólo actúan como una contraparte técnica y no tiene capacidad para impugnar una concesión. Paralelamente afirman que los 6mhz disponibles para televisión digital, son iguales para todos: tanto en Telecanal como en La Red. Finalmente en la FNE consultados sobre estos datos no hubo respuesta.

El hombre de el Aparición en Canal 13

Interiormente de los pocos hombres que han mantenido contacto directo con el Aparición, está el ex director ejecutor de La Red, Javier Urrutia.

Urrutia tenía 32 abriles en 2004 cuando era secretario militar de Chilevisión, entonces propiedad del reunión Claxson, del venezolano Gustavo Cisneros. El director ejecutor de Chilevisión era Jaime de Aguirre, quien debió suspender sus funciones luego de ser procesado por el caso de la cámara oculta en la oficina del mediador Daniel Pelado, que hasta ese momento, investigaba el caso Spiniak

El cargo de Urrutia era precisamente para concretar la saldo del canal a Sebastián Piñera, pero la situación jurídico de De Aguirre, entonces el Rey Midas de la televisión, lo dejó como director ejecutor. Testigos de la época dicen que la relación entre los dos se quebró a posteriori de que Urrutia llamara a Piñera, para ofrecerse como reemplazante oficial de De Aguirre. Pero Piñera se negó a aceptarlo.

Como Secretario Militar de Chilevisión, representaba al canal en Anatel y en esa mesa conoció a José Manuel Larraín, entonces director de La Red y actualmente de Telecanal. De esta forma Urrutia entra al redil de Remigio Santo González, que en 2005 lo nombra como director ejecutor de un canal en Ecuador.

Ahí estuvo hasta 2008 cuando se fue a Perú para dirigir el controvertido canal Frecuencia Latina (por sus relaciones con el fujimorismo) del israelí Baruch Ivcher. De ese puesto no salió perfectamente y fue Santo González, posteriormente de una reunión en el Ritz de Mediacaña, quien le pide hacerse cargo de La Red, que tenía números en rojo.

Así llegó en 2010 de revés a Pimiento y en los casi siete abriles que estuvo al frente logró consolidar una programación de buen rating como el sideral Mentiras Verdaderas y el segmento matinal, de buen rating y bajo presupuesto en relación a los canales grandes. Al debe quedó en el radio de prensa, radio que cerró posteriormente de ocurrir tenido rostros importantes como Beatriz Sánchez y Alejandro Guillier.

Sin requisa, la cesantía en televisión le duró muy poco a Urrutia a posteriori de dejar La Red en mayo de este año. A fines de junio, Canal 13 lo fichó para integrar el directorio. Y desde ayer, aunque no es oficial todavía es el más serio candidato a convertirse en el director ejecutor de la señal donde Andrónico Luksic es el capitalista mayoritario. Esto, luego de la renuncia de René Cortázar a la presidencia del directorio. Alejandra Pérez, contemporáneo directora ejecutiva asumirá en su punto, dejando el puesto más visible entre los ejecutivos de la tiempo, en manos de Javier Urrutia.