La estrecha relación de los ministros de la dictadura con la DINA y la CNI

0
148

El 27 de abril de 1987, Sergio Melnick es afamado ministro de la Oficina Doméstico de Planificación (Odeplan). Como todos los funcionarios de Gobierno, Melnick participó en un acto de Destacamento Doméstico, un remedo del movimiento que cuatro abriles antaño habían fundado militantes de derecha nacionalista para conmemorar los 10 abriles del Shock, pero que con destino a fines de la dictadura pretendía convertirse en el rostro civil del régimen, de cara al plebiscito de 1988.

A ese acto corresponde la foto de Melnick inmediato a Álvaro Corbalán, presidente eficaz de la Central Doméstico de Informaciones (CNI), hoy preso en la prisión de Punta Peuco por delitos de lesa humanidad contra opositores al régimen.

La imagen ha vuelto a salir en redes sociales trayendo de reverso el pasado de Melnick como colaborador de la dictadura, premeditadamente de la negativa que por esta razón aplicó la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, para no asistir al programa “En Buen Chileno”, de Canal 13, donde Melnick es panelista.

“No voy a ir porque no quiero validar que en televisión haya una persona que es panelista y que fue ministro de un dictador. Creo que, en un país decente, una persona que fue ministro, subsecretario de un dictador, no puede estar en un Gobierno y no debería estar en un programa de TV”, dijo Sánchez, ganándose las críticas de un amplio espectro de la ámbito política, desde algunos de sus partidarios hasta, evidentemente, la derecha simpatizante de la dictadura, que permanece en posiciones de poder.

Pero este no es el primer episodio que complica a Melnick en televisión, o la primera vez que debe dar explicaciones por su pasado como colaborador de Pinochet.

Amigos en Papudo

A comienzos de agosto, en el mismo programa, el diputado del PC Daniel Núñez –premeditadamente de que Melnick cuestionara su apoyo al régimen de Venezuela– le recordó al ex ministro que en 1987 desaparecieron cinco integrantes del FPMR, y él, que formaba parte del salita, no hizo nulo al respecto. “Fueron detenidos por la CNI, torturados y hechos desaparecer, y tú, en ese entonces ministro, pudiste haber hecho algo. ¿Por qué no los denunciaste?”, le dijo Núñez.

Melnick en esa ocasión se defendió señalando que “estábamos trabajando de acuerdo a un itinerario constitucional para construir una democracia en Chile”. Y Ahora, posteriormente de pelar la “inconsistencia” democrática de Beatriz Sánchez, el ex ministro negó que fuera fundador de Vanguardia Doméstico y explicó su relación con el ex presidente operante de la CNI. “Yo no he participado de ningún partido. Yo conozco a Álvaro Corbalán, es papudano, yo lo conozco de joven. No justifico nada de lo que pasó ni de lo que hizo. Pero la historia es un poco más compleja”, indicó.

Coordinación diaria

Precisamente a ese contexto más confuso de la historia es al que pertenecen los documentos oficiales del Estado, que prueban la estrecha coordinación entre el poder civil, al que pertenecía Melnick, y la policía secreta, a cargo primero de Manuel Contreras y luego de Álvaro Corbalán.

El periodista Mauricio Weibel ha escrito dos libros basados en los documentos que muestran cómo ambas esferas del régimen trabajaban juntas. En Asociación Ilícita, en coautoría con Carlos Dorat, aparecen decenas de documentos en que los ministros colaboraron en la persecución de opositores, como un oficio enviado por Alberto Cardemil, quien fuera ministro Secretario Militar de Gobierno de Pinochet, en el que detallaba todos los historial de las personas que trabajaban en la Vicariato de la Solidaridad.

“La CNI enviaba todos los días un crónica de inteligencia a los ministros, había reuniones de los subsecretarios de todas las carteras en los cuarteles de la CNI. Nadie puede sostener que no sabía lo que sucedía. Quizás no los detalles más macabros, pero que había represión, es increíble que algún dijera que no sabía”, explica el periodista.

Cardemil, consultado sobre este documento, cuando apareció el manual en 2012 y él era diputado de la UDI, aseguró que no se acordaba. Igualmente existía una logística para contrarrestar las evidencias de lo que pasaba respecto de los Derechos Humanos en Pimiento, frente a organismos internacionales. Otro documento del 31 de diciembre de 1976 consigna que Manuel Contreras envió un “perfil humano” de Pinochet al canciller Patricio Carvajal, para que fuera distribuido en las embajadas de Pimiento más o menos del mundo.

“La colaboración, la comunicación entre la DINA, y luego la CNI y los ministerios era diaria, incluso en temas que eran políticos, administrativos y represivos. Todo esto está registrado en miles de documentos que he revisado, que son documentos con la firma de los ministros, con timbre, finalmente documentos oficiales del Estado”, explica Weibel, que este año acaba de difundir Los Niños de la Alzamiento, que en parte recoge la logística conjunta de la policía secreta y los civiles para combatir al movimiento estudiantil que se oponía a la dictadura.

Todos identificados

“La CNI enviaba todos los días un informe de inteligencia a los ministros, había reuniones de los subsecretarios de todas las carteras en los cuarteles de la CNI. Nadie puede decir que no sabía lo que sucedía. Quizás no los detalles más macabros, pero que había represión, es imposible que alguien dijera que no sabía”, explica el periodista.

Según logró establecer el autor, la CNI no solo actuaba eliminando personas sino que intervenía en el trabajo político y burócrata del Gobierno. Cada vez que se quería contratar a algún en el Estado, esa persona tenía que tener un noticia de la DINA o de la CNI. En 1979, el historiador Gonzalo Viario Correa organiza con Odlanier Mena, el jerarca de la CNI, la primera revisión masiva de referencias de los profesores del sistema sabido, de 90 mil profesores. A posteriori que revisan esas fichas, empiezan a operacionalizarlas, por parte del ministro de Educación, Alfredo Prieto Bafalluy, que hasta 2015 fue abogado de la Corte Suprema”, ejemplifica, para consignar que los colaboradores de la dictadura siguieron en puestos de importancia hasta mucho posteriormente de terminado el régimen.

Weibel reconoce que como parte de estos documentos incluso deberían existir pruebas de la coordinación entre el categoría que encabezaba Corbalán y el empleo de Melnick. “Los papeles deben estar ahí si alguien los quiere ir a buscar, yo me metí en Educación. Pero la CNI apoyaba el despliegue de políticas públicas del régimen. Es muy dificil que alguien no supiera que había represión. Es como el portero de Auschwitz, no mató a nadie, pero veía de donde salían los humos”, insiste.

El periodista recuerda una discusión a través de una serie de memorándums, los correos electrónicos de la época, en la que participó Sergio Fernández, entonces Ministro del Interior de Pinochet y luego senador de la UDI en democracia. “En algún minuto, se genera una discusión a través de memorandums, sobre desde qué edad se puede exiliar a los niños y finalmente deciden que se puede desde los 13 años. Ese no es un acto represivo físico pero es un acto represivo político brutal”, dice Weibel.

Fernández, agrega, fue incluso más duro que la CNI otro documento prueba que la policía secreta era partidaria de hacer retornar a algunos exiliados para descomprimir el dominio, con lo que Fernández no estuvo de acuerdo y sugería prolongar a todos en la misma condición de confinamiento.

“Hay documentos en que los ministros reciben información de personas que delatan a profesores y a partir de eso, vendían la información a la CNI para que tomara las medidas pertientes”, afirma Weibel, como parte de la información que se puede encontrar en su tomo más fresco Los Niños de la Levantamiento.