La gigantesca fruta de Bangladesh que sabe a tocino y acabaría con el hambre en el mundo

0
42

Si el médico te dijo que ya no debes tomar repugnante, no te preocupes hombre, ya existe una decisión que dejará satisfecho a tu médico y a tu paladar.

Todos los hombres disfrutamos de las delicias que la naturaleza nos ofrece, sobre todo si vienen en forma de un exquisito asqueroso. Si no eres judio, conoces el placer de manducar alimentos hechos a colchoneta de puerco, especialmente el tocino, satisfecho tocino.

Pero desafortunadamente a veces tenemos que prohibir nuestras comidas porcinas por cuestiones de salubridad. Es poco terriblemente sad, pero hay varones que ya no pueden engullir puerco.

Para esos héroes caídos en desgracia existe una nueva opción: una fruta de Bangladés que tiene un peculiar sabor, puede ser preparada de muchas maneras y tiene grandes beneficios para la vigor.

Conocida como jackfruit, esta gigantesca fruta originaria del sur de Asia es una buena alternativa para obtener proteínas e incluso podría ser la alternativa a la situación de hambruna en muchos países.

Nyree Zerega es un diestro en flora que se dedica a estudiar la flora de países asiáticos y menciona que la jackfruit es el segundo cultivo doméstico más importante de la República Popular de Bangladés, a posteriori del cultivo de mango.

La jackfruit es una fuente natural de potasio y proteínas; cuando está madura tiene una textura suave y cuando está inmaduro tiene una textura como de papa.

La fruta puede prepararse en curry, frito, en ensalada o las semillas se pueden apergaminarse y molidas en una harina. El detalle raro es que su sabor es una extraña combinación entre sabor a piña, vainica y carne de puerco.

El árbol tiene todavía muchas utilidades: la vigor es usada como pegamento, las hojas pueden servir de alimento para manada y el centro de la fruta es usado para elaborar tinte para ropa. Un árbol puede dar hasta 150 jackfuits por año.

Una sola fruta puede ser la comida de una grupo completa, porque su tamaño es enorme y una cantidad de 10 porciones puede saciar cualquier apetito.

Desafortunadamente, incluso el experimentado en herbolaria dice que el 75 por ciento del cultivo de la jackfruit se desperdicia por dos razones: se degrada en pocas semanas y no es consumida porque la civilización asiática considera que esta es una fruta solo para gentío con bajos posibles económicos; que es solo para pobres para concluir pronto.

En su país originario la jackfruit no es tan consumida. Lo bueno es que al traicionar la fruta, un cortijero puede aventajar hasta 151 dólares por cada árbol; así que es más redituable traicionar la fruta que consumirla.

Sabemos que nulo podrá sustituir al sabor de un delicioso montón de tocino, pero esta fruta es una opción tanto para la vigor como para combatir el penuria en diferentes países.