La letal técnica que usaban los humanos hace 10,000 años para cazar megaterios

0
98

Y pensar que antiguamente solíamos cazar mamuts… y megaterios. Pero seguramente te habrás preguntado, ¿cómo lo hacíamos? Un hallazgo nuevo muestra la guisa en que nuestros antepasados se las ingeniaban y cómo arriesgaban sus vidas hace 10,000 abriles y demuestra que los hombres cazábamos criaturas enormes.

Los megaterios eran animales similares a los perezosos, pero medían 4,000 kilogramos y medían más de 5 metros de categoría, encima tenían largos brazos que terminaban en garras muy grandes y afiladas. Por eso lograban disuadir a sus depredadores, excepto al hombre. Te imaginarás que cazar uno de estos no era tarea claro ni poco arriesgada.

Para los tiempos de los megaterios, quienes llegaran a perfeccionar la técnica seguramente eran súperestrellas como Messi, Chuck Norris, Rambo o Terminator en sus tribus.

rambo gif

Las pruebas de cómo se llevaba a agarradera la persecución fueron encontradas en Nuevo México en un zona llamado White Sands, que hace 10 mil abriles era un demarcación húmedo atiborrado de mamuts, mastodontes y lobos cavernarios. Básicamente, un ocasión muy peligroso.

Las pruebas fueron publicadas en un estudio publicado por un reunión de paleontólogos. Este se zócalo en el hallazgo de huellas grabadas en la roca que hace miles de abriles era granito. Las huellas permitieron restablecer una batalla a asesinato entre humanos y un megaterio.

huellas

Según las huellas, los hombres primero rastrearon al descomunal animal y luego lo siguieron por prolongado rato en recorrido recta. En un momento cedido lo alcanzaron y a partir de ahí las huellas del megaterio se ven rodeadas de huellas humanas. En ciertos momentos los cazadores se alejaron del círculo y luego regresaron acercándose desde distintos ángulos. Se cree que esto indica que alguno trataba de herirlo con una vara.

cazadores

El estudio publicado el 25 de abril, demuestra que los humanos cazaban criaturas enormes como los mamuts y los mastodontes. Pero como es de esperarse, no siempre el camarilla de humanos se salía con la suya o al menos no lo hacía sin algunas bajas considerables.

megaterio

“Estamos viendo una fotografía del pasado, una interacción entre dos especies”, dijo Sally Reynolds, paleontóloga en la universidad en Poole, Inglatera. “Este fue un momento de acción, un momento de drama”.

Reynolds y sus colegas reconstruyeron la ambiente donde los humanos acecharon al megaterio, o varios de ellos a los que rodearon a campo amplio. En siete lugares, el animal se paró sobre sus patas traseras para atacar a los humanos y hacerse más espacioso. Pero la caza continuó.

El diálogo, señala, “no fue solo suerte, fue un hecho calculado”. “Nuestra intención era matarlos”. Pero del rastra de huellas no se puede inferir quién resultó inviceto. Luego de muchos abriles, muchos de esos animales se extinguieron y los cazadores humanos sobrevivieron.