Las decenas de desertores de Estado Islámico que se cansaron de luchar en nombre de la religión

0
205

El rigor de los bombardeos en Siria ha hecho recordar a muchos de los combatientes del autodenominado Estado Islámico, quienes han comenzado a desertar de las filas del califato.

“Estado Islámico no profesa la religión verdadera, porque mata gente como si no le importara”. Quien pronunció estas palabras es Abu Sumail, un holandés que en 2014 viajó desde su país procedente hasta Siria para unirse al asociación islamista.

Pero las cosas no salieron como pensaba en la estructura que en menos de seis meses tomó amplias zonas de Irak y Siria, y que a finales de 2014, se convirtió en una de las organizaciones islamistas con decano poder en la región.

“No me gustó su estilo de vida. Siempre hay que estar armado. No son gente buena. Utilizan a la gente como escudos humanos, carne de cañón”, relató el ahora desertor.

Abu Sumail está en un campamento en el norte de Siria inmediato a otros 300 combatientes de Estado Islámico, muchos de ellos europeos. Unos fueron capturados en combate y otros han desertado de las filas de la estructura.

El comandante del ocasión, Mohammad al Ghabi, del colección insurrecto sirio, le contó a la BBC que en el campamento, polvoriento y con aspecto de pueblo negligente, se exploración rehabilitar a los yihadistas.

“Tratamos de rehabilitarlos y cambiar el estado de ánimo con el que llegan”, dijo. “Aquellos que quieran volver a sus países, pueden llamar a las embajadas y coordinar su retorno a través de nosotros”.

Europeas que buscan retornar

Entre el reunión de desertores y capturados, hay franceses, holandeses, polacos y incluso militantes que llegaron desde el norte de África.

Pero no solo hay hombres: niños y mujeres asimismo esperan que se defina su suerte en este poblado sirio.

De acuerdo a Ghabi, el número de desertores crece en la medida que EI colapsa por la ataque de los grupos rebeldes sirios que están siendo apoyados por Turquía.

“En los últimos siete meses Estado Islámico se ha derrumbado, de acuerdo con los desertores con los que hemos conversado. La operación ‘Escudo del Eufrates’ ayudó en esa degradación, conveniente en gran medida al rápido despliegue de nuestras fuerzas”, señaló.

Aunque la BBC nunca pudo durar al campamento, sí obtuvo material del emplazamiento: tiene la infraestructura básica, los prisioneros dicen que los tratan correctamente, pero la mayoría quiere marcharse a sus casas.

Turista fiestero

Entre ellos está Sumail, quien tras dejar Holanda, fue primero a Bélgica y posteriormente a Turquía. Y eso ocurrió durante la expansión de Estado Islámico a mediados de 2014, cuando tomaron amplios territorios incluidos la ciudad de Raqa, en Siria, y Mosul, en Irak.

“Me disfracé de joven turista que va de fiesta para evitar que me detectaran los servicios de inteligencia”, relató.

Pero entrar a Siria fue mucho más factible que irse, como le ocurrió a miles de jóvenes: EE.UU. señaló que al menos 35.000 extranjeros se unieron a las filas del categoría yihadista.

“Nos trataron muy mal cuando llegamos al territorio de Estado Islámico. Especialmente porque éramos extranjeros”, explicó Sumail.

“Fue bastante fuerte. Les entregas tu vida y, efectivamente, ellos toman control de tu existencia para usarla en cosas muy malas”.

El equipo de la BBC no llegó hasta el motivo, pero obtuvo imágenes del campamento.

Tren subterráneo

Las imágenes del puesto son espectrales: casas vacías, caminos de escombros, un conjunto de hombres que conversan en la medio de la población.

La BBC todavía confirmó que un tren subterráneo esta siendo construido en Siria entre los grupos rebeldes con la idea de encontrar, tomar y retornar con militantes de Estado Islámico.

Y eso es consecuencia de los constantes videos que llegan a las huestes de los grupos rebeldes provenientes de Raqa, declarada la haber del autoproclamado Estado Islámico, en los que muchos militantes expresan su deseo de escapar con sus familias.

Al menos unos seis militantes extranjeros lograron escapar y regresar a sus países de origen, donde se encuentran purgando graves penas.

Ghabi dijo que no todo el mundo tiene permitido marcharse.

Aquellos que no quieran retornar o cometieron delitos graves serán curia en un distrito de la sharia, que es regida por la ley islámica y sus castigos están de acuerdo con la reserva de su crimen”, aclaró.

“Algunos podrían ser ejecutados”, advirtió Ghabi.

Y igualmente dijo que que la ventana de oportunidades para los desertores cada día se cierra más, en la medida que Estado Islámico pierde demarcación.

 


Fuente:T13.cl