Las espectaculares imágenes de Júpiter que ponen en duda todo lo que sabemos del planeta más grande del Sistema Solar

0
593

Polo Sur: la estructura de la nimbo polar en Júpiter es muy diferente a la de Saturno.

Nubes gigantescas, poderosos ciclones, y violentas tormentas.

Estos fueron algunos de los rasgos revelados por las primeras observaciones de Júpiter, que dejaron sin aliento a los investigadores de la NASA a cargo de la cometido Juno.

“Imagínate varias tormentas, cada una del tamaño de la Tierra, tan juntas que se tocan las unas a las otras”, dijo el investigador de la agencia espacial estadounidense Mike Janssen.

“Incluso en una habitación repleta de investigadores expertos, estas imágenes de remolinos de nubes despertaron suspiros”.

La sonda llegó al botellín planeta del Sistema Solar el 4 de julio del año pasado. Desde entonces, hace un revoloteo para acercarse al planeta fluido cada 53 días.

Todo lo que sabemos, en prevención

Los datos recabados hasta ahora -y que fueron publicados por primera vez esta semana en Science y otras revistas especializadas- cuestionan todas las teorías existentes sobre el planeta, dicen los investigadores.

Los puntos blancos en esta imagen son nubes de hielo de una extensión de más de 50 Km.

“Es la primera vez que nos acercamos tanto a Júpiter y estamos viendo que muchas de nuestras ideas son incorrectas y puede que hasta ingenuas”, aseguró Scott Bolton, investigador principal del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio, Texas, Estados Unidos.

Los ciclones gigantescos que cubren las latitudes más altas del planeta pudieron ser ahora observados en detalle, ya que las misiones anteriores nunca pudieron ver al planeta desde en lo alto y desde debajo tal y como lo logró Juno, y siquiera habían tomado imágenes en un resolución tan entrada.

-Júpiter es 11 veces más satisfecho que la Tierra
-Dilación 12 abriles terrestres en completar una área rodeando del Sol
-Su composición es similar a la de una destino: está hecho mayormente de hidrógeno y helio
-Bajo presión, el hidrógeno entra en estado similar al de un metal

Las estructuras -algunas de cerca de 50 Km- son muy diferentes de las que se observan en los polos de Saturno, por ejemplo, y el equipo ahora tendrá que descubrir por qué.

Siquiera se sabe por cuánto tiempo se mantienen y si se disipan más rápidamente que las tormentas en latitudes más bajas.

Otra de las sorpresas que se llevaron los científicos fue la detección de una ancha manada de amoníaco en el ecuador, que va desde la parte superior de la ámbito hasta la zona más profunda que pudo observarse, a una profundidad de al menos 350 Km.

Esta lado, dicen, podría ser parte de un sistema de circulación.

Auroras misteriosas

Varias mediciones mostraron adicionalmente que el campo hipnótico de Júpiter es más musculoso de lo esperado (10 veces más robusto que el campo atractivo más musculoso antagónico en la Tierra) y su señal es irregular.

Las luces son las auroras que tiene espacio en el polo sur.

La irregularidad podría indicar que el sistema dinámico -la región conductora de electricidad que genera el campo- está, probablemente, en una zona no tan profunda del planeta.

Entender el campo imantado permitiría explicar las auroras brillantes de Júpiter.

Estas auroras deberían ser el resultado del choque de los electrones que se mueven por el campo seductor con la ámbito. Pero la corrientes transportada por los electrones debería tener su propia firma magnética y Juno, al menos por ahora, no logró detectarla.

“Debo admitir que esto nos desconcertó”, explicó Jonathan Nichols, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

“Vemos las auroras, tenemos una idea de cómo se generan, pero cuando llega el momento de corroborarlo, no vemos la corriente que deberíamos ver”.

¿Tiene o no tiene núcleo?

Otra de las fotos tomadas por Juno muestra el anillo de polvo que rodea al planeta.

El próximo sobrevuelo está previsto para el 11 de julio.

“Esta es la primera imagen del anillo de Júpiter que se ha tomado desde dentro, mirando hacia afuera”, señaló Heidi Becker, investigadora de la cometido.

En cuanto a la trascendencia de Júpiter, las teorías existentes sostienen que el planeta tiene un núcleo rocoso pequeño o directamente no tiene un núcleo.

Las mediciones de Juno hacen pensar ahora que puede ser poco intermedio: un núcleo difuso.

“Puede que haya un núcleo, pero es muy grande y quizás esté parcialmente disuelto”, explicó Bolton.

Éste y otros misterios de Júpiter serán investigados a lo generoso de la comisión que concluye en febrero de 2018.

El próximo sobrevuelo está previsto para el 11 de julio, cuando la sonda se concentrará en la descomunal tormenta conocida como la “Gran Mancha Roja”, que tiene el doble del tamaño de la Tierra y es el decano remolino tormentoso del Sistema Solar, activo desde hace 400 abriles.

Contenido relacionado

El espectacular avistamiento de Júpiter en su punto más cercano a la Tierra
Los misterios de Júpiter que quiere develar Juno (y los obstáculos que debe exceder para hacerlo)