Las regiones que más votaron por el Brexit pueden ser las más afectadas por la salida de la UE

0
126

“La Unión Europea es el mayor mercado único del mundo y nos permite tener acceso a 500 millones de consumidores”, le decía Abi Reader a la BBC el 24 de junio.

Se acababa de conocer que en el referéndum celebrado el día susodicho la mayoría de los ciudadanos votaron a auxilio de que Reino Unido dejara de ser parte de la Unión Europea (UE), la opción conocida como Brexit.

Y Reader, granjera de tercera coexistentes en Wenvoe, una pueblo situada a 12 kilómetros al oeste de la hacienda de Gales, Cardiff, no ocultaba su preocupación.

“El 40% del producto ovino que producimos aquí -y tenemos 200 ovejas- lo exportamos a la Unión Europea, como se hace con el 75% de todos los productos procedentes de la agricultura de Gales”, subrayaba.

“¿Y cuál va a ser la alternativa a eso?”, se preguntaba, y adelantaba que su región -en la que el 52,2% de los votantes optó por dejar el bloque- sería una de las más afectadas por el Brexit, así como lo sería igualmente su sector.

Eso mismo concluye el centro de estudios inglés Demos en su recién publicado noticia Making the most of Brexit (Aprovechando el Brexit al mayor), poco con lo que no concuerdan todos los economistas consultados por BBC Mundo.

Aranceles

El documento analiza el impacto que tendrá el Brexit en las diferentes regiones del país, en función de cuánto dependen éstas de las exportaciones a otras naciones del pedrusco, de las ayudas de Bruselas y de trabajadores de la UE.

Y lo hace imaginándose un decorado en el que Reino Unido abandona el mercado popular sin acuerdos comerciales alternativos.

“Para el análisis nos hemos basado en la declaración de intenciones del gobierno y de las autoridades europeas”, le aclara Tom Startup, autor del documentación adyacente a Claudia Wood, a BBC Mundo.

La primera ministra Theresa May ha manifestado la intención de firmar acuerdos comerciales alternativos.

Y es que, aunque el gobierno britano ha público en varias ocasiones la intención de firmar acuerdos comerciales alternativos para cuando abandonen la UE, los negociadores de Bruselas han dejado claro que antiguamente el Brexit debe hacerse efectivo.

Pase lo que pase, posteriormente de invocarse el artículo 50 del Tratado de Lisboa este miércoles -el mecanismo que da inicio al proceso de salida-, Londres y los 27 países del liga tienen como mayor un plazo de dos abriles para ponerse de acuerdo.

Pero si en dos abriles no consiguieran decidir los términos de la nueva relación, Reino Unido quedaría automáticamente fuera de la UE y se le aplicarían las disposiciones de la Estructura Mundial del Comercio.

Estos lineamientos implicarían, entre otras cuestiones, la aplicación de aranceles a los productos agrícolas y a los artículos manufacturados como los coches.

Y esto, según el noticia de Demos, tendría impacto sobre todo en Gales y el noroeste de Inglaterra, dos de las regiones que más dependen de las exportaciones a la UE.

Gales destina a los socios del coalición el 67% de sus exportaciones y el noroeste de Inglaterra el 62%.

Así, “a pesar de que votó de forma abrumadora a favor de la salida de la Unión Europea, Gales sería la región más afectada”, concluye el noticia.

Y “al aplicárseles a los productos británicos aranceles como los que enfrentan hoy los países que no son miembros de la UE, las industrias que más estarían en riesgo de ser afectadas serían la agricultura, la silvicultura, la pesca, la minería, las canteras y la manufactura”, señala el documento.

El impuesto a la exportación de repostería británica a la Unión Europea sería detención, señala Demos.

“Los más golpeados por el cambio de tarifas serían los productores británicos de lácteos, repostería, alcohol y tabaco”, prosigue.

Según los investigadores, serían los productos lácteos los que enfrentarían los aranceles más altos (33,5%) para aceptar al mercado popular europeo.

Sin subvenciones

Asimismo, y aunque no está claro lo que saldrá de las negociaciones entre el Área para la Salida de Reino Unido y la Comisión Europea, el referencia asume que tras el Brexit la isla dejará admitir subvenciones europeas y que será más difícil gastar a trabajadores cualificados de la UE.

Las subvenciones principales vienen del Fondo Europeo para el Crecimiento Regional y el Fondo Social Europeo, en parte en almohadilla a cuán insuficiente es un ámbito y para ayudar a mejorar la productividad y los estándares de vida.

Se aprueban para un periodo de seis abriles y las últimas se aceptaron para 2014-2020.

Que estas ayudas terminen con el Brexit impactará sobre todo en Gales, ya que es una de las zonas que más efectivo recibe de la UE, señala de nuevo el documentación de Demos.

Bajo la contemporáneo Política Agraria Popular y según datos de la UE, esa región sureña recibe aproximadamente US$310 millones al año en pagos directos a agricultores, a lo que se le sumaría otros US$625 millones entre 2014 y 2020 para ejecutar un programa de avance rural.

Según cifras oficiales, para la mayoría de los agricultores galeses estas ayudas directas de la UE conforman la viejo parte de su ingreso, y entre 2014 y 2015 éstas contabilizaron el 81% de la fruto neta del sector en Gales.

Según el referencia de Demos, el impacto del Brexit todavía se notará en algunas regiones en las que ganó la opción de que Reino Unido permaneciera en la Unión Europea.

Pero otras regiones incluso se verían afectadas con la desaparición de estas subvenciones, en las que se votó mayoritariamente para que Reino Unido permaneciera en el sillar, como Irlanda del Finalidad (56%) y Escocia (62%), señala el referencia de Demos.

“Es un cuadro más complejo de lo que parece en un principio”, le reconoce Tom Startup, uno de los autores del documento, a BBC Mundo.

Así, el Brexit asimismo tendría asimismo consecuencias económicas en Londres, donde el 75,2% de los votantes apoyó la permanencia, pero donde el 17% de los trabajadores procede de la Unión Europea.

Adicionalmente, según datos de la Oficina Doméstico de Estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés) de Reino Unido, los sectores que más dependen de la mano de obra que llegó de países de la UE son el manufacturero, el de la construcción, el hotelero y el hostelero, y los que menos la oficina pública y la educación.

Aunque en ningún sector representan estos trabajadores más del 12% de la fuerza gremial, ni menos del 4%, de acuerdo a cifras de la ONS.

En cualquier caso, Demos asimismo ve en esto una oportunidad “para que (Reino Unido) reevalúe el poner al mismo nivel la productividad y la cualificación, pensando más allá de la política de migración y alentando la inversión en educación y en formación para adultos”, tal como se lee en el documento.

Según datos de la Oficina Doméstico de Estadísticas (ONS, por sus siglas en inglés) de Reino Unido, los sectores que más dependen de la mano de obra que llegó de países de la UE son el manufacturero, el de la construcción, el hotelero y el hostelero, y los que menos la distribución pública y la educación.

El “peor escenario” o un “sinsentido”

Pero para otros economistas, el que muestra el documentación de Demos es el peor de los panoramas.

“Aunque no hay certeza alguna de cómo avanzará el proceso para que Reino Unido salga de la Unión Europea, en un escenario sin acuerdo comercial alternativo lo que plantea el estudio tiene sentido”, le dice a BBC Mundo Gregor Irwin, el director de descomposición crematístico de Integral Counsel, una consultora privada que trabaja con empresas y gobiernos.

Para el economista Patrick Minford a Reino Unido le aplazamiento un futuro mejor fuera del mercado único.

“Es un ejercicio totalmente válido, ya que se basa en cuánto depende la economía de las regiones de la UE”, explica.

“Pero el que plantea es el peor de los escenarios posibles”, concluye.

Sin bloqueo para Patrick Minford, director de Economists for Free Trade (Economistas a auxilio del dispensado comercio, EFT por sus siglas en inglés), es un “total sinsentido”.

EFT es un montón de expertos anteriormente conocido como Economists for Brexit (Economistas a ayuda del Brexit, EfB) que cree que a Reino Unido le aplazamiento un futuro mejor fuera del mercado único y de la unión aduanera, y que debe convertirse en un “líder mundial del libre comercio”.

“Este tipo de informes no suele tener en cuenta las oportunidades que ofrece el libre comercio”, le dice Minford en esa recta a BBC Mundo.

“Éste es un estimulante para la economía, ya que hace que bajen los precios y reubica los recursos”, explica el economista.

“Además, con la UE estamos bajo un fuerte proteccionismo, lo que mantiene los precios altos, pero si esto se aflojara, aumentaría la productividad de varias industrias y sería un enorme estímulo para, por ejemplo, el sector manufacturero”, prosigue.

Los agricultores galeses que apoyaron el Brexit esperan que, una vez haya desencajado Reino Unido de la Unión Europea, su situación mejore.

“Y en Gales ese sector es más fuerte que en Londres, por ejemplo, por lo que esta región tendría beneficios”, añade.

“Con el Brexit tendremos la oportunidad de regular nuestra economía a la manera británica, por decirlo de alguna forma, de una manera que favorezca más a los negocios”, concluye.

Eso es lo que esperan los agricultores que, a diferencia de Abi Reader, apoyaron que Reino Unido deje de ser parte del coalición.

“Creo que es la única oportunidad que tendremos en nuestra generación para que haya un cambio realista en nuestro sector”, le dijo a la BBC en junio Jacob Anthony, un vaquero de Bridgend, un pueblo de Gales a 29 kilómetros al oeste de la caudal, Cardiff.

“Porque no creo que ningún grajero de Gales ni del país esté hoy contento con cómo están las cosas”.

Fuente:T13.cl