Matias Rivas on fire: de Piñera rabioso al Frente Amplio style

0
378

El escritor Matías Rivas analizó la política doméstico, específicamente a los candidatos presidenciales, donde comenzó cuestionando al ex presidente Sebastián Piñera, quien a pesar de ir primero en las encuestas, “anda tan enojado”, como igualmente a Guillier y su aire durante la contienda electoral, finalizando con el estilo y vestuario de los representantes del Frente Amplio.

“¿Le molesta mucho que le pregunten por su pasta y sus eventuales conflictos de interés? ¿Casualidad no sabía que esto le iba a producirse si volvía a presentarse como candidato? Es sintomática tanta hidrofobia. Tratar a sus opositores de “canallas” y de aprovechadores pegados a la calefacción del Estado no es último. Y, como si fuera poco, sostiene que sus oponentes políticos desean que se suicide”, afirmó.

En su columna de opinión publicada en Revista Hacienda, manifestó que “la de Piñera es una extraña manera de vincularse al poder. Poco placentera, por decir lo menos. Su irritación con quienes lo regañan es exagerada. Si llega a ser presidente, con esa soberbia, puede pasarlo muy mal. Sobre todo cuando sabemos que ninguna alianza tendrá mayoría suficiente para gobernar sin mirarles la cara a los demás”.

Pero todavía, el escritor se refirió al candidato oficialista y periodista, Alejandro Guillier, a quien tildó como un “hombre de baja intensidad”, a quien se ve “desganado”. “Sospecho que tiene pocas ganas de involucrarse en la ferocidad política. Sus deseos por mantenerse independiente son tan absurdos que lo han vuelto débil, errático”, indicó.

Sin secuestro, Rivas asimismo dejó palabras para el nuevo pedrusco político de izquierda, el Frente Amplio, donde analizó su look, donde aseveró que “si uno mira a Javiera Parada, Gabriel Boric, Alberto Mayol, Beatriz Sánchez y Giorgio Jackson, lo que ve es a un grupo de adultos con un estilo para vestirse que va asociado a lo que predican, que está impreso en sus poses y ropas. La informalidad, los pelos largos en los hombres y cortos en las mujeres, la calvicie asumida, refieren a identidades diversas, que se inscriben en lo alternativo, en lo que está teñido por el gusto estético de estos tiempos”.

“En el Frente Amplio no se ven las chaquetas ni las corbatas, ni los ternos baratos ni los zapatos gastados. No hay homogeneidad en lo que a ropas comprende, puesto que es en el look donde está puesto el individualismo que reprimen los líderes. ¿Cómo lo harán para sumar votos de adultos formales, sin onda? ¿Cómo lo harán para abrirse como movimiento, más allá de lo que parece exclusivo de determinadas generaciones y sus precursores? ¿Caben en el Frente Amplio los oficinistas, los burócratas, los que están orgullosos de sus logros laborales, los que pretenden mejorar su situación económica con más trabajo, o los que creen en su talento original? Más que ímpetu por sumar, se nota en el Frente Amplio ganas de excluir a los contaminados por el mercado (que son la mayoría popular) y a los intelectuales escépticos, por burgueses”, cuestionó.