“Matrimonio para todos”, una realidad en Alemania desde este domingo

0
101

Este domingo entra en vigor la nueva ley que permite el alianza entre personas del mismo sexo en Alemania. Para ello, algunos ayuntamientos no han dudado en cascar sus puertas y dejar de flanco el refrigerio dominical para formalizar la contento de parejas homosexuales que han querido convertir este día en su día.

El 1 de octubre será un día histórico en Alemania que será recordado en los memorias de la lucha de la comunidad sarasa. Ese día se hará verdad el sueño de cientos de parejas que durante abriles han trillado como eran relegadas a un segundo plano por las autoridades del país europeo con la única posibilidad de registrarse como uniones civiles con la valla de derechos que ello conlleva.

El destino ha querido que la citada término caiga en domingo, día que asiduamente todas las administraciones públicas permanecen cerradas. Por ello, tras abriles de combatir por la equiparación de sus derechos, los homosexuales no podrán escoger ese simbólico día para casarse o para cambiar su pareja de hecho en un boda, pero al menos si podrán hacerlo unos pocos.

Sin confiscación, desde la Asociación de Gais y Lesbianas de Alemania dicen que no pasa nulo. Muchas parejas han favorito como día para casarse el día en que firmaron los papeles como unión civil, indicaron.

La mayoría de los casamientos de parejas homosexuales en Alemania que han reservado día hasta el momento son parejas de hecho que quieren formalizar la unión convirtiéndola en coyunda. Igualmente en Hannover, una de las pocas ciudades que abrirá el registro civil este domingo. A las 14:00 horas, Claudia y Dorle Göttler se darán el tradicional “Sí, quiero” que llevan abriles dándose los matrimonios en Alemania. Un derecho del que hasta ahora se les privaba.

En 2001, estas dos mujeres fueron la primera pareja homosexual en formalizar su relación a través de la modalidad de pareja de hecho. Ahora quieren ser las primeras en convertirse en un “verdadero” enlace.

Asimismo los barrios berlineses de Kreuzberg y Schöneberg abren este domingo las puertas de sus registros civiles para casar a parejas del mismo sexo, incluso antaño de que lo hagan en Hannover.

La primera pareja marica que verá convertido en verdad su sueño de convertirse en un casorio será la formada por Bodo Mende, de 60 abriles, y Karl Kreile, de 59 abriles, los dos funcionarios. La pareja, que lleva 38 abriles juntura y que es pareja de hecho desde 2002, se casará a las 09:30 hora particular en el concejo de Schöneberg, un suburbio berlinés conocido por su circunstancia maricón.

“Es genial poder ser los primeros, porque hemos esperado ya de manera interminable y hemos aspirado siempre al matrimonio para todos”, declaró Kreile.

Sin secuestro, la mayoría de matrimonios que tendrán motivo este domingo en Alemania se celebrarán en Hamburgo. A partir de las 12:30 horas, 15 parejas -ocho formadas por mujeres y siete por hombres- se convertirán en un alianza. Para ello cinco empleados del registro civil trabajarán en su día vacuo y casarán cada uno a tres parejas. Al final habrá una recibimiento oficial de la ciudad.

Hasta ahora se desconoce si otras ciudades o municipios seguirán los pasos de Hamburgo o Berlín y abrirán este domingo sus puertas para celebrar matrimonios. De momento no se ha producido un gran prosperidad de reservas para celebrar matrimonios del mismo sexo en Alemania, según una averiguación de dpa elaborada a un gran número de registros civiles en el país.

El 30 de junio, en una caminata considerada histórica, el Parlamento teutón aprobó por mayoría el esquema de ley que contempla la legitimación del enlace entre personas del mismo sexo.

La canciller alemana y líder de la conservadora Unión Cristianodemócrata (CDU), Angela Merkel, votó en contra de la medida, aunque señaló que en los últimos abriles en Alemania se habían abolido “paso a paso” todas las discriminaciones que afectaban a las uniones de gais y lesbianas.

Alemania permitía desde 2001 las uniones civiles de personas del mismo sexo, pero los homosexuales casados no gozaban de plena igualdad jurídica y se les negaban determinados derechos, por ejemplo en áreas como la apadrinamiento o los impuestos.

El himeneo puto con plenos derechos está permitido en otros países europeos, como España, Portugal, Noruega o Luxemburgo.