Muere ex agente DINA Basclay “El Troglo” Zapata mientras cumplia condena en Punta Peuco

0
52

A la antigüedad de 71 abriles falleció este domingo el ex agente de la DINA Basclay Humberto Zapata Reyes, sobrenombre “Troglo”, mientras cumplía condena en Punta Peuco.

El marcial falleció a las 12:06 horas en el Hospital Marcial producto de un cáncer fulminante.

Zapata Reyes ingresó en 2007 al penal marcial para comenzar a cumplir la condena de 10 abriles y un día por el secuestro permanente de cuatro detenidos desaparecidos en agosto de 1974, condena que había sido ratificada por la Corte Suprema el 10 de mayo de ese año.

Desde esa vencimiento, Zapata Reyes, seudónimo “El Troglo”, no había sido emplazado por los policías para que empezara a cumplir con su prisión por los secuestros de los hermanos Hernán Galo y María Elena González Inostroza y de Elsa Leuthner Muñoz y Ricardo Troncoso Muñoz, detenidos por un comando de la DINA en un sección de calle Bueras 172, de la comuna de Santiago.

Zapata es sindicado como uno de los torturadores más crueles de la DINA.

Encima de esta sentencia, “El Troglo” debía cumplir una pena de 3 abriles de presidio remitido por el secuestro del detenido desaparecido Manuel Cortez Joo, que fue confirmada por la Corte Suprema. Y, adicionalmente, debía confrontar otras tres penas que suman 20 abriles de apartamiento por otros casos de desaparecidos.

El ex agente formaba parte de la Grupo Listo de la DINA y compartía labores con Osvaldo Romo Mena en la tortura de opositores del régimen marcial y se mantuvo en el Ejército hasta comienzos de los abriles 90′, en labores de instrucción de la Escuela de Suboficiales.

Ricardo Aurelio Troncoso Muñoz, Hernán Galo González Inostroza, María Elena González Inostroza y Elsa Trofeo Leuthner Muñoz, Reyes fueron detenidos el 15 de agosto de 1974 en un igualación realizado por agentes de la DINA en el área emplazado en calle Bueras 172, Área D de Santiago y conducidos a los recintos de aislamiento de Londre 38 y Tres y Cuatro Álamos desde donde se les perdió el vestigio.

El caso de Troncoso Muñoz es particular. Antiguamente de su detención, había permanecido refugiado en la Embajada de México en Santiago, desde el 10 de octubre de 1973, hasta el 1 de marzo de 1974, vencimiento en que abandonó el orfanato, desesperado por la tardanza en otorgársele salvoconducto. Quince días posteriormente fue detenido por agentes de la DINA.

La presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos (AFDD), Lorena Pizarro, calificó a Zapata “como uno de los más sanguinarios agentes de la dictadura (…) quiernes lo recuerdan hablan de su brutalidad, de lo inhumano que era, y uno de los primeros nombres de gente que conocimos vinculados al Comando Conjunto, a la tortura y asesinato de muchos detenidos desaparecidos”.

“Estaba condenado por varios crímenes de lesa humanidad, varias condenas, y no me cabe la menor duda que varias condenas más en camino”, recordó Pizarro y aseveró que su asesinato, mientras era atendido en el Hospital Marcial, “evidencia una vez más es que los presos condenados por crímenes de lesa humanidad tienen asegurado el respeto de todos sus derechos, incluso en condiciones como estas”, sostuvo en Radiodifusión Cooperativa.

“Es una pena que Basclay Zapata se haya ido sin entregar la verdad de todo lo que sabía respeto el exterminio que perpetró el Comando Conjunto durante los años de la dictadura cívico-militar. El Comando Conjunto es responsable de muchas desapariciones, por lo tanto ellos tienen el conocimiento de la verdad de lo que ocurrió con muchos de nuestros familiares y, junto con ello, saben el nombre de otros responsables también”, concluyó.