Nueva estrategia de los dueños de Penta: acusan de “engaño” a los fiscales Gajardo y Norambuena

0
51

Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, controladores del Clase Penta que fueron acusados de delitos tributarios y cohecho asociado al financiamiento ilegal de campañas políticas, fueron interrogados nuevamente en el caso Penta.

La diligencia fue solicitada por el abogado de los dos empresarios, Julián López, consigna hoy La Tercera.

La organización de la defensa de Délano y Lavín era que los dos dieran su certificación sobre un supuesto acuerdo no cumplido por el fiscal patrón de la Pelotón de Incorporación Complejidad Oriente, Carlos Gajardo y su par Pablo Norambuena.

De acuerdo a la traducción de ellos, los persecutores habían ofrecido entrar a un procedimiento abreviado a cambio de que colaboraran con la investigación.

“El Ministerio Público no cumplió su acuerdo y, aún más, en la audiencia de formalización y posterior revisión de medidas cautelares, se usó mi declaración en mi contra y, por eso, considero que mi declaración se obtuvo en base a un engaño”, sostuvo Délano al fiscal regional Oriente, Manuel Conflicto, el 26 de julio.

Cerca de rememorar que Délano declaró en 2015, frente a los fiscales Extirpación y Norambuena, tener calificado apoyos monetarios a diversos candidatos: “Los derivaba con Hugo Bravo (ex gerente general de Penta)”.

Agregando que “(al ex candidato presidencial Andrés Velasco) se le aportaron luego $20 millones que era la suma que aprobamos con Carlos Lavín”. Y que al ex candidato al Senado, Alberto Undurraga, se le dio un “apoyo para que pagara sus deudas”..

Como asimismo a Pablo Zalaquett que “se le ayudó a su campaña a senador”, y por posterior: “A Pablo Longueira, nosotros decidimos apoyarlo”. Entonces, se le consultó por los dineros a Jovino Novoa, a lo que elñ “Choclo” Délano afirmó: “los dineros que Jovino pedía no eran para él, sino que para candidatos afines”.

El pasado 27 julio fue el turno de Carlos Eugenio Lavín. Declaró acontecer sido “engañado” por los fiscales: “Si renuncié a mi derecho a guardar silencio fue porque confié en el acuerdo que teníamos con la fiscalía y jamás me imaginé que la fiscalía podía incumplirlo. Por lo anterior, mi declaración fue obtenida bajo engaño”.

“El 31 de diciembre de 2014, mi abogado Julián López había afinando un texto de minuta con el fiscal Normabuena por lo que querían hacerle una revisión final con el fiscal Carlos Gajardo. La minuta luego fue revisada el 5 de enero antes de que yo prestara declaración por el fiscal Carlos Gajardo junto a mi abogado”, acotó por su parte Délano.

Según la traducción de Délano y Lavín, la fiscalía le habían dicho que “había un 100% de acuerdo en los puntos de un juicio abreviado (…) al día siguiente yo llegué tranquilo a declarar debido a que conocía todo este proceso que estaba terminando bien”.