Nueva plataforma de conectividad en salud beneficiará a 5 millones de chilenos

0
117

Fonasa, con el apoyo del Comité de Transformación Digital de CORFO y el Centro Doméstico de Información en Salubridad (CENS), inauguraron la Cuenta Médica Interoperable del Seguro Sabido de Vigor, un esquema que permitirá, en el corto plazo, estandarizar la información sanitaria y financiera de los afiliados al sistema conocido, quienes de esta forma, podrán consentir a prestaciones de lozanía directamente en el centro médico y hospitalario sin pobreza de comparecer a una sucursal para la adquisición de un bono o la valoración de un programa médico. La plataforma beneficiará, inicialmente, a 5 millones de chilenos.

Eduardo Bitrán, vicepresidente de CORFO, señaló que “este proyecto, desarrollado en conjunto, es el primer paso para la ficha médica interoperable universal. Esto va a permitir que cuando una persona viaja y se enferma en otra ciudad tendrá a disposición todo su historial médico en línea. Con esto, el sistema podrá ahorrar recursos y al mismo tiempo mejorar la calidad de atención, con mejores intervenciones para los pacientes. La interoperabilidad dará mejor calidad de salud a menores costos, con mayor disponibilidad y trazabilidad, integrando a los sectores públicos y privados”.

Millones de chilenos beneficiados

El puntapié original de esta iniciativa se dio este miércoles, cuando cinco Servicios de Salubridad del país, el hospital de La Florida en la Región Metropolitana y cuatro Clínicas privadas realizaron su primer prueba de conectividad con la plataforma. Este esfuerzo de coordinación público-privada para el intercambio de datos bajo estándares internacionales, constituye el paso original para disponer de un historial clínico compartido para los afiliados del Seguro Sabido de Vigor.

Cuenta Médica Interoperable contempla el intercambio de datos en cuatro ámbitos: (1) entrevista médico y actores involucrados; (2) prestaciones aranceladas; (3) prestaciones no aranceladas y; (4) diagnósticos y problemas de salubridad. A través de estos ejes, Fonasa podrá construir un registro universal para los usuarios del sistema notorio, lo que ayudará a precisar qué prestaciones no están siendo cubiertas adecuadamente y, eventualmente, mejorar el entrada a éstas.

La Dra. Jeanette Vega, Directora Doméstico de Fonasa, destacó que esta innovación constituye un beneficio potencial para sus más de 13 millones de usuarios en el corto plazo.

“Interoperar significa que un usuario de Fonasa puede llegar a atenderse directamente y toda su información fluirá por el sistema. Esta persona se atenderá y luego podrá irse a su casa. Ya no habrá cuentas dobles, podemos trazar la historia del paciente y saber cuánto costó su atención primaria y secundaria, en el sector público y privado. Éste es un hito histórico para el sector salud, porque por primera vez hacemos carne lo que hemos dicho por 20 años: que vamos a ser capaces de interoperar nuestros sistemas y comunicarnos en línea en tiempo real. Esto demuestra que si miramos las cosas desde una mirada país y trabajamos por un objetivo común, podemos lograr lo que queramos”, puntualizó la Dra. Vega.

En la etapa original del plan, que podría beneficiar hasta cinco millones de usuarios, las instituciones que operarán la cuenta médica digital del sistema notorio chileno son: Fonasa, Clínica Dávila, Clínica Indisa, Megasalud, Integramédica y el Hospital de La Florida, adicionalmente de los Servicios de Lozanía Araucanía Sur, Maule, Talcahuano, Arauco y Viñedo del Mar – Quillota. Todavía participan en esta nueva plataforma los prestadores del sector de tecnologías de información Oracle-Intellego, Intersystems, Indra y  Rayen Lozanía.

Otros beneficios del esquema son disminuir el peligro de diagnósticos errados o tratamientos incorrectos. Esto, ya que los referencias clínicos de los pacientes estarán en raya, y a disposición de los médicos y especialistas tratantes. Se trata de un hito para la salubridad pública chilena, ya que por primera vez la información será centralizada por el sistema taza que los acoge, interoperando con sistemas de información de diferentes instituciones y generando una gran cojín de conocimiento para distintas aplicaciones de beneficio de los afiliados a Fonasa.

Lozanía pública entra en la era digital

La cuenta médica interoperable de Fonasa se enmarca en los desafíos de la Memorándum Digital 2020, un conjunto de acciones gubernamentales para promover el uso y magnitud de la tecnología en Pimiento, y su contribución al mejoramiento de la sanidad a través de alianzas entre diversos actores del ámbito de las tecnologías de la información. Se calma que una vez finalizada esta grado piloto, en los próximos meses su implementación se haga desplegable a nivel doméstico.

La cuenta médica interoperable de FONASA cuenta con el apoyo del Centro Doméstico de Información en Vigor (CENS), entidad financiada por el Centro de Transformación Digital de CORFO y cuyo objetivo es aportar al cerrojo de brechas del sector de Tecnologías de Información en Vigor, a través  de la gestación de servicios especializados, la prohijamiento de estándares de interoperabilidad y el fortalecimiento de un ecosistema de innovación en el mercado almacén.

Para su apoderado común, Camilo Erazo, “trabajaremos porque el sistema cuente con las herramientas necesarias para que la información fluya entre los distintos actores, usando estándares internacionales. CENS congrega a los mayores expertos de informática en salubridad de cinco universidades, quienes aportarán para padecer a promontorio este desafío. Del mismo modo, a través de la incorporación de estos nuevos estándares y de las últimas innovaciones en informática en vigor, incluso estamos generando oportunidades para que nuevos productos y emprendimientos puedan integrarse al sector salubridad y mejorar la vigor de los chilenos”.

Eduardo Bitrán agregó que “CENS certificará la interoperabilidad y con esto los servicios de salud podrán exigir que cuando alguien viene con tecnología  esté certificado. Todo esto contribuirá a que exista un sistema abierto de innovación, con proveedores que desarrollen tecnología certificada, y no seamos rehenes de uno o dos proveedores globales, dando una oportunidad a un emprendimiento dinámico en el sector salud”. (Por: Luis Francisco Sandoval. Agencia Inés Llambías Comunicaciones).