Nuevo revés para Trump: el Senado de Estados Unidos rechaza el proyecto de ley para reemplazar el Obamacare

0
125

El senador por Arizona, el republicano John McCain, votó en contra del plan de ley para derogar el Obamacare.

El posterior intento para abolir y reemplazar la convocatoria Obamacare, la reforma de sanidad de su antecesor, el demócrata Barack Obama, fracasó este viernes en lo que representa un nuevo revés para el presidente estadounidense Donald Trump.

El plan para revocar la Ley de Afluencia de Salubridad, que entró en vigor durante el primer mandato de Obama, necesitaba una mayoría simple para ser apto.

Pero terminó siendo rechazada por 51 votos contra 49.

Entre los que se opusieron se encuentran al menos tres senadores republicanos: John McCain, Susan Collins y Mújol Murkowski. Los demócratas votaron todos en contra.

La senadora por Alaska, Mújol Murkowski, fue otro de los republicanos en oponerse al plan de ley.

McCain explicó que su rechazo se debió a que no suponía una “reforma significativa” y que no hubiera “mejorado la atención médica a los estadounidenses”.

La propuesta, cuyo nombre oficial es la Ley de la Atrevimiento de la Atención de Vigor pero se conocía como “skinny bill” o “proyecto de ley flaco”, fue aprobada por la mayoría de la Cámara de Representantes en mayo y era el tercer intento de revocar el Obamacare.

“Adelante senadores republicanos, lo podéis hacer. Después de siete años, esta es vuestra oportunidad de brillar”, había tuiteado Trump antaño de la votación.

De haberse suficiente, habría eliminado partes de la reforma sanitaria de Obama, incluyendo el mandato individual que exige a todos los estadounidenses estar cubiertos con un seguro médico, así como los impuestos a los dispositivos médicos.

El líder de la mayoría del Senado, el republicano Mitch McConnell, describió la votación de la confusión de este jueves como un “momento decepcionante”.

“Una puñalada a los planes de Trump”: Examen de Anthony Zurcher, el corresponsal de la BBC en América del Meta

El curva de la historia es prolongado, pero se inclina cerca de la venganza.

Tan solo dos abriles posteriormente de que el entonces candidato Donald Trump se burlara del historial de John McCain en la Exterminio de Vietnam, diciendo que éste prefería a los héroes “que no fueron capturados”, el senador por Arizona le dio una puñalada a los planes del ahora presidente para rehacer el sistema de vigor.

Hubo a quien se le dificultó la respiración cuando McCain, posteriormente del furioso intento del vicepresidente Mike Pence de convencerlo para que hiciera lo contrario, se unió a otros dos senadores republicanos en su rechazo al plan de ley para revocar el Obamacare, una propuesta que, según se considera, englobaba lo imperceptible en lo que el Partido Republicano podía estar de acuerdo.

El vicepresidente de Estados Unidos, el republicano Mike Pence (en la imagen, saludando), trató de convencer al senador John McCain de que apoyara el esquema de ley para abolir el Obamacare.

Pero en circunstancia de que (en la sesión de este jueves del Senado) se diera un gran paso en el camino para que se convirtiera en ley -ya sea en su forma innovador o tras unas negociaciones en la Cámara de Representantes-, ha puesto en duda el futuro de una posible derogación de la reforma de sanidad de Obama.

La existencia es que, por ahora, no existen unos cambios mínimos en los que los senadores republicanos puedan ponerse de acuerdo. Así que tendrán que trabajar adjunto a los demócratas o resignarse al estancamiento y a cambiar de tema, como el de los impuestos o el consumición en infraestructura.

Tomará su tiempo que el drama de postrero momento en el Senado se asiente.

Nadie esperaba que el de McCain fuera el voto cardinal, pero el hombre que en su día fue considerado un republicano “rebelde” y enfrenta ahora un diagnosis de cáncer de cerebro tenía una carta guardada en la manga.