Óscar Contardo: Campaña de Piñera se sincera con versión Trump aclimatada al Valle Central y Guillier se disfraza de la ambigüedad de la independencia

0
315

En su habitual columna, el periodista Óscar Contardo analizó algunos aspectos de la candidatura de Sebastián Piñera y de Alejandro Guillier.

Con respecto a la primera, señaló que “la derecha chilena ha vuelto en gloria y majestad sin complejos, anunciándole al país que buscará frenar todo cambio. Nos asegura que establecerá un Estado de deberes para una ciudadanía malcriada con tantas expectativas de derechos”.

Según Contrado, la campaña de Piñera -“esta vez en su versión Trump aclimatada al Valle Central”- le promete a Pimiento que, a la hora de codificar los textos bíblicos, “tendrán un lugar de privilegio y que sólo se tolerará un modelo de familia oficial. Todo muy claro, en negro sobre blanco, hasta con un ¡Viva Pinochet! de fondo”.

Con respecto a Guillier, criticó que intenta disfrazarse como cierto al margen a la política. “Eso no lo ha dejado claro, pero ha dicho que tampoco quiere involucrarse en las discusiones de los partidos. Guillier tomó la pipa en sus manos y le dijo al país que eso que veíamos era algo muy diferente, que no era una pipa, sino un asunto que la opinión pública debiera saber distinguir y valorar por sí misma”.

“Como en una coreografía coqueta y caprichosa, el candidato se acerca y se distancia de las agrupaciones que lo apoyan, según los acontecimientos de la semana, situándose en el lugar de las bisagras, en los intersticios entre baldosines, disfrazando la ambigüedad de independencia, esperando que los votos lleguen gracias a la virtud de esquivar las responsabilidades y asumir el rol del huésped de una casa ajena; alguien que está allí sólo para disfrutar de la hospitalidad de los anfitriones sin asumir los molestos inconvenientes cotidianos, ni menos aún, pagar las cuentas que acarreará su inesperada visita”, dijo el escritor.