Padre del asesino de Las Vegas estuvo ocho años entre los más buscados del FBI

0
60

Benjamin Hoskins Paddock, el padre del autor de la matanza ocurrida el domingo por la incertidumbre en Las Vegas (EE.UU), Stephen Paddock, formó parte de la índice de “Más Buscados” del FBI durante casi ocho abriles, según confirmaron hoy fuentes oficiales a la prisión CNN.

El nombre del padre salió a la palestra a posteriori de que su hijo Stephen acabara con la vida de al menos 58 personas e hiriera a más de 500 cuando empezó a disparar con un rifle instintivo contra los asistentes a un concierto desde la habitación de su hotel en un casino de Las Vegas.

Hoskins Paddock aparece en dicho relación del FBI desde el 10 de junio de 1969 hasta el 5 de mayo de 1977, y fue descrito en un cartel del FBI como “psicópata diagnosticado”, y como un individuo que indicó tener “tendencias suicidas” cuyo delito era el “robo de bancos”.

El cartel indica que Benjamin Hoskins Paddock, conocido igualmente por varios seudónimo como “Big Daddy”, “Chromedome” y “Old Baldy”, fue obvio culpable por robar bancos y automóviles.

Paddock aterrizó en la cinta de los más buscados del FBI a posteriori de escapar de una prisión federal de Texas en 1960, donde cumplía condena tras ser sentenciado a 20 abriles de prisión por robar un faja, según publicaron entonces medios locales.

Según el diario Eugene Register-Guard, el padre del autor de la matanza que sacude a EE.UU vivió en el ámbito de Eugene-Springfield en el estado de Oregon durante varios abriles bajo el nombre de Bruce Werner Ericksen.

El hermano último del adverso, Eric Paddock, ya había informado esta mañana a la prensa de este documento, y que él mismo nació mientras su padre huía de las autoridades.

“No lo conocía, no lo conocíamos -dijo Eric Paddock-. Nunca estuvo con mi madre, yo nací mientras huía y esa es la última vez que estuvo en contacto con nuestra familia”.

En cuanto a lo que motivó a su hermano a disparar hoy contra miles de personas que asistían a un concierto country en Las Vegas, Eric Paddock confesó que tanto él como su clan “todavía están completamente confundidos”.

Las autoridades todavía están investigando la posible motivación detrás del que se ha convertido en el tiroteo más mortífero en la historia moderna de Estados Unidos.